Piñera: ¿La última traición?

0 96

Piñera y matrimonio homosexual

Estimado radioyente:

Si Ud. oyó el Mensaje del presidente Piñera de la semana pasada o escuchó los comentarios a su respecto, debe haber visto que algunos parlamentarios de su propio sector político lo calificaron como una “traición”.

No nos vamos a referir aquí a la cuestión política que subyace en esta calificación, sino en el mérito del anuncio que él realizó en el referido Mensaje a la Nación.

De acuerdo a sus propias palabras: “ha llegado el tiempo” de aprobar el matrimonio igualitario en el país y que le otorgará “carácter de urgencia (…) Debemos profundizar sobre el valor de la libertad, incluyendo la libertad de amar y formar familia con el ser amado, y también sobre el valor de la dignidad de todas las relaciones de amor y de afecto entre dos personas”, indicó el mandatario.

Varios aspectos de estas declaraciones presidenciales son profundamente contradictorias con sus propias declaraciones anteriores y con su programa de Gobierno.

Para resumir el tema en 10 razones por las cuales se debe rechazar el llamado “matrimonio homosexual”, le trasmito un interesante compendio realizado por la Sociedad norteamericana de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad y traducida al español por Acción Familia.

  1. No es un matrimonio:

Llamar a esas uniones matrimonio, no las torna tales. El matrimonio siempre ha sido un compromiso entre un hombre y una mujer, ordenado a la procreación y a la educación de los hijos; a la unidad y al bienestar de los cónyuges.

Los promotores del ´matrimonio homosexual proponen la unión entre dos hombres o dos mujeres. Esto niega las diferencias biológicas, fisiológicas y psicológicas obvias entre hombres y mujeres, y que encuentran su complemento en el matrimonio. También niega el propósito primario del matrimonio: la perpetuación de la raza humana y la educación de los hijos.

Dos cosas completamente diferentes no pueden equiparase.

  1. Es una violación de la Ley Natural

El matrimonio no es sencillamente una relación cualquiera entre seres humanos. Es una relación arraigada en la naturaleza humana y que se rige por la Ley Natural.

El precepto más elemental de la Ley Natural es que ´el bien debe ser hecho y el mal, evitado. Por su razón natural, el hombre puede conocer lo que es moralmente bueno o malo. Un acto es moralmente ordenado cuando cumple su finalidad.

La finalidad del acto sexual es la procreación. Impedir este fin, viola la Ley Natural y las normas objetivas de la Moral.

  1. Siempre priva a los niños de tener un padre o una madre

Para su correcta formación, el niño debe ser criado bajo la influencia de sus padres naturales. Esta regla se confirma en las dificultades que afrontan los niños huérfanos, o criados por uno de los padres, un familiar, o un padre adoptivo.

La triste situación de estos niños se convertir en norma para todos los niños de un ´matrimonio homosexual, quienes serán despojados para siempre del modelo de su madre o de su padre natural.

El ´matrimonio homosexual ignora el bienestar de los niños.

  1. Convalida y promueve el estilo de vida homosexual

La legalización del ´matrimonio homosexual presenta como válidas no sólo tales uniones, sino además el estilo de vida homosexual, con todas sus variantes bisexuales y transexuales.

Las leyes civiles influyen de modo muy importante, y a veces decisivo, en la concepción de los patrones de pensamiento y comportamiento de todas las personas.

El reconocimiento legal del ´matrimonio homosexual niega necesariamente ciertos valores morales básicos, rebaja el matrimonio tradicional, y debilita la moralidad pública.

  1. Convierte una mala acción en un derecho civil

Los activistas homosexuales sostienen la opinión de que el ´matrimonio’ homosexual es un asunto de derechos civiles, similar a la lucha por la igualdad racial en los años 60. Esto es falso. En primer lugar, el comportamiento sexual y la raza son realidades esencialmente diferentes. Un hombre y una mujer que quieren casarse pueden ser uno negro y el otro blanco; uno rico, y el otro pobre; etc. Ninguna de estas diferencias es dificultad insuperables para el matrimonio.

Los dos individuos siguen siendo un hombre y una mujer; y, por lo tanto, los requisitos de la naturaleza son respetados.

El ´matrimonio homosexual es contrario a la naturaleza. Dos individuos del mismo sexo, nunca podrán casarse por una imposibilidad biológica infranqueable.

  1. No crea una familia, sino una unión naturalmente estéril

El matrimonio natural tiende a crear familias numerosas.

Por el contrario, el ´matrimonio’ homosexual es intrínsicamente estéril. Si los ´cónyuges’ desean tener un niño, deben violentar la naturaleza por medios costosos y artificiales o deben emplear substitutos. La tendencia natural de tal unión es no crear familias.

Por consiguiente, no podemos llamar matrimonio a la unión de personas del mismo sexo, ni se le puede conceder los beneficios del matrimonio verdadero.

  1. Anula el propósito del Estado de beneficiar el matrimonio

Una de las razones principales por la cual el Estado otorga numerosos beneficios al matrimonio es que, por su sola naturaleza y finalidad, el matrimonio crea las condiciones normales para la educación de los niños, rodeándolos de una atmosfera estable, cariñosa y moralizada. Esto ayuda a perpetuar y a fortalecer la sociedad, lo que es un interés evidente del Estado.

El ´matrimonio’ homosexual no alcanza tales condiciones. Su propósito primario, hablando objetivamente, es la gratificación personal de dos individuos, cuya unión es estéril por naturaleza. Por consiguiente, no tiene derecho a la protección que el Estado extiende al verdadero matrimonio.

  1. Impone su aceptación a toda la sociedad

Al legalizar el ´matrimonio’ homosexual, el Estado se convierte en su promotor oficial y activo. El Estado convoca a los funcionarios públicos a oficiar las nuevas ceremonias civiles, ordena a las escuelas públicas que enseñen a los niños la aceptación del mismo, y castiga a cualquier empleado estatal o particular que exprese su desaprobación.

En la esfera privada, los padres que se oponen al ´matrimonio’ homosexual verán a sus hijos expuestos más que nunca a esta nueva ´moral’.

El Estado castigará a los católicos y a todas las personas de buena fe que no traicionen sus conciencias, que rechacen este ataque al orden natural y a la Moral cristiana.

  1. Es la vanguardia de la revolución sexual

Hoy vemos una revolución sexual nueva, que pide a la sociedad que acepte la sodomía.

Si el ´matrimonio’ homosexual es aceptado universalmente como el paso actual de la ´libertad sexual’ , ¿qué argumentos lógicos podrán detener los pasos siguientes, como son el incesto, la pedofilia, la bestialidad, y otras formas de comportamiento antinatural?

  1. Ofende a Dios

Esta es la razón más importante. Cada violación del orden moral natural establecido por Dios, es un pecado que ofende a Dios. El ´matrimonio homosexual hace precisamente esto. Por consiguiente, alguien que profesa su amor a Dios debe oponerse a este ´matrimonio.

El matrimonio no ha sido creado por ningún Estado. Fue establecido por Dios en el Paraíso para nuestros primeros padres, Adán y Eva.

Como leemos en el Libro del Génesis: ´Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla”. (Génesis 1, 27-28)

Por todas estas razones que hemos expuesto de modo resumido, la Congregación para la Doctrina de la Fe acaba de dar a conocer un texto en el que declara que no se puede dar ningún tipo de bendición eclesiástica a estas uniones.

“Las bendiciones sobre personas están en relación con los sacramentos, la bendición de las uniones homosexuales no puede ser considerada lícita, en cuanto sería en cierto modo una imitación o una analogía con la bendición nupcial[7], invocada sobre el hombre y la mujer que se unen en el sacramento del Matrimonio, ya que «no existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia»[8].

Por todo lo anterior no vemos otra actitud de un chileno cristiano coherente con las enseñanzas de la Santa Iglesia sino rechazar las referidas declaraciones presidenciales, tan inoportunas cuanto dañinas para el bien común de nuestra sociedad.

***

Gracias por su audición y recuerde que nos puede seguir semanalmente en esta SU emisora en esta misma hora. O a través de nuestra página web Credochile.cl

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.