Censo muestra envejecimiento y cambios culturales en Chile

0 458

M. Andrés, O. Fernández, G. Sandoval y L. Ramírez – 03/04/2013

Fueron 42 las preguntas que develaron la nueva realidad de Chile en estos últimos 10 años. En el pasado quedaron consultas como si el hogar contaba con televisión; el Censo 2012 introdujo nuevas temáticas, como internet, reciclaje y la convivencia de las parejas del mismo sexo.

Los resultados que ayer dio a conocer el INE muestran un Chile que creció en 1.583.467 personas, donde el 44% de los hogares tiene internet y las mujeres pasaron a engrosar su participación en la economía, subiendo de un 34% a un 42% en 10 años. También dejó a la luz un país donde los solteros se imponen como la mayoría, con el 47%, y donde 34 mil personas admiten convivir con parejas del mismo sexo. Pero lo que más alertó a las autoridades es la baja en el crecimiento de la población, confirmando la tendencia de que las chilenas cada vez tienen menos hijos (1,45) y que la pirámide de la población envejece, ubicando a Chile en el quinto lugar de los países con mayor disminución en Latinoamérica. Eduardo Carrasco, jefe del Proyecto Censo, agrega que la edad promedio de los chilenos pasó de 31,57 años en 2002, a 34,39 años en 2012.

El Presidente Sebastián Piñera señaló que, de haber continuado con la tasa del censo anterior, Chile debería contar con un millón más de niños. Por esto, recalcó que “uno de los principales desafíos que tenemos es revalorizar la maternidad, la natalidad, apoyar a nuestras madres”. El ministro de Economía, Pablo Longueira, presidente de la Comisión Censal, planteó que “todos los países que presentan un decrecimiento en su población tienen que hacer cambios profundos en sus políticas públicas”.

Jorge Pino, Premio Nacional de Historia 2012 y especialista en demografía, explicó que el descenso de la tasa de natalidad es una repercusión de las políticas de planificación familiar de 1960, cuando a nivel mundial se presentaba una alta natalidad de hasta 2,8. “Esto era previsible, nuestro país está en lo que se llama transición demográfica, que implica una caída en las tasas de mortalidad, de crecimiento y un aumento de las expectativas de vida”, explicó Pinto, quien también describe los cambios positivos de esta nueva pirámide poblacional: “Podemos vivir más tiempo, en mejores condiciones y con mejores tasas de escolaridad”.

 

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.