Parlamento Europeo condena los crímenes del nazismo y el comunismo

0 208

Memoria histórica

 

Estimado radioyente:

Probablemente Ud., como la mayor parte de los auditores, no sepan que este próximo domingo 23 será el día consagrado por el Parlamento Europeo para recordar las víctimas del comunismo ocurridas desde el Pacto realizado entre la Rusia soviética y la Alemania nazi, conocido como el Pacto Ribbentrop-Molotov, el nombre de los firmantes.

El pacto se firmó en Moscú el 23 de agosto de 1939, nueve días antes de iniciarse la Segunda Guerra Mundial El Pacto Ribbentrop-Molotov fue seguido por el Tratado Germano-Soviético de Amistad, Cooperación y Demarcación y la solicitud de Stalin para unirse al Eje en 1940.El principal elemento era que ninguno de los países celebrantes entraría en alguna alianza política o militar contraria al otro, lo cual implicaba en la práctica que la Unión Soviética rechazaría integrarse a cualquier bloque formado contra el Tercer Reich.

No obstante el tratado contenía un Protocolo adicional secreto2​ (solo para conocimiento de los jerarcas de ambos gobiernos, no reveladas al público) donde el Tercer Reich y la Unión Soviética definían el reparto de la Europa del Este y central fijando los límites de la influencia alemana y soviética mediante mutuo acuerdo, determinando que ambos fijaban pactos para no interferir en sus zonas de influencia mientras reconocían los intereses de cada uno sobre ciertos territorios de Europa Oriental.

Así, el Pacto establecía que Polonia quedaría como zona de influencia que se repartirían entre ambos estados mediante un común acuerdo que tuviese en cuenta los intereses mutuos, mientras que la Unión Soviética lograba que Alemania reconociese a Finlandia, Estonia, Letonia y Besarabia como zonas de interés y, más tarde, también a Lituania, aunque a cambio la Unión Soviética se comprometía a respetar los intereses especiales de Alemania sobre la ciudad de Vilna.

Las consecuencias del Pacto fueron desastrosas para el futuro de Europa. Ellas aceleraron la 2ª guerra mundial y aseguraron a la URSS el dominio por más de medio siglo de toda Europa del Este, incluida Polonia. Lo que en la práctica significó la expansión del comunismo por todo el mundo y la mayor amenaza para el mundo libre a lo largo de todo el siglo XX.

Curiosamente, los crímenes del nazismo fueron conocidos, juzgados en el famoso juicio de Nuremberg y sus autores condenados a pena capital. De los crímenes del comunismo y de sus autores, hasta ahora el mundo espera un juicio y sus autores vivieron y murieron impunemente.

Por este motivo, es que el Parlamento Europeo aprobó el pasado 19 de septiembre del año 2019 la denominada Resolución sobre la importancia de la memoria histórica europea para el futuro de Europa, que condena los crímenes cometidos por los regímenes nazi y comunista a lo largo del siglo XX.

El texto coincide con la conmemoración del 80º aniversario del estallido de la Segunda Guerra Mundial y recuerda cómo fue el Pacto Molotov-Ribbentrop firmado en 1939 entre la Unión Soviética y la Alemania nazi, al que siguió la invasión de Polonia, primero por Hitler .

También recuerda que los regímenes nazi y comunista cometieron asesinatos en masa, genocidios y deportaciones y que fueron los causantes de una pérdida de vidas humanas y de libertad en el siglo XX a una escala hasta entonces nunca vista en la historia de la humanidad.

La resolución evoca asimismo los atroces crímenes del Holocausto perpetrado por el régimen nazi y condena los actos de agresión, los crímenes contra la humanidad y las violaciones masivas de los derechos humanos perpetrados por los regímenes comunista, nazi y otros regímenes totalitarios.

La resolución destaca asimismo que, mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Núremberg, sigue existiendo la necesidad urgente de sensibilizar sobre los crímenes perpetrados por el estalinismo y otras dictaduras, evaluarlos moral y jurídicamente, y llevar a cabo investigaciones judiciales sobre ellos.

Por eso estima necesario mantener vivos los recuerdos del trágico pasado de Europa, con el fin de honrar la memoria de las víctimas, condenar a los autores y establecer las bases para una reconciliación basada en la verdad y la memoria.

Pide a todos los Estados miembros que conmemoren este 23 de agosto como Día Europeo Conmemorativo de las Víctimas del Estalinismo y del Nazismo.

Para conocer más respecto a los referidos crímenes del comunismo, conviene leer “El libro negro del comunismo: crímenes, terror y represión (1997), escrito por profesores universitarios e investigadores europeos de izquierda y editado por Stéphane Courtois, director de investigaciones del Centro Nacional para la Investigación Científica. Allí se señala que  «…el comunismo real […] puso en funcionamiento una represión sistemática, hasta llegar a erigir, en momentos de paroxismo, el terror como forma de gobierno». De acuerdo con las estimaciones realizadas, cita un total de muertes que «…se acerca a la cifra de cien millones».

El propósito de sus autores fue catalogar los diversos actos criminales (asesinatos, tortura, deportaciones, etc.) que son el resultado de la búsqueda e implementación del comunismo (en el contexto del libro, se refiere fundamentalmente a las acciones de Estados comunistas). El libro se publicó originalmente en Francia y en español fue publicado en 1998 por las editoriales Espasa Calpe y Planeta en 1998.

La introducción, a cargo del editor, Stéphane Courtois, mantiene que “El análisis detallado del total de muertos es el siguiente: 60 millones en la República Popular China, 20 millones en la Unión Soviética, 2 millones en Corea del Norte, 2 millones en Camboya, 100000 en los regímenes comunistas de Europa oriental, 100000 en Latinoamérica, 30 mil en África, 100000 en España Represión en la zona republicana durante la Guerra Civil Española.

El libro, entre otras fuentes, usó material de los entonces recientemente desclasificados archivos del KGB así como de otros archivos soviéticos.

Sin embargo, a pesar de que todos estos crímenes constituyen el mayor genocidio conocido en la Historia de la humanidad, hay todavía un crimen mayor realizado por el comunismo. Ha sido la destrucción sistemática de la institución de la familia, por la introducción del divorcio, del aborto y del amor libre.

Tal política llegó a tales excesos que con posterioridad, el mismo régimen comunista tuvo que intentar disminuir sus nefastas consecuencias pues el número de niños sin padres, de madres solteras y de disminución de la natalidad llegó a tasas nunca ates conocidas en esa infeliz nación.

Hoy Rusia es el único País del mundo que disminuye su población en números absolutos. Tal disminución alcanzó un punto máximo en 2018 cuando, por primera vez en una década, la población rusa cayó en términos absolutos, reduciéndose en 93.500 personas hasta los 148,8 millones de habitantes, de acuerdo al Servicio Estatal de Estadísticas ruso (Rosstat). Las proyecciones para el futuro tampoco son alentadoras. Según estimaciones de la ONU, Rusia perderá sobre un 8% de su población para 2050.

***

En todo caso, a pesar de que ese crimen contra la familia no será recordado este Domingo próximo, porque gran parte de las naciones del mundo libre le han seguido paso en esas políticas, al menos el hecho de poder recordar el de sus víctimas materiales, ya es algo importante y necesario de ser conocido. Por eso le dedicamos este programa para Ud. y su familia.

Muchas gracias por su audición y recuerde que nos puede seguir en esta SU emisora o a través de nuestra página wwwcredochile.cl

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.