La Señora B

187

Luis Larraín  Sábado 27 de abril de 2013

Michelle Bachelet, precandidata socialista y del PPD, muestra un importante apoyo en las encuestas y si hubiera que hablar de favoritos a estas alturas, ella ocuparía ese lugar.
Uno pensaría que la ex Presidenta, en esas circunstancias, no debiera arriesgar mucho. Fue lo que hizo por lo demás en su etapa silente.

Sin embargo ahora se ha embarcado en una serie de propuestas que, miradas en su conjunto, representan un quiebre con lo que fue su gobierno y con la política que la Concertación llevó adelante durante sus veinte años en el Poder.

¿Qué ha dicho Michelle Bachelet?

Bueno, de partida ha declarado que hay que cambiar la Constitución. Ha expresado también doña Michelle que hay que terminar con el lucro en educación y ha sido un poco más ambigua en la otra reivindicación de los dirigentes estudiantiles universitarios: la gratuidad.

Ha señalado también Michelle Bachelet que realizará una reforma tributaria y nombró una comisión para que le presente una propuesta. En materia laboral, la precandidata no ha hecho planteamientos aún, pero el PPD, uno de los partidos que la apoya, le ha entregado su programa sobre la materia que incluye sindicalización obligatoria (a la Argentina), ampliación de la negociación colectiva y fin al reemplazo de trabajadores en huelga.
La mayoría de estas reformas no estaban en el programa de gobierno de Michelle Bachelet. Todas ellas, no obstante, eran parte del programa del candidato del Partido Comunista, Jorge Arrate, en las elecciones presidenciales del año 2009.

De todas ellas, la que causa mayor inquietud, por los planteamientos que la han acompañado, es la de reformar la Constitución. El abogado Fernando Atria ha señalado que ese cambio debe realizarse al margen de la legalidad vigente. Ha dicho textualmente “si una reforma es capaz de pasar a través de las normas actualmente vigentes, ésa es garantía de que esa reforma no soluciona nada.” El propone cambiar el sistema binominal, los quórums especiales y eliminar el control de constitucionalidad por parte del Tribunal Constitucional. Es legítimo proponer reformas, pero el argumento que Atria da para la última es increíble: el Tribunal impide que haya leyes inconstitucionales. De modo que habría que sacarlo del camino y la Asamblea Constituyente parece la fórmula.

¿Cuándo y por qué Michelle Bachelet devino en la señora B? Tendremos que escuchar su versión.

http://www.elmercurio.com/blogs/2013/04/27/11264/La-Senora-B.aspx

Déjanos tu opinión

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.