Carlos Massad: “Reducir la brecha entre los impuestos a las empresas y los de las personas es muy positivo”

0 278

Miércoles 19 de junio de 2013

Estimó  que la medida anunciada por Bachelet puede disminuir la evasión

El ex Presidente del Banco Central también se mostró de acuerdo con cambiar la Constitución, pero dejando de lado los “métodos populistas”.    Cristián Bastías Flores

(…)- ¿Es necesaria una reforma tributaria?

No hay duda que las presiones hoy exigen mayor recaudación, mayores ingresos para poder afrontar los cambios en los cuales la mayor parte del país está de acuerdo, por ejemplo, hacer alguna parte de la educación gratuita, eso requiere mucha plata ¿Vamos a dejar de hacer viviendas para hacer eso?, ¿Vamos a dejar de financiar la salud pública?, ¿Qué vamos a hacer? Lo que aparece más probable ahí es mejorar la ordenación de los recursos que se utilizan, pero además tener más recursos, ése es el sentido. Desde ese punto de vista, no hay ninguna duda de que el Estado puede jugar un rol un poquito mayor que el que juega en la economía chilena. (…)

Pero si estamos dentro de un rango razonable como está la discusión actual, a pesar de que los candidatos lo tienden a exagerar, no debería ser materia de preocupación. A lo que sí hay que darle mucha importancia es cuando estas cosas se transforman en proyectos de ley y van al Congreso, ahí sí, porque el que tiene que resolver sobre esto es el Congreso, que es el que representa en nuestra democracia al pueblo de Chile.
Cambios a la Constitución: No a métodos populistas

– ¿Qué le parece la propuesta de cambiar la Constitución?

Hay muchas cosas que debieran cambiarse, pero hay que discutir muy cuidadosamente la forma en la cual se hace un cambio constitucional. Uno no puede pensar en métodos populistas para cambiar la Constitución.

– ¿Se refiere a una Asamblea Constituyente?

Me refiero a cualquier método populista de cambiar la Constitución porque la Constitución rige la vida de todos los chilenos y por un período de tiempo relativamente prolongado, y por lo tanto, tiene que asentarse en principios muy firmes, en experiencias muy firmes, y no en deseos o ambiciones que sobrepasen los límites de lo que es posible para los chilenos aceptar o hacer en un plazo determinado. Entonces, hay que ser muy cuidadosos con el tema de la Constitución. Podría ser una Asamblea Constituyente pero habría que saber quienes eligen esta Asamblea Constituyente, quiénes son las fuerzas que la eligen, cómo se hace, cuáles son los candidatos, de qué manera.
(…)- El discurso de la desigualdad se ha tomado la campaña presidencial, ¿cuál es su visión sobre ese tema?

En Chile comparado con muchos otros países tenemos un grado de desigualdad bastante mayor. Creo que es una aspiración legítima el evitar que la desigualdad sea muy alta. Nunca se va a llegar a la igualdad perfecta porque las personas son distintas, pero lo que sí es cierto es que los grados de desigualdad que tenemos no son realmente compatibles con los niveles de recursos, ingresos, capacidad, educación, etc. y eso hace que reducir esas desigualdades sea un elemento importante. Por lo demás, si esas desigualdades son muy grandes, nunca vamos a tener una sociedad verdaderamente en paz, porque aquellos que se sienten discriminados van a buscar dejar de hacerlo y a veces esas maneras son hasta violentas.

“Pensar que hablar con el Partido Comunista es un problema terrible, creo que es un error”

Según Massad, el PC ya no es el mismo partido “comeguaguas” como se acusaba antes.

– ¿Le complica que el PC adhiera a la candidata a Bachelet, que es la que cuenta con más opciones en las próximas elecciones?

– Me habría complicado si estuviéramos hablando del Partido Comunista (PC) de 1970, pero estamos hablando del partido de 2013. El PC de hoy no es el “comeguaguas” como lo acusaban antes de los ’70, ya no es el partido que se suponía iba a imponer el poder de la Unión Soviética sobre Chile. Ahora es otra cosa, entonces, pensar que hablar con el PC es un problema terrible, creo que es un error. Nadie niega que cualquier partido político podría convertirse en un ogro, pero pensar que el actual es el mismo PC de hace 30 ó 40 años no es cierto. Ya no me preocupa tanto como me preocupaba en el pasado. Yo soy cristiano y las visiones materialistas del mundo me son rechazables como visiones, no como personas que las sostienen. Esa visión no aparece en la doctrina que el Partido Comunista sostiene ahora, no estoy seguro cuál es esa doctrina. De hecho, una tragedia para el PC es que no tiene paradigmas. Hay una tradición que lo mantiene, pero no mucho más que eso.

– Entonces, ¿este nuevo PC es posible verlo junto a la DC en la misma coalición de gobierno?
– Yo no veo por qué no pudiera ser.
Depende mucho de las personas, porque en cada partido hay personas y personas y depende mucho de los objetivos de la participación. Uno podría ponerse de acuerdo en ciertos temas y no en otros, y desde ese punto de vista yo no veo ningún motivo para negarse a hablar con el PC, uno de los peores problemas que podríamos tener es negarse a conversar con un partido determinado, sea cual sea. No hay partidos que hayan evolucionado en la dirección de la violencia como ocurría en el pasado. Hoy todos están pensando en soluciones democráticas, en ser elegidos, no en tomarse el gobierno por la fuerza, es otro mundo.(…)

http://www.df.cl/carlos-massad-reducir-la-brecha-entre-los-impuestos-a-las-empresas-y-los-de-las-personas-es-muy-positivo/prontus_df/2013-06-18/215524.html

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.