Emilio Berkhoff escapa cuando la fiscalía se aprestaba a imputarlo por incendios y robos

86

Incumplió arresto domiciliario total al huir de su casa: El Ministerio Público lo acusará, al menos, de siete delitos vinculados con incendios y robos con intimidación en Biobío. Fabián Álvarez y Nicolás Gutiérrez

La convicción del Gobierno sobre el liderazgo de Emilio Juan Pablo Berkhoff Jerez en la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) y la autoría de atentados registrados en la zona del llamado conflicto mapuche, finalmente se materializará en los tribunales. Ello, porque el Ministerio Público del Biobío solicitó una audiencia para levantar cargos por los delitos de incendio y robo con intimidación al estudiante de Antropología de 26 años. Sin embargo, tal decisión se materializó ayer, justo el día en que “El gringo” huyó de Puerto Choque -quebrantando su arresto domiciliario total- y se declaró “en la clandestinidad”.

La noticia de la fuga llegó rápidamente a La Moneda, donde el ministro del Interior, Andrés Chadwick, recordó que todos los chilenos tienen la obligación de comparecer ante la Justicia y cumplir las medidas cautelares que les fijen los tribunales: “No existe ninguna razón para que el señor Berkhoff esté eximido de esa responsabilidad. Ya es segunda vez que no comparece y se declara prófugo: quien así actúa es porque algo ha hecho”. (…)

Berkhoff ya había sido imputado por porte ilegal de arma convencional y de municiones, y debía permanecer recluido en su hogar, en la zona del lago Lleulleu, en Tirúa, al sur del Biobío. Allí vive junto a su pareja, Peggy Bocaz Guajardo, y sus dos hijos: uno de 2 años y 10 meses y otro de 9 meses. Su fuga se dio en el marco de una diligencia de la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIPE) de la Policía de Investigaciones (PDI) de Concepción para recopilar antecedentes o evidencias que lo vinculen con los nuevos delitos por los que se le levantarán cargos.
Pasadas las 07:00 horas de ayer, los detectives llegaron a su hogar. Y cuando daban curso a una orden de entrada y registro, autorizada por el Juzgado de Cañete, Berkhoff escapó hasta perderse en los campos de la zona. Nadie lo siguió, precisó la PDI, pues no había una orden de arresto en su contra.

Más tarde, en declaraciones a Emol.com, Berkhoff aseguró: “Me lanzo a la clandestinidad, porque no se puede confiar en este sistema judicial”. Las policías ahora lo buscan por flagrancia, pese a que el tribunal aún no ordena detenerlo. (…)

NOTA ORIGINAL EL MERCURIO

Déjanos tu opinión

Comments are closed.