Típico argumento de quien no tiene respuesta o quiere ocultar sus intenciones últimas: “campaña del terror”

0 241

Campaña del terror 

     “Por ello, las aprensiones de muchos apoderados frente a una reforma que plantea justo lo contrario, no responde al temor generado por una campaña del terror, como dice la Presidenta. Muy por el contrario. Los padres parecen entender mejor que nadie lo que viene. Y no les gusta”.

Blog de Andrés Benítez, Ingeniero comercial

 

La Presidenta Bachelet dijo ayer que las aprensiones que despierta la reforma educacional por el cierre de colegios son producto de una campaña del terror orquestada, por desconocimiento, o por personas que no quieren que cambien las reglas del juego y están atemorizando a los padres.

Interesante concepto, sobre todo si se considera que las palabras de la Mandataria ocurren horas después de que el ex subsecretario del Interior durante el gobierno de Lagos, Jorge Correa, señalara que hay que sincerar el debate educacional y reconocer que la iniciativa que aprobó la Cámara de Diputados sí significará que varios establecimientos cierren sus puertas. “El gobierno insiste en que las voces que advierten aquello son una campaña del terror. La verdad es que creo que esa afirmación es frívola”, dijo el actual presidente del tribunal supremo de la DC.

Es probable que Correa no quisiera tratar de frívola a la Presidenta, pero ése no es el punto de fondo. Lo que se trata, como dice, es sincerar las cosas. Defender la reforma es algo muy distinto a ocultar sus costos. Todos saben que terminar con el lucro y el copago significará el cierre de colegios particulares subvencionados y -como dice Correa-, a lo mejor es un costo que se quiere pagar. Ésa es la discusión de fondo. Lo que resultará de la reforma es un sistema educacional con menos colegios privados y más públicos.

¿Es eso lo que quieren los padres? Bueno, la cifras demuestran lo contrario. Durante los últimos 10 años, más de medio millón de alumnos han abandonado el sistema de educación pública, pasando a colegios particulares. Con esto, la participación del sistema público bajó de 52% a 39%. Todo esto con lucro, copago y selección.

Bachelet y el gobierno ya debieran saber que el discurso que apela al terror no convence a nadie. Lo mismo se dijo de la reforma tributaria, cuando se acusó a la derecha y a los empresarios de orquestar una campaña en torno a las consecuencias de la citada reforma. Pues bien, las cifras están hoy a la vista. La economía crece cada día menos, la inversión está en el suelo y esta semana se conoció que las ventas del comercio cayeron un 6,6%, la mayor baja desde la crisis del 2008. ¿Campaña del terror?

“Estamos en problemas”, señala en un carta que envía Oscar Guillermo Garretón a sus colegas socialistas Marcelo Schilling y Alvaro Díaz. El ex subsecretario de Allende y fundador del Mapu indica que la situación económica no mejorará y que el gobierno tendrá que hacer rectificaciones en su ímpetu reformista.

A lo mejor el gobierno opta por sumar a Correa y Garretón a la campaña del terror. “Me dirán que abandoné la manada”, advierte este último. Pero lo concreto, lo que verdaderamente aterroriza, es el intento de ocultar los problemas de las reformas. Ésa es, precisamente, la definición de frivolidad.

http://voces.latercera.com/2014/10/25/andres-benitez/campana-del-terror/

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.