Presidentes históricos de Icare entran en la coyuntura y debaten sobre los desafíos y riesgos que ven para Chile

0 247

Este martes la corporación homenajeará a la institucionalidad económica de Chile:
Si bien algunos cuestionan los cambios bruscos que se le podrían hacer al modelo, coinciden en mirar con optimismo el futuro.
A.G. y C.R.

(…)Todos ellos se reunieron esta semana en “El Mercurio” para abordar la coyuntura (ver recuadros) y, sobre todo, dar el vamos al evento que este martes congregará a lo más granado del mundo de los negocios en Chile, cuando en el marco de la conmemora-ción de los 60 años de Icare, se premie a la institucionalidad económica chilena. (…)

Awad: No existe un mercado de consumidores infantiles y empresarios abusadores

Uno de los flancos más débiles de la institucionalidad económica chilena, planteó Jorge Awad, es el comportamiento de mercado en el sentido que se está creando un mercado aparentemente compuesto por consumidores infantiles y empresarios abusadores, en que se ha abusado de la palabra abuso.

“Estamos generando un caldo de cultivo extraordinariamente peligroso. Se están usando sistemas de comunicación que están azuzando a la gente a tomar decisiones extremas”, recalcó. Por lo mismo, indicó que el tema debe ser abordado por el círculo de Icare Empresa y sociedad, creado bajo su administración.

El directivo agregó que no cree que este fenómeno sea la consecuencia del surgimiento de un consumidor más empoderado porque en su opinión ya ha habido avances significativos de parte de las empresas. “No se mencionan las instancias que tiene el consumidor hoy para reclamar. No se dice lo que han hecho las empresas en incluir dentro de su modelo de negocio el riesgo reputacional. (…)

Francisco Silva matizó la discusión: “no somos un país único en el mundo en que los consumidores fueron engañados. Esto pasa en todas partes. En Brasil, las protestas son por el abuso del Estado respecto de los hospitales, por la corrupción de los funcionarios estatales, por la ineficiencia del Estado a todo nivel, por el gasto desatado”.

Silva destacó que para los empresarios las huelgas y que los clientes enfurecidos se tomen las instalaciones de las empresas “no es un buen negocio”. “No es lo que buscamos. Todas las manifestaciones populares son contra los malos servicios, que pueden provenir del Estado o de la empresa privada”. Silva, en este contexto, destacó el rol de Icare: “¿Qué vamos a hacer? Convocar a esa discusión, ‘desenmascarar’ los argumentos falaces, enfocarse en los argumentos reales”, explicó.

(…)Los ex presidentes de Icare concordaron en que uno de los ejemplos más característicos de la institucionalidad económica chilena es el sistema de pensiones. Por lo mismo, cuando ad portas de la elección presidencial se escucha que las pensiones son bajas, que es necesario cotizar más y por más años, o que debe volverse al sistema de reparto, la defensa del actual sistema no se hizo esperar. Y quien más que Sergio Baeza, uno de sus creadores, para defender el actual sistema de AFP, que como él describió “rompió con 50 años en que la gente había sido acostumbrada a depender del Estado, que pagaba el que venía más atrás o pagaba Moya, o que se conseguía con esfuerzo político un trato previsional especial”.

Con el actual sistema de pensiones, agregó, se niveló el terreno y se estableció que el esfuerzo de ahorro produce beneficios de pensiones. “Ese alineamiento fue fundamental y espero que no se rompa con algunas iniciativas que estamos escuchando hoy”, indicó Baeza.

¿Cuáles son los cambios que le preocupan? “Una de las cosas clave es que las contribuciones son de cargo del individuo y no de cargo de la empresa. Cuando era de cargo de la empresa, era un pasivo, una deuda, y la empresa podía pagarlo o no pagarlo, y podía atrasarse y después lo pagaba con intereses penales (…) Hoy vemos que se habla de subir las cotizaciones, pero de cargo de la empresa y eso me parece que es un camino muy equivocado, que rompe la alineación entre esfuerzo individual y beneficio”, explicó.

Agregó que el aumento de la esperanza de vida de la población chilena justificaría una tasa de contribución más alta, pero enfatizó que eso es lo único a abordar, pues los cambios para asegurar pensiones dignas ya se hicieron en la última reforma previsional. “Después, que algunas personas no acumulen un ahorro necesario, porque estuvieron mucho tiempo desempleados o porque trabajaron poco, eso ya no es problema de la creación, del modelo, es un problema del mercado del trabajo. Por arreglar ese problema, que es del mercado del trabajo, podría echarse a perder el sistema previsional, que tiene los incentivos correctamente puestos”, advirtió.

¿Cómo se resuelve entonces la discusión actual sobre el sistema de AFP? “La solución es que la gente trabaje, ahorre y contribuya. Si no trabaja y no ahorra y no contribuye, no puede tener una pensión como la que quisiera. Y, con todas estas cosas que se dicen, comienza a desalinearse el esfuerzo individual por beneficio de pensión y la gente cree que tiene el derecho a una pensión mejor aunque no trabaje y no ahorre”, dijo Sergio Baeza.

“Saquemos la parte ideológica, veamos qué le conviene a la gente y no la discusión de la calle”.

Conscientes de que el premio a la institucionalidad económica se da en un contexto en que han surgido voces que cuestionan el modelo económico, los ex presidentes de Icare plantearon sus preocupaciones ante algunas discusiones que se están dando en el país.

Patricio Parodi abrió el debate: “Saquemos la parte ideológica, veamos qué le conviene a la gente y no la discusión de la calle pura. Me preocupa ese populismo”, dijo, y llamó a que la discusión se base en datos y se encauce por carriles más técnicos que políticos.

“A los empresarios no nos gusta la desigualdad. Nos conviene un PIB per cápita lo más alto posible, que la gente surja, que los clientes tengan opciones y poder adquisitivo. Nos interesa que a la economía le vaya bien”, agregó el gerente general de Consorcio.

Ricardo Bacarreza, quien presidió Icare entre 1993 y 1996, añadió: “Cualquier cambio que signifique o que sea percibido como un atentado a la estabilidad y a las reglas del juego tiene efectos en los inversionistas. Eso es lo que preocupa, porque afecta la decisión de los empresarios y también de las personas”.

Fabio Valdés, director de empresas y miembro del directorio de Canal 13, señaló que su visión era más optimista que pesimista. “puede haber más probabilidades de un cambio de modelo político, pero no cambios drásticos en el modelo económico. Si gana la coalición de Michelle Bachelet, el contra modelo está muy presente, en Argentina, Ecuador, Venezuela. Es distinta a la época de la ilusión de la Revolución Cubana, que nos llevó a cambiar el modelo acá. No veo cambios apocalípticos, sino ajustes, y me siento optimista”, indicó.

Canio Corbo, director de empresas, agregó que no hay que sorprenderse de que haya puntos de vista divergentes o críticos. “Lo que debe preocuparnos es hacer legítimo lo que se ha construido hasta ahora. Indudablemente que hay aspectos que hay que seguir perfeccionando. Y tal vez la discusión se va a centrar ahí, en cómo lograrlo sin destruir lo que está construido. En todas las sociedades hay una discusión”, puntualizó.

Coincidió Mauricio Larraín, presidente del Banco Santander, quien dijo que era bastante natural y esperable que hubiera más expectativas en la gente, como consecuencia del éxito del modelo: “Hay que ir avanzando en solucionar esas expectativas, pero debe ser con gradualidad, para no poner en riesgo justamente lo que ha producido esas expectativas”.(…)

http://diario.elmercurio.com/2013/07/28/economia_y_negocios/enfoques/noticias/B140C848-31AD-40E5-808A-63EC8A25404D.htm?id={B140C848-31AD-40E5-808A-63EC8A25404D}

                           

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.