Que pensar 07 al 14 del 03

0 299

Se inicia un nuevo gobierno socialista en Chile. Llega al poder con un programa que promete “cielos y tierras” con una acentuada nota populista, estatista e igualitaria, en mucho inspirado en el modelo “socialista bolivariano”. El mito igualitario impregna cual un aceite mal oliente todo su plan de acción. No es difícil notar que la aplicación de ese programa conducirá a Chile a una aventura desastrosa que está a la vista en los países que ya intentaron seguir un camino semejante, como Argentina y la propia Venezuela.

Mientras tanto, el centro-derecha parece más preocupado de sus problemas internos, muchos de ellos exagerados y más relacionados a rivalidades personales, que a la gravísima coyuntura en que el país va entrando. En vez de pensar en cambiar los principios que lo definen, a través de un proceso revisionista mortal que lo desfigure, el centro-derecha debería reafirmarlos para enfrentar la batalla que se aproxima. En esta batalla la víctima será el país y el perdedor será el socialismo de siempre. Una oportunidad única para que el centro-derecha recupere su influencia en la opinión pública asumiendo una oposición responsable y sin concesiones. Para esto, es preciso que se mantenga fiel a sus principios morales y político-sociales, si no quiere ser –ante el país– corresponsable del fracaso al que llegaría.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.