Se dirán tantas cosas

0 183

88Porque toda afirmación genera sus dudas y todo planteamiento merece ser contrastado, hay que dar con las preguntas adecuadas, mucho antes de que potencialmente nos preguntemos “¿Votaré? y “¿Por quién?”…

Se afirmará que “el Estado debe asumir un papel protector que termine con la segmentación y la discriminación”. Cabrá preguntar cómo se compaginará eso con el imprescindible pluralismo y con la legítima diversidad, y cómo se evitará comenzar a caminar en la dirección de una definitiva ingeniería social totalitaria.

Se dirá que “es imprescindible una nueva reforma tributaria que termine con las desigualdades y redistribuya los ingresos”. Pero, ¿y cómo se asegura que esos recursos no vayan a parar a una enorme masa de nuevos burócratas, unos pocos de ellos iluminados por la ideología, y oscurísimos la gran mayoría?

Se sostendrá que “el modelo funciona y es exitoso, y que retocarlo puede frustrar el desarrollo”. ¿Eso significa que ninguna de las injusticias debe corregirse, que toda aplicación de la subsidiariedad es considerada contraria a la libertad?
Se propondrá “el fin del lucro en la educación y en la salud”. Cabrá interrogar: ¿Supresión de todas las subvenciones a colegios y prohibición de ganancias para centros e institutos? ¿Eliminación de las isapres?

Se prometerá “una educación gratuita y de calidad”. Habrá que consultar si eso significa un sistema nacional en manos del Estado -mediante propiedad o a través de regulaciones- y financiado con recursos fiscales, y, obviamente, si la calidad será o no de libre determinación.

Se sugerirá “la necesidad de completar un cambio cultural y moral que elimine los enclaves conservadores”. Entonces habrá que preguntar: ¿Podrá seguirse defendiendo la familia, la vida desde la concepción hasta la muerte natural, la diversidad de concepciones históricas y la libertad de creencias y de prácticas religiosas?

Se lanzarán “fórmulas para lograr la participación efectiva de las personas, de modo que sean por fin oídas”. Sí, bien, pero, ¿serán las minorías ambientalistas, indigenistas, comunistas, sexuales y animalistas las que determinarán la pauta de la participación en las calles y en la Asamblea Constituyente?

Se insistirá en que “lo importante es el desarrollo, medido en términos de per cápita, y que todo esfuerzo por alcanzar esa meta es prioritario”. Pero, ¿sabrán sus partidarios contrastar esa aspiración con la evidencia de un país con decrecientes niveles de humanidad? ¿Entenderán que no hay desarrollo sin matrimonio, familia, lenguaje, costumbres, seguridad, respeto?

Fuente

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.