Un baño de realidad

0 276

“El comando de Bachelet se integra por técnicos, miembros de la élite y representantes de los partidos. La derrota de la tecnocracia, la renovación de las élites y el poder ciudadano, tendrán que esperar…”       Domingo 14 de julio de 2013          Carlos Peña

La política suele ser el ámbito de los deseos y de los propósitos de largo plazo. Este rasgo se acentúa en momentos de campaña. Entonces, cualquier obstáculo parece evanescente y el futuro semeja una ilusión, un sueño sin orillas.

Pero tarde o temprano, la realidad principia a tocar la puerta.

Es lo que le acaba de ocurrir a la ex Presidenta.

Esta semana conformó su comando de campaña, el que deliberará su programa, afinará sus tácticas, imaginará sus medidas más urgentes y modelará sus estrategias. Un vistazo a sus integrantes -toda gente inteligente y bien formada, de eso no cabe duda- arroja tres inmediatas conclusiones: la tecnocracia es más porfiada de lo que se creía, las élites tienen más capacidad de sobrevivencia de la que nadie imaginó, los partidos siguen siendo irreemplazables. (…)

Desde luego, la conformación del comando no es consistente con uno de los diagnósticos que, con persistencia, se han hecho de las dos décadas de Concertación.

Se dijo -con innegable razón- que uno de los más graves problemas de esos años fue la sustitución de la política por la técnica, el desplazamiento de la deliberación de los ciudadanos por el diagnóstico que hacían los technopols, esas personas que reúnen en sí capacidad tecnocrática y vínculos políticos y sociales. Mientras la democracia consistía en el intento de los ciudadanos por autogobernarse en base a un diálogo deliberativo -se dijo reiteradas veces- en las dos últimas décadas esa posibilidad fue expropiada por un grupo de técnicos que trazaban, más allá de todo debate y toda duda, la línea que separaba lo posible de lo imposible.

¿Se corrigió ese defecto en la conformación del comando? No. Es cosa de ver dos o tres nombres -Bitran, Cortázar, De Gregorio- para advertirlo. No es la capacidad de esas personas o su conocimiento experto lo que hay que discutir, sino que el grado en que su presencia evaporará el sueño, que algunos abrigaron, de que la técnica dejara de subordinar a la política. ¿O alguien piensa que Cortázar, Bitran o De Gregorio se resignarán a un papel instrumental, reducido a señalar los medios para alcanzar los fines que fijarán otros?

Tampoco ha resultado cierto que los partidos y sus dirigencias se inclinarían ante la ciudadanía, ante la voz y las inquietudes de la gente. (…)

¿Y las élites?

Sólo se han renovado parcialmente. (…) En suma, si alguien pensaba que habría una liquidación de la tecnocracia y de las élites -como quien dice, una renovación radical para una democracia también radical- simplemente se equivocó.

El secreto de la Concertación -se dijo infinidad de veces- fue administrar la modernización capitalista con una leve retórica anti-capitalista. Quizá ahora se inaugure, casi sin quererlo, una nueva fórmula: continuar con la tecnocracia y reproducir las élites dejando creer que se las liquida. No hay duda. La política es lo más parecido a la alquimia. Es -paradójicamente- el peso de lo real.

http://www.elmercurio.com/blogs/2013/07/14/13480/Un-bano-de-realidad.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.