La familia Duggar, en el punto de mira por «discriminadora»

0 386

El lobby gay quiere ahora censurar el exitoso programa de televisión de una familia con 19 hijos

 

       

Se trata de que nadie pueda expresar en público una opinión contraria a la agenda política del lobby LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) sin pagar las consecuencias, desde vetar el ejercicio profesional a boicotear un programa de acceso a la vivienda, pasando por arruinar un negocio denigrándolo en Facebook, como sucedió a una pareja de fotógrafos que derivaron a otros unas fotos de “boda” de una pareja del mismo sexo.

En particular, si esas opiniones, por mínimamente discrepantes que sean son vertidas en programas de televisión de máxima audiencia, el hostigamiento es brutal. Como es el caso de la “dinastía Duck” o, ahora, del reality familiar 19 Kids and Counting [19 Hijos, y suma y sigue…], de la cadena TLC, que presenta la vida cotidiana de los Duggar, cuyo hogar fue fundado por Jim Bob Duggar, agente inmobiliario de 49 años, y su esposa Michelle Annette, de 48. La serie comenzó a emitirse en 2008.

Los Duggar son cristianos baptistas, viven en Arkansas y educan a sus hijos en casa, en régimen de homeschooling, y conforme a los principios morales de la ley natural, etiquetados por sus adversarios como “conservadores”. Los mayores ya se van casando, y de hecho la cuarta, Jill, se casó en junio y acaba de mostrar a la audiencia las primeras ecografías del niño que está esperando (ver abajo el vídeo).

El aborto, un holocausto

La familia, a pesar de su popularidad, está pues en el punto de mira de la progresía, y más desde que la quinta, Jessa, visitase con su novio el Memorial del Holocausto de Washington y comparase aquella tragedia con el aborto: “Negar que nuestro Creador (Dios) nos hizo hombres desde el principio, de una sola sangre y una sola raza, descendientes de Adán. La creencia de que algunos seres humanos ´no merecen vivir´. Por lo que son asesinados. Masacrados. Niños con síndrome de Down u otras discapacidades. Los enfermos. Los ancianos. La santidad de la vida humana no varía por la enfermedad o la salud, por la riqueza o por la pobreza, por llegar al estado de ancianidad o aún no haber nacido, por un poco o un mucho de melanina o cualquier otro factor”.

¿Para qué más? El lobby abortista no tolera esa comparación, por más que, en cuanto a las cifras de muertos, se quede pequeña. Y se echaron encima de los Duggar como lo hicieron en España con el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla.

Transexuales en vestuarios femeninos: prohibido oponerse

Ahora, es el lobby LGTB el que ya ha conseguido reunir cien mil apoyos a una petición on line de supresión del programa por la postura, acusada de “anti gay”, de Michelle, la mamá Duggar.

¿Anti gay? Michelle se limitó a pedir en agosto el voto contrario a una disposición “antidiscriminatoria” en Arkansas, que pretende permitir el acceso de transexuales a los baños y vestuarios del sexo contrario: “No creo que los padres y madres de Fayetteville aprueban una ley que pondría en peligro a sus hijas o podría traumatizarlas con un hombre entrando en una zona reservada a ellas”.

Alerta y contra-alerta: ¡necesitan apoyos!

Esta oposición a uno de los objetivos políticos del lobby LGTB ha servido como excusa para una alerta por internet que ahora amenaza la continuidad de una serie muy querida por los telespectadores. La reacción no se ha hecho esperar, y se ha lanzado una campaña para que TLC mantenga la serie y no ceda a las presiones.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.