Intendencia de La Araucanía

0 337

Miércoles 19 de marzo de 2014

Señor Director:

El señor Francisco Huenchumilla, designado Intendente en La Araucanía, ha sugerido una “carta de navegación”, e inmediatamente ha naufragado. Suponemos que usa reloj, teléfono celular, internet, televisión, y debe tener automóvil y viajar en avión. También suponemos que tiene título profesional, y por cierto que ha desempeñado cargos parlamentarios y ministeriales. En suma, es un excelente ejemplo del éxito de los descendientes de los araucanos, que con inteligencia y esfuerzo han sabido, a través de cinco siglos, incorporarse a la cultura dominante. Otros permanecen en la inercia y la violencia.

Hay que conocer la historia. Los araucanos poseían vastas extensiones de tierras y utilizaban cortos espacios junto a las rucas. Para la nación chilena era un desperdicio que debía ser superado. Los mismos indígenas, inmediatos al sur del Biobío, comenzaron a vender sus tierras a colonos chilenos, sin la presión de las armas. El Estado garantizó las tierras de las comunidades indígenas y sacó el resto a remate. Hubo caciques que cedieron tierras para la instalación de ciudades y fuertes.

Los colonos extranjeros, que en la “carta de navegación” aparecen como culpables, fueron gente pacífica y su número fue muy escaso y disperso. El caso de los alemanes es bien conocido, el de los franceses, suizos (incluida la familia Frei), italianos y españoles, es menos numeroso. Pero todos ellos dinamizaron la región, efectuaron inversiones, introdujeron innovaciones, aumentaron la producción y aseguraron la vinculación con la economía nacional y la mundial, de modo que acusarlos es un agravio innecesario.
La incorporación de La Araucanía fue un éxito, no obstante la existencia de bolsones atrasados, debido a defectos ancestrales y a pesar de toda la tarea educacional y material efectuada por el Estado desde hace siglo y medio.

Grandes promociones de araucanos y mestizos descendientes de ellos han tenido éxito en la vida nacional. La mayor parte vive fuera de La Araucanía y en grandes ciudades. Es el mejor indicador del éxito de la incorporación.

Nadie podría negar que entre medio hubo abusos; pero es injusto generalizar y acudir a la violencia para sostener una causa. Es más fácil reclamar y pedir que esforzarse por salir adelante. El señor Huenchumilla deberá reformar su carta de navegación, si desea tener éxito en un mar tempestuoso.                                                                  Sergio Villalobos R.

http://www.elmercurio.com/blogs/2014/03/19/20363/Intendencia-de-La-Araucania.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.