El gobierno ya perdió el partido

0 357

Tercer tiempo y 4-6 abajo                                  Domingo 19 de Julio de  2015

 

El Gobierno no lo ha hecho bien hasta aquí, ni en la opinión de la población ni en los resultados medibles. En términos prácticos ha empezado ya su tercer tiempo, y va 4-6 abajo, con seis autogoles. Blog de Sergio Melnick

presi

El primer tiempo fue la entrada gloriosa al poder, con control del Congreso, y montando la odiosa ideología de la retroexcavadora. En ese proceso logró meter cuatro goles de media cancha: una inédita mala reforma tributaria en su factura técnica, una reforma en educación para sacarle los patines a los que estaban mejor, una reforma al binominal hecha a imagen y semejanza de la Nueva Mayoría, con los mismos vicios -o peores- que el binominal, y con un innecesario aumento de un tercio de los parlamentarios. Finalmente, como ya se entiende hoy, y usando toda la fuerza del aparato estatal, lograron una estocada mortal al principal partido de la oposición. Ocho meses de gobierno y la goleada era elocuente.

La algarabía era una fiesta de magnitudes y la borrachera del gasto inundaba las políticas públicas. Los bonos pasaron a ser “derechos” sociales, se contrataron decenas de miles de funcionarios públicos, el Transantiago recibió  miles de millones de pesos, los pases escolares se prolongaron al verano, se acabaron las concesiones, grandes recursos a empresas públicas, en fin, la farra total.

En esa ola triunfalista, en aras de la igualdad, se anunció un turbo para la retroexcavadora: la pulverización de las isapres, de las AFP, la desmunicipalización de los liceos, el fin de la selección en los colegios emblemáticos, el ataque frontal a las universidades privadas, y un cambio de la Constitución para coronar el proceso. El paraíso quedaba corto.

Pero poco a poco las promesas resultaron ser meros populismos. La retroexcavadora hizo estragos. La reforma tributaria y los ataques del oficialismo al empresariado asestaron un golpe frontal a la economía: los dichos del ministro Arenas eran todos irreales. La incertidumbre en la educación descolocó a todos los actores del sector. Los que eran los buenos en contra de los corruptos, eran en realidad más corruptos, y los escándalos alcanzaron incluso a la familia de la Mandataria. Las huelgas en la salud y los problemas de gestión generaron una crisis del sector. Los ministros no lograban siquiera ser conocidos por la población. El transporte público de mal en peor. La delincuencia se escapó, el desempleo empezó a aumentar, y la inflación no lograba bajar. Las pugnas entre los partidos de la coalición de gobierno empezaron a llegar a los medios, y quedó en evidencia la falta de liderazgo del Ejecutivo.

La situación se hizo insostenible y ello forzó a un cambio de gabinete inéditamente anunciado en una entrevista de televisión para sorpresa de los propios ministros. Fueron cinco autogoles; el desastre de la economía, los errores en educación, los problemas familiares, los problemas del uso político de Impuestos Internos, y los problemas en el sector salud. Los principales ministros fueron removidos reconociendo así todos los errores del primer tiempo, y de esa manera se inicia el segundo tiempo 4-5 abajo.

La desazón era tremenda; del triunfalismo al fracaso. Las encuestas resultan demoledoras, llegando a un 25% de apoyo y casi 70% de rechazo a las políticas del gobierno. Por si fuera poco, se meten otro autogol: uno de los ministros recién nombrados vergonzosamente debió ser sacado en pocas semanas. La situación económica sigue deteriorándose, el nuevo ministro sincera los datos y la conclusión es fatal: no alcanza la plata para las reformas. Todo estaba mal hecho. Es el sexto autogol, y la cuenta ya es 4-6 abajo.

Esto obliga a plantear un tercer tiempo y se hace un semi mea culpa (“pudimos haber cometido errores”, “el problema de las reformas es que no se han comunicado bien”, “las instituciones no eran capaces”), terminando con frases grandilocuentes, pero sin significado: realismo sin renuncia (una contradicción elocuente), y todos por Chile, como si aún siguiera la Copa América o si alguien estuviese por Dinamarca. Lamentablemente los discursos no resuelven los problemas. Más comisiones al ruedo, ahora para la productividad y el levantamiento de la economía. No está claro, sin embargo, que haya real intención de cambio de rumbo. Para agosto se anuncia desmunicipalización, que es una gran improvisación; para septiembre se anuncia la gratuidad discriminatoria sin estudios de respaldo, que es otra improvisación; una decena de leyes de probidad esperan en el Congreso; y el inicio del proceso constituyente partirá igual en septiembre, que es otra improvisación. La Presidenta ofrece un Pinto Durán nuevo, y es contradicha por sus propios funcionarios y su coalición, y un nuevo intendente dura 24 horas.

Por el bien del país, ojalá haya cambio de rumbo, pero todo indica que no va a poder ocurrir en la práctica.

http://voces.latercera.com/2015/07/19/sergio-melnick/tercer-tiempo-y-4-6-abajo/

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.
¡Done ahora!