Candidaturas y Aborto

0 328

Descargar Audio

Estimado radioyente:

En estas semanas los diferentes partidos políticos se encuentran concentrados en la designación de sus candidatos para las primarias de las elecciones presidenciales y legislativas. Probablemente, dentro de poco tiempo estarán todas ellas definidas para comenzar el debate previo.

Si bien aún no es cierto quiénes serán definitivamente todos los candidatos, al menos una cosa es indiscutible: el debate entre ellos se deberá centrar en la continuidad o no de las reformas implementadas por el actual Gobierno.

En este sentido, las próximas elecciones constituirán  un verdadero plebiscito para la aprobación o rechazo de sus reformas, y de ellas,  la que concentra mayor importancia y gravedad, por ser una cuestión de vida o de muerte, es  la legalización del aborto.

No se entendería al respecto una omisión por parte de los candidatos. Así, será una obligación de “transparencia” y de autenticidad democrática la definición de quienes pretenden obtener el voto del electorado. Una definición –valga la redundancia- meridianamente clara y sin ningún tipo de “matices”.

Más aún,  si se quiere disminuir la bajísima participación de los electores, el modo más eficaz para conseguirlo será hablar de los temas que les interesan a todos, y entre ellos particularmente, de la legalización o no del aborto.

“Quitarle el bulto” al asunto, esquivando las definiciones, será un falseamiento de lo que constituye una auténtica democracia, pues si alguien aspira a ser nuestro representante, no puede omitirse en uno de los temas centrales de la vida nacional.

Por su parte, corresponderá a las autoridades eclesiásticas iluminar las conciencias de los católicos al respecto de este tema vital, recordando la imposibilidad moral de dar el voto en quienes se manifiesten a favor de la introducción de la ley de la muerte a los inocentes no nacidos.

Tal obligación ha sido varias veces proclamada por los Pontífices, y en la recién pasada visita ad limina del Episcopado Nacional, el Papa volvió a repetir que a los políticos pro abortos no se les puede dar la comunión.

En efecto, De acuerdo a las enseñanzas del Magisterio Pontificio, no es lícito apoyar con su voto a ningún proyecto de ley que atente contra el derecho sagrado a la vida dado por Dios. Así lo afirma claramente S. Juan Pablo II en su Encíclica “Evangelium Vitae” del  25 de marzo, solemnidad de la Anunciación del Señor, del año 1995,:  Dice textualmente el Papa: “En el caso pues de una ley intrínsecamente injusta, como es la que admite el aborto o la eutanasia, nunca es lícito someterse a ella, ‘ni participar en una campaña de opinión a favor de una ley semejante, ni darle el sufragio del propio voto”

Quizás, algún auditor nos puede formular  algunas preguntas sobre este tema. Pasamos entonces a formular y responder algunas de ellas, de acuerdo a una declaración firmada por varios Obispos de Chile al respecto del proyecto de aborto:

Esto de no poder votar por un candidato que esté a favor del aborto, ¿es una opinión personal de algunos Obispos o es doctrina común de la Iglesia?

Es doctrina común de la Iglesia. El Catecismo de la Iglesia Católica establece de modo vinculante para todo católico y en general para todo cristiano: “La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida” (Canon n° 2270).

Por lo anterior no existe, ni puede existir, para un católico candidato el derecho moral de dar su voto a un candidato a la Presidencia o al Poder legislativo y que sea abortista.

Otra pregunta podría ser: Sin embargo la Iglesia también respeta la autonomía de las conciencias, ¿Esta prohibición no fuerza indebidamente las conciencias?

De ningún modo, pues el juicio de la conciencia no debe ser el de una arbitraria autonomía, sino que debe conformarse a la verdad. La Fe nos enseña que esa Verdad es Cristo, Nuestro Señor.

Por lo anterior, la conciencia, cuando está rectamente formada, no puede apoyar estas iniciativas legales pues ellas son contrarias a la Ley del Creador. La obligación de los Pastores es de iluminar las conciencias; y al hacerlo, no las están forzando, sino ayudando en su difícil tarea de legisladores que quieren ser coherentes con su Fe.

Pasamos a otra pregunta: ¿Cuáles son entonces las condiciones necesarias para dar el voto a un candidato?

Los candidatos, que quieran representar en el Congreso a los fieles católicos,  deben oponerse  a esta iniciativa del aborto, y así dar un valeroso testimonio de su fidelidad a Aquel que dijo, “Yo soy el camino, la Verdad y la Vida” (S. Juan 14:6).

Y si el candidato está a favor del aborto, pero tienen otras cosas positivas,  ¿un católico puede darle el voto?

En ningún caso. Recordamos a los fieles la prohibición moral de dar el voto a favor de un candidato que haya apoyado el Proyecto de aborto. Independientemente de las legítimas opciones políticas que cada uno pueda tener, a los católicos también les cabrá la prohibición moral de dar el voto a favor de un candidato que haya apoyado el Proyecto de aborto.

***

Como Ud. puede ver estimado radioyente, el tema es estrictamente un problema de conciencia, que excede a cualquier preferencia política, y es desde esa perspectiva que lo tratamos en este programa que nunca  entra en cuestiones partidarias ni en temas de política contingente.

Es con el objetivo de ayudarlo a Ud., como padre o madre de familia o joven votante,  a saber orientar sus preferencias y sus deberes de católico.

Para comprender lo que puede hacer el amor de una madre, le propongo este corto testimonio proporcionado por una médica argentina en un canal de TV “argentinos alerta.org” y que nos muestra de qué es posible el amor de una madre.

Inserir del 0,5’ al 1,5’

Muchas gracias por su audición, y recuerde que nos puede seguir en www.accionfamilia.org o en esta misma SU emisora en la próxima semana a esta misma hora.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[i] Cfr. decimoséptimo de mi Pontificado. IOANNES PAULUS PP. II.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.