Una nueva Constitución

0 366

Cartas Jueves 30 de mayo de 2013

Señor Director:

Sin duda, Agustín Squella es un destacado profesor de Derecho y pensador político. No siempre acierta en sus análisis, pero son interesantes y a veces sanamente provocadores. Lo que no sabía es que también era psiquiatra. Por ejemplo, diagnostica los estados de ánimo de los demás, y, por si fuera poco, de sectores enteros de la sociedad.

En esta última condición, Squella denuncia que quienes consideran imprudente echar por la borda nuestra estabilidad constitucional (que incluye sus propios mecanismos de reforma) estarían enfermos de miedo. Va a ser difícil llevar adelante este debate si la cuestión se pone en ese plano. Sencillamente, porque es una forma muy descalificadora de imponerse sobre las opiniones de los otros.

En todo caso, a Squella le parece que el asunto de fondo es que ninguna de las constituciones nacionales ha sido validada democráticamente, razón por la cual estaríamos en el Dicom respectivo desde el año 1820, supongo. Es un argumento tan desproporcionado que no resiste análisis. En el fondo, demuestra hasta qué punto el debate constitucional abierto por algunos grupos de izquierda es nada más que un tema dogmático, propio de esas escuelas de integrismo religioso o ideológico cuyos seguidores marchan por las calles gritando consignas con los rostros desencajados, para espanto de los honestos ciudadanos.

Sobran las frases grandilocuentes y faltan las buenas razones para imponerle a Chile el salto al vacío que se le propone. Entiendo perfectamente que Agustín Squella considere mi planteamiento muy poco sofisticado. Sucede que él es un académico que tiene otra perspectiva en estas cuestiones. La perspectiva de los que no pagan las facturas políticas.                                                                                             Carlos Goñi Garrido

http://www.elmercurio.com/blogs/2013/05/30/12185/Una-nueva-Constitucion.aspx

 

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.