“Protectora de la perversión de los niños que consiguen nacer”.

0 109

Conflictivo video de la Protectora de la Niñez

Estimado radioyente:

Si a Ud. que nos oye le preguntasen, cuántas veces le dijo a su hijo “no”, y cuántas veces le dijo “si”, ciertamente le sería difícil responder. Pero si le preguntasen si le dijo más veces “no” que “sí”, Ud. no tendría duda en responder que muchas veces más “no” que “sí”.

Esa es la regla común de la buena enseñanza.

Los menores de edad vienen al mundo ignorando todo y es necesario ir de a poco y con cariño indicándoles lo que deben y lo que no deben hacer. Y como todos venimos al mundo ya marcados por la ignorancia y las inclinaciones desordenadas de la naturaleza, fruto del pecado original, nuestros padres debieron corregirnos y decirnos que “no”, muchas más veces que las que nos dejaron hacer lo que queríamos.

Esta misma regla aplicó el mismo Dios Padre con relación a sus criaturas.

Cuando en el Monte Sinaí, le entregó las Tablas de la Ley a Moisés, en ellas estaban escritos los 10 Mandamientos por los cuales, nosotros, sus hijos, deberíamos guiarnos. Y en esos Mandamientos –no está demás recordarlos-  se nos dice 10 veces que “no”.

No tendrás dioses ajenos delante de mí, No te harás imagen; No tomarás el nombre de Yahveh tu Dios en vano; Acuérdate del día de reposo para santificarlo; Honra a tu padre y a tu madre; No matarás; No cometerás adulterio; No hurtarás; No hablarás contra tu prójimo falso testimonio; No codiciarás (la casa de tu prójimo); No codiciarás (la mujer de tu prójimo); No codiciarás (los siervos, los animales, ni cualquier otra cosa de tu prójimo)”.

Por eso mismo, cuando se habla de educar, se entiende que mucho más que mostrar “derechos”, se deben indicar “deberes”, es decir, los “no” a que estamos obligados por la ley de Dios y la de los hombres.

Esto que acabamos de decir es tan evidente y Ud. lo sabe tan bien, que me preguntará ¿cuál es el motivo para tener que recordarlo ahora?

El motivo es simple y público.

La semana pasada la Defensoría de la Niñez lanzó en las redes sociales un video titulado “El llamado de la naturaleza”, en el que un grupo de niños canta y baila al ritmo de una canción cuya letra ha sido objeto de serios reparos debido a sus contenidos alusivos a la rebelión, la revolución y a “saltarse los torniquetes”, en lo no puede entenderse sino como una alusión a las violentas evasiones masivas que antecedieron a los hechos del 18 de octubre de 2019.

Delante del hecho un grupo de parlamentarios inició un proceso de recolección de firmas para recurrir a la Corte Suprema, con el fin de solicitar la destitución de Patricia Muñoz, defensora de la Niñez y responsable del video en cuestión.

De acuerdo a lo sostenido por los diputados que promueven su destitución, quien dirige una institución pública destinada al resguardo de los derechos de los niños y los adolescentes no puede promover la desobediencia civil, como lo hace el video.

Por su parte, la Defensoría de los Derechos del Niño rechazó los cuestionamientos, y lamentando que se hubiera malinterpretado una pieza musical cuyo objetivo consistía en visibilizar los derechos de los niños.

Sin embargo, lo que se encuentra por detrás de esta polémica, son dos formas de entender lo que debe ser la defensa de los menores de edad y de sus “derechos”.

Comencemos por el primero y el más fundamental de los derechos: el de nacer.

La misma Directora que realiza este video, considera que los niños antes de nacer no tienen derechos. Es decir, ella es favorable a que se les elimine por cualquier motivo, sin culpa ninguna.

Cuando, en 2018 asumió su cargo, ella declaró: “El que está por nacer no es un niño”. De acuerdo a CNN, al ser consultada sobre si no le parecía que como defensora de los derechos del niño su postura era “una contradicción”, Muñoz respondió: “Yo protejo al niño nacido (…)  El que está por nacer no es un niño“.

Es decir, ella no defiende, al contrario, combate el derecho de nacer. Sólo dice proteger a lo que ya nacieron, pero como se verá tampoco a ellos los defiende.

Sí, porque el segundo derecho del niño es el de nacer en una familia, con padre y madre.  Tal derecho es reconocido por la Declaración Universal de los Derechos del Niño.

En efecto, la declaración laica de las Naciones Unidas,  considera que: “la familia, como grupo fundamental de la sociedad y medio natural para el crecimiento y el bienestar de todos sus miembros, y en particular de los niños, debe recibir la protección y asistencia necesarias para poder asumir plenamente sus responsabilidades dentro de la comunidad”. Y agrega que: “Reconociendo que el niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión”.

Al contrario de tales conceptos, la señora Muñoz se declara favorable a la ideología de los derechos sexuales y reproductivos, en virtud de los cuales las personas pueden tener todo tipo de relaciones independientemente de si ellas están ordenadas a la procreación y realizadas dentro de la vida esponsal con la finalidad procreativa.

Esta ideología es una nueva forma de llamar lo que los comunistas establecieron en la Unión soviética en 1917: el fin de la familia, el amor libre y las guarderías infantiles en manos del Estado para los que nacieran de esas uniones.

Pero, hay más. Tales derechos sexuales son sin límite de edad, por lo cual, las relaciones sexuales con menores de edad, que aún son consideradas como un delito, dejarán de serlo y los niños podrán ser objeto de perversión a partir de la más baja edad.

De acuerdo con información del lobby homosexual, el pasado 3 de diciembre, “La Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, se reunió con el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) acordándose diversas medidas y acciones para  garantizar en Chile la plena igualdad de derechos de los niños, niñas y adolescentes lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersex y queer (LGBTQ+).

La noticia informa también que acordaron “medidas conjuntas para igualar edad de consentimiento sexual entre adolescentes homosexuales y heterosexuales (…) Con miras a derogar el artículo 365 del Código Penal que establece en 18 años la edad de consentimiento para homosexuales, mientras para heterosexuales es de 14 años. El Movilh felicitó además a la defensora Muñoz por el video ‘El llamado de la Naturaleza’ y se acordó potenciar los derechos de filiación y adopción de los/as niños/as criados por parejas del mismo sexo”.

A pesar de este apoyo recibido por parte del lobby homosexual, la directora de la Protección del Niño terminó sacando el video de la página de la institución. Sin embargo, su currículo y todas las declaraciones que hemos comentado, no dejan duda de que esta medida no significa sino un paso atrás para poder dar dos más adelante.

No queremos cansar a nuestros auditores con más basura moral del organismo que se hace llamar Protección de los Derechos del Niño, pero que se debería llamar más propiamente, “protectora de la perversión de los niños que consiguen nacer”.

Lo más absurdo de todo es que esta sistemática campaña de demolición moral de nuestra niñez, quizá de sus hijos o de sus nietos, se lleva a cabo con el dinero que Ud. y todos los contribuyentes entregan al Estado.

¿No le parece que es necesario protestar, oponerse, estar vigilantes?

Es por este motivo que hicimos este comentario. Para que Ud. y todos los padres de familia sepan, conozcan sus derechos y esté prevenidos a defenderlos cuando se les quiere arrebatar lo más sagrado: la inocencia de sus hijos.

Concluimos este comentario con la sentencia de Nuestro Divino Redentor condenando a quienes perviertan a un niño. “Pero al que haga pecar a uno de estos pequeñitos que creen en Mí, mejor le sería que le colgaran al cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y que se ahogara en lo profundo del mar”.

***

Gracias por su audición y recuerde que nos puede seguir en esta Su emisora, semana a semana en este mismo horario o a través de nuestra página web: Credochile.cl

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.