Al aguaite

0 303

“¿No son acaso las zozobras económicas y bursátiles solo la punta del iceberg de movimientos de capas tectónicas muy profundas de la historia, que el ruido ambiente no deja escuchar ni ver?…” Columnistas   Jueves 20 de junio de 2013 Cristián Warnken

(…) Son muy pocos los que realmente están atentos o interesados en entender lo que viene, la hierba que florece de noche. Es poco estimulante retroalimentarse de lo mismo reciclado en distintos formatos, porque es ese “lo mismo” lo que se está cayendo a pedazos en cámara lenta.

(…) Las categorías en las que estamos prisioneros mentalmente no nos permiten anticipar derrumbes ni oír la nueva hierba crecer. Nuestro mundo no es el mismo que el de ayer, pero su novedad no se reduce a lo tecnológico o virtual. Eso es sólo lo más obvio. Para ir más allá hay que acercarse a los que están haciendo un mundo nuevo, aquellos que hoy son islas, pero que mañana formarán un archipiélago. Me sorprendo todos los días con gente joven o de espíritu joven que está creando, soñando, viviendo ya de otra manera. Eso alimenta mi esperanza y ecualiza mi natural tendencia a la queja ante todo lo absurdo, vulgar, ramplón que tiene tanto micrófono y tanta portada hoy.

Habría que hacer un Arca de Noé de las palabras más silenciosas que hoy estén naciendo en el mundo, lejos de la pauta impuesta. Ahí nos daríamos cuenta de que hay recursos creativos y espirituales para enfrentar las inevitables tormentas que vienen o en las que ya estamos. Hay un instinto de vida que nos salvará de naufragar en las alcantarillas, el mismo que permitió al soldadito de plomo volver a casa, en ese memorable cuento de Andersen. Hay que saber buscar esos barquitos de papel que hoy están mejor preparados que los “Titanic” para las catástrofes.

Y las grandes crisis son sólo la otra cara de grandes oportunidades. ¿No son acaso las zozobras económicas y bursátiles sólo la punta del iceberg de movimientos de capas tectónicas muy profundas de la historia, que el ruido ambiente no deja escuchar ni ver? Estamos parados sobre grietas que anuncian inmensos movimientos de tierra.

Pero, ¿dónde se están incubando los pensamientos “con pies de palomas” que movilizarán al mundo en las próximas décadas? Claramente, no en los lugares donde sólo imperan ideas hechas que ya no dan cuenta del nuevo mundo que está a punto de romper el cascarón. Difícilmente saldrá de ahí lo nuevo, lo naciente.(…)

Es la hora de callar y de oír, de “estar al aguaite” -como dicen en el campo- atentos a eso que está “temblando en el aire”, a un palmo de nuestras narices. Eso intento hacer en estos días previos al inicio del invierno, estación que invita -como nos enseñan los árboles- a replegarse, a “guardarse”, a acumular savia para preparar los brotes de la próxima primavera.

http://www.elmercurio.com/blogs/2013/06/20/12776/Al-aguaite.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.