Bachelet delante una encrucijada sin salida: sólo le resta una solución, abandonar el ideario socialista

0 309

Punto de inflexión para superar la crisis política

Más allá de las evidentes desprolijidades del anuncio, la Presidenta debe aprovechar el cambio de gabinete para rectificar profundamente el rumbo de su administración./ 08/05/2015 – 04:00

 

LA PRESIDENTA Michelle Bachelet ha sorprendido al país tanto por la forma como el fondo del anuncio de cambio de gabinete,  efectuado ayer durante la meritoria entrevista televisiva que le hacía Mario Kreutzberger. Más allá de las evidentes e inéditas desprolijidades del anuncio, el cambio de gabinete es la oportunidad para que ella rectifique profundamente el curso que ha adquirido su administración, y así logre superar la grave crisis política en que se encuentra el país y el estancamiento que se aprecia en su economía.

El hecho que le haya pedido la renuncia a todo el gabinete aleja su anuncio de los ajustes puntuales que suelen hacer los mandatarios, y lo identifica más bien con la decisión de hacer un reemplazo general del equipo de gobierno que la acompañará en una segunda etapa de su administración.  En este nuevo período, necesariamente con nuevos responsables en la conducción política y sectorial, se requiere superar prioritariamente la crisis de confianza y de credibilidad que ha impactado centralmente al Gobierno y a la Presidenta, a partir del Caso Caval y las denuncias de aportes ilícitos a las campañas electorales.  Para ello, quienes asuman esa conducción deberán estar exentos de cualquier cuestionamiento en relación a esos casos, para que no se repita el “goteo” de información y denuncias que tanto daño han causado en las últimas semanas. El tiempo probablemente demostrará que así como se cometió un error en no dimensionar el impacto de las denuncias vinculadas al caso Caval, también se lo ha cometido con no sopesar cuán intransigente ha demostrado ser la ciudadanía -como han capturado las encuestas- en el tema “boletas” e “informes” que las respaldaban.

Pero esa rectificación también debe incluir la forma como se ha pretendido llevar a la práctica el programa de gobierno de la última campaña, porque cumplir con las promesas no involucra, como se ha pretendido, transformarlas en la versión más radical e ideologizada en cada una de las áreas específicas, como es posible apreciar  por ejemplo con la reforma educacional. También sería un error no sopesar el amplio rechazo que exhibe en las encuestas este tipo de reformas y los ministros que, como el de Educación, las han impulsado. La ciudadanía no ve con buenos ojos estos propósitos refundacionales y desconfía de quienes pretenden recuperar apoyo sobre la base de una versión cada vez más extrema de lo que perfectamente podrían ser reformas con amplia discusión y que recojan consensos mayoritarios. 

Probablemente el resultado práctico más esperado por el país es que se despejen las incertidumbres que han llevado a un estancamiento del país y a que la economía exhiba un pobre desempeño en lo que va de esta administración. Para ello ciertamente es indispensable revisar propuestas como la reforma laboral y el reciente e impreciso anuncio de cabildos y consultas para desembocar en una nueva Constitución, incertidumbre que ha impactado negativamente las ya alicaídas expectativas.

Los errores cometidos en el anuncio del cambio de gabinete -como las 72 horas de plazo futuro y el lamentable paréntesis de desautorización del ministro de Relaciones Exteriores- deberían ser dejados atrás con un nuevo gabinete sin cuestionamientos y con una conducción que recupere la prudencia y sensatez en la gestión gubernativa.

http://www.latercera.com/noticia/opinion/editorial/2015/05/894-628691-9-punto-de-inflexion-para-superar-la-crisis-politica.shtml

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.