Movimientos sociales: Derechos y deberes

0 403

Cartas         Lunes 8 de julio de 2013

Una causa subyacente de las manifestaciones públicas de descontento que están teniendo lugar en Chile es la existencia de expectativas históricas insatisfechas en relación con temas económicos y sociales sensibles, como educación, salud, transporte, vivienda, trabajo, medio ambiente y otros. Otra causa, que se potencia con la anterior, es la desequilibrada distribución del ingreso y la desigualdad de oportunidades, también históricas, que hacen que la satisfacción de algunas de las necesidades anteriores sea muy baja para las personas menos privilegiadas, e incluso completa para quienes pueden pagar lo necesario.

Pero si las expectativas insatisfechas, la desequilibrada distribución del ingreso y la desigualdad de oportunidades existen hace muchísimos años en nuestro país, por no decir desde sus orígenes, ¿por qué entonces el descontento se está manifestando con tanta fuerza justo ahora? De hecho, esto se está dando en varios países del mundo, con sus diversas particularidades, pero con muchos factores comunes y relacionados. Una razón es que, como señala la experiencia, cuando los países se van acercando más al desarrollo, etapa en que se da por supuesta la satisfacción de las necesidades humanas más básicas, los ciudadanos van aumentando sus niveles de exigencia y urgencia.

(…) Estas manifestaciones sociales destinadas a llamar la atención de las autoridades y de la comunidad son, en general, positivas y necesarias. Sin embargo, para que sumen y no resten, estimo que deben cumplir con al menos tres requisitos.
Primero, que estén orientadas a alcanzar acuerdos y soluciones para los problemas, y no sólo a protestar por idealismo, lo que nada aporta. Para esto resultan indispensables los liderazgos definidos y respetados por sus bases, lo que ha faltado muchas veces.

Segundo, las demandas deben ser realistas, dadas las restricciones de recursos de todo tipo que pesan sobre un país como el nuestro (…)

Y tercero, estas manifestaciones deben ser pacíficas. Es necesario castigar los actos de violencia y los organizadores deben hacerse responsables de éstos. En relación con esto, hay que tener cuidado con las señales que se dan cuando se castiga precipitadamente a carabineros en el ejercicio de sus funciones.

(…) Todos estamos desorientados respecto de lo que nos está pasando como sociedad, pero más temprano que tarde nos empezaremos a acostumbrar a ello. Y cuando estemos haciéndolo, el escenario cambiará nuevamente. Tenemos que verlo como una oportunidad.                                                             Carlos Urenda Aldunate

http://www.elmercurio.com/blogs/2013/07/08/13327/Movimientos-sociales-Derechos-y-deberes.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.