Qué pensar del 23 de Febrero al 01 de Marzo

0 399

Declaraciones en temas doctrinarios de altos dirigentes eclesiásticos, sólo imaginables en labios de herejes y cismáticos, provocan escándalo en el pueblo fiel y causan saludables reacciones en los más diversos medios eclesiásticos y seglares. Para esos prelados demoledores es bueno recordarles las palabras de Cristo: “Es inevitable que hayan escándalos; sin embargo, ¡hay de aquel por quien vengan! Mejor le fuera que le atasen al cuello una rueda de molino y le arrojasen al mar…” (San Lucas 17,2).

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.