Semana Santa a oscuras

0 549

Estimados radioyentes

Esta Semana Santa, por primera vez en su vida y ciertamente en la historia de la Cristiandad las Iglesias estarán voluntariamente cerradas en todos los países del mundo occidental.

No será el fruto de una persecución comunista ni en consecuencia de un terremoto, sino de un microscópico virus que está causando víctimas y contagios por doquier.

Si nosotros -como católicos- no podemos dejar de sentir la ausencia de los ramos del Domingo, de las visitas a los Monumento eucarísticos después de la Misa del Jueves Santo; de la tristeza del Viernes, día de la crucifixión; de la esperanza del Sábado, víspera de la Resurrección y de las alegrías del Domingo de Pascua, imagine Ud. la amargura que tendrán los españoles, especialmente los andaluces en esta Semana Santa.

Sí, pues no hay duda que la región en la que se conmemora con más convicción, sentimiento y arte la Semana Santa es en la de Andalucía, en el sur de España.

Es allí donde salen los “pasos” con sus varales de plata y sus imágenes impresionantemente vivas y dolorosas, en un aire de incienso, en un recogimiento general, sólo interrumpido por una “saeta” en la que un hombre o una mujer cantan su dolor viendo el inmenso sufrimiento de una Madre de un Dios crucificado.

Si Ud. ha tenido la oportunidad de ver o de presenciar la Semana Santa en Sevilla, o en cualquier ciudad andaluza, entenderá mejor la sensación de orfandad que tendrán en estos días los andaluces católicos, e incluso los no católicos, pues de tal modo las conmemoraciones se hacen generales que a bien decir nadie puede quedar ajeno a ellas.

Sin embargo, si hay una característica noble y admirable del pueblo español, es la de no llorar delante de la adversidad. Al contrario, ellos saben mirarla de frente y desafiarla con altanería y espíritu de Fe.

Son precisamente estas virtudes las que encontramos reflejadas en el poema del andaluz  Paco Antonio Linares, titulado “Hay quien dice y no es verdad”.

Las compartimos con Ud. para que pueda unirse al mismo espíritu en estos días de encierro y de coronavirus.

https://www.youtube.com/watch?v=0HieKk8I3SI

Esperamos que le haya gustado poder oír este poema dedicado a todos aquellos andaluces que están haciendo de estos días un servicio para ayudar a quienes se han contaminado del virus.

Hay en esta actitud una auténtica manera, ciertamente la mejor, de unirse a los sufrimientos de Aquel que cargó con nuestros pecados yendo hasta lo alto del Calvario con su Cruz. Es la de cargar con nuestra cruz, grande o pequeña, que Dios nos manda todos los días de nuestra vida.

Eso lo obtendremos sólo con la ayuda de su Santísima Madre y a Ella debemos recurrir todas las veces que caigamos bajo su peso.

***

Le deseamos a Ud. y familia una Santa pascua de Resurrección, con la certeza de que después de la noche Dios siempre manda la luz, y que lo bonito es creer en ella mientras más oscuridad haya a nuestro alrededor.

Y recuerde que nos puede seguir, semana a semana en esta Su emisora o en nuestra página web Credo Chile.cl

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.