El pacto de Buenos Aires

0 127

En mayo de 2010, en medio de una cumbre en Argentina, Piñera y Chávez sellaron un acuerdo de no agresión. Tras varias críticas cruzadas entre ambos y ante un escenario regional complejo -marcado por el litigio con Perú y las tensiones con Bolivia-, el Mandatario chileno abandonó su diseño inicial de perfilarse como referente crítico de Caracas. por Phillip Durán

Una de las primeras y extensas conversaciones que tuvieron, a mediados de 2010, el Presidente Sebastián Piñera y el entonces mandatario electo de Colombia, Juan Manuel Santos, fue sobre su par de Venezuela, Hugo Chávez. Hasta ese momento, Bogotá -gobernada por Alvaro Uribe- estaba enfrascada desde hace meses en una cruda polémica con el líder caraqueño, a raíz de las acusaciones de que Chávez colaboraba con las Farc. La confianza y cercanía entre Piñera y Santos -ambos referentes de centroderecha en la región y amigos de hacía tiempo- dieron espacio para que el nuevo gobernante colombiano consultara a su homólogo chileno sobre el inédito “pacto de no agresión” que había sellado ese año con el líder bolivariano.

Ese 4 de mayo de 2010, dicen fuentes diplomáticas, Piñera tomó la iniciativa y se acercó a Chávez. El Mandatario chileno le recordó las críticas que habían cruzado ambos en las semanas previas y le dijo que tenía una propuesta. “Hugo, puedes estar orgulloso de que eres distinto a mí. Pero eso no nos impide trabajar en temas comunes”, dijo Piñera. “Ok, tienes razón, pongamos la agenda de integración primero”, fue la respuesta de Chávez, según revelan fuentes diplomáticas.

El pacto con Chávez, dicen en RR.EE. y en el oficialismo, marcó no sólo una movida táctica para evitar tensiones con Caracas, sino que fue una muestra de un giro mayor en el diseño inicial que el Mandatario chileno había trazado para su política exterior.

Antes de asumir en La Moneda, dice un personero que conoció dichas conversaciones, Piñera había definido potenciar su rol en la región, perfilándose como referente crítico de Venezuela y la Cuba de los hermanos Castro. La apuesta, dicen las mismas fuentes, apuntaba a ocupar el espacio que estaba por dejar Uribe, principal exponente de la centroderecha en América del Sur.

Pero este diseño cambió tras la instalación en el gobierno. Las razones eran varias. Primero, Chile ya enfrentaba varios flancos sensibles, como la demanda limítrofe de Perú y la aspiración marítima de Bolivia. En cuanto a Argentina, si bien está pendiente la delimitación en Campos de Hielo, Cristina Kirchner había volcado su política exterior al tema de las islas Malvinas, lo que daba espacio para un clima de normalidad. Pero Chávez mantenía influencia y cercanía con los gobiernos de esos tres países y en la Cancillería chilena aún tenían fresco el entusiasta respaldo que había dado a La Paz en 2004, para “bañarse en una playa boliviana”.

En segundo lugar, abrir un escenario de tensión permanente con Chávez al “estilo Uribe” habría impuesto un escenario polarizado, que lo hubiera expuesto a críticas de los aliados a Venezuela y reducido el margen de acción de la Cancillería.

Por último, Piñera tendría que tratar muy frecuentemente con Chávez. Esto, pues en una cumbre en Cancún en febrero de 2010, Venezuela asumió la presidencia del proceso de reuniones que finalmente daría origen a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Celac. En esa misma cita en México se definió que Chile tomaría la posta de Caracas en la jefatura del naciente organismo. Así, ambos países deberían trabajar en una propuesta de estatutos para Celac y en la organización de las reuniones en Venezuela en 2011 y en Santiago, en enero de 2013. Una relación tensa habría complicado el proceso y La Moneda podría haber sido acusada de bloquear la creación del primer organismo en la región que incorporaba a Cuba y excluía a EE.UU.

De esta forma, el primer diseño de Piñera de un liderazgo regional duro y crítico dio paso a un perfil más conciliador. De hecho, la Cancillería chilena se jugó luego por aprobar en el Senado la estancada ratificación del ingreso a Unasur, organismo largamente impulsado por Chávez. Ahora, en Santiago esperan que el pacto Piñera-Chávez se mantenga tras la muerte del mandatario. Uno de los presentes en la cita de Buenos Aires en que se concretó el acuerdo fue el entonces canciller, Nicolás Maduro, actual vicepresidente de Venezuela y heredero designado por el fallecido líder bolivariano.

Por ahora, la primera señal de Piñera a la Venezuela post Chávez fue de buena voluntad: fue uno de los primeros mandatarios en dar condolencias el martes, decretó tres días de duelo oficial y viajó al funeral del líder bolivariano, con una comitiva de peso: el ministro del Interior, Andrés Chadwick, y los representantes de la Cámara de Diputados, Nicolás Monckeberg, y del Senado, Isabel Allende.

NOTA ORIGINAL LA TERCERA

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.