Una señal de dictadura educacional: la supresión del copago como condición para recibir la subvención pública

0 207

Copago y virtudes sociales

Veo el copago como expresión de virtudes                     

 Señor Director:

Creo que el debate sobre el copago se ha empantanado en el área chica. Veo el copago como expresión de virtudes. La primera, el esfuerzo.

Muchos hemos escuchado: “Quiero que mi hijo sea más que yo”, y asignaba recursos para su educación. Aunque el Estado -administrador de los recursos de la sociedad- aumente el gasto en educación, un padre siempre podrá decir “quiero ponerme con algo más para recibir algo mejor”. La grandeza de los pueblos es el fruto maduro de las virtudes ciudadanas, entre otras, el esfuerzo.

Participar activamente en el destino común es una virtud. Por ejemplo, enseñar, actividad de promoción social. Quien enseña merece una retribución: lucro. “Retribución” se acepta, pero su sinónimo “lucro” se demoniza. Muchos que se escandalizan por la palabra lucro estudiaron en la universidad una profesión lucrativa y no por ello se sienten perversos.

Como en todas las actividades humanas, el abuso es reprobable. Pero no se debe suprimir una actividad encomiable porque alberga algunos corruptos. Hay que controlar.

No se debe suprimir el copago, pues atenta contra la expresión de virtudes ciudadanas, coarta al que quiere enseñar y al que quiere aportar su esfuerzo en vista del futuro de sus hijos. El copago es la expresión del esfuerzo compartido de sociedad, ciudadanía, y familia en la formación de la generación futura.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.