Aritmética simple de la reforma tributaria

0 233

La reforma tributaria tendrá un efecto negativo sobre la inversión, el crecimiento y el empleo, pero de una magnitud modesta. por Joseph Ramos – 15/04/2014 – 04:00
Me cuesta creer que la reforma tributaria vaya a producir un colapso de la inversión y el crecimiento. Pero tampoco creo que no tendrá efecto. El tema es la magnitud de su impacto. Hay estudios serios para todos los gustos, mas el sentido común y una aritmética simple pueden ayudarnos a acotar el debate.
Para que la reforma no impacte sobre la inversión (como aducen las autoridades), toda la mayor recaudación (tres puntos de PIB) tendría que venir de un menor consumo de parte de los adinerados. Se me hace difícil pensar que tres puntos de ingreso disponible menos sólo provengan de una reducción de consumo de los afectados y nada de su ahorro. Pero me parece igualmente exagerado suponer que los tres puntos de recaudación adicional sólo reduzcan su ahorro y nada su consumo (como pensarían esos que temen un enorme impacto sobre la inversión).
Por el contrario, los modelos convencionales suponen que el consumo así como el ahorro son una fracción del ingreso disponible permanente. Por consiguiente, si fuera el caso que los adinerados (mayormente afectados por el FUT) ahorrasen hasta un tercio de su ingreso permanente disponible (un supuesto bastante generoso) y consumieran 2/3 por cada $ 100 menos de ingreso disponible, su consumo caería en $ 67, mientras su ahorro caería en $ 33. Como se supone que la sola eliminación del FUT recaudará cerca de 1,5% del PIB, la caída en ingreso disponible por este motivo sería de 1,5% del PIB.
Por tanto, el ahorro caerá no en 1,5 puntos de PIB, sino en 0,5 puntos (ya que los afectados ahorran la tercera parte de su ingreso disponible). Por consiguiente, la inversión caería a lo sumo en 0,5% del PIB, y eso en el supuesto extremo de que no se acuda a tomar prestado en el exterior para financiar la inversión deseada (supuesto extremo que exagera el impacto negativo del ahorro sobre la inversión).
Habría que comparar esta caída no con la inversión bruta anual (23,6% del PIB), sino con la inversión neta, después de depreciación (tal vez 10 puntos de PIB menos, o 13,6% del PIB). Por tanto, la caída porcentual de la inversión neta sería 3,7% (0,5/13,6). Por lo que el crecimiento económico -por simple regla de tres- ya no sería 5% (nuestro actual PIB tendencial), sino algo menor, 4,8% (3,7% menos de 5%).
Finalmente, no olvidemos el impacto del otro 1,5% de PIB que se recaudará en impuestos diferentes al FUT. Sin embargo, han de tener un menor impacto, ya que, a diferencia del FUT, estos no incentivan el ahorro. De ahí que este 1,5% de PIB en mayores impuestos reducirá el crecimiento, tal vez en un 0,1% adicional. Por tanto, el efecto total de la reforma sobre el crecimiento será de reducirlo en 0,3%, o sea, a 4,7%. Tienen razón los críticos, que la reforma tributaria tendrá un efecto negativo sobre la inversión, el crecimiento y el empleo, pero es de una magnitud modesta. Exageran los que anticipan una debacle.
Toda décima vale. Chile no es tan rico que puede darse el lujo de mirar en menos un 0,3% menos de crecimiento. Sin embargo, no se puede evaluar la reforma sólo a base de su costo. Deben incluirse también sus beneficios. Si gran parte de la mayor recaudación fuera hacia la educación y efectivamente lograra mejorar la calidad de la enseñanza pública y subvencionada, habría algo menos de capital físico (la caída en inversión), pero mucho más capital humano. Mas nada de esto es automático. Si se malgastan los recursos -en cosas, por muy loables que sean, que no mejoran el capital humano-, o se invierte en educación pero en hacer más de lo mismo, sin vincular los mayores gastos a mejoras en la calidad, la reforma tributaria habrá sido una oportunidad perdida.
http://www.latercera.com/noticia/opinion/ideas-y-debates/2014/04/895-573975-9-aritmetica-simple-de-la-reforma-tributaria.shtml

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.