La Fiesta del Rodeo y los intentos contra ella

0 33

Descargar Audio

Estimado radioyente:

El clima de primavera llega vistiendo los árboles de flores y aromas. Los pájaros encantan con el trinar y sus vuelos caprichosos y los días se hacen más templados y largos. Todo este conjunto de circunstancias contribuye a hacer del próximo mes de septiembre, el mes de la Patria, una fecha especialmente esperada y celebrada  por las familias chilenas.

Todo cambia en estas ocasiones: las personas quedan más amables, las comidas se vuelven más apetitosas, los asados más frecuentes  y las fiestas de antigua usanza más atractivas.

Pero este clima de patriotismo no viene de tiempos recientes, él se forjó muchos siglos atrás,  antes incluso de nuestra independencia nacional, cuando todavía la agricultura y la ganadería  eran la principal fuente de trabajo del País, y ellas eran arduas y difíciles pues los caminos eran precarios, y las condiciones generales de Chile eran de mucha pobreza.

Entre las actividades de la vida del campo estaba la separación de los animales de acuerdo al servicio que debían prestar; unos irían a la crianza, otros a la engorda y otros al matadero. La separación de los vacunos se hacía de a caballo, con los equinos descendientes de los que habían traído los españoles al inicio de la conquista.

De esa necesidad nació, a lo largo de las generaciones, como todo aquello que es natural y orgánico, un deporte que caracterizó la vida del campo chileno, y con ello la vida cultural de todo el país: el rodeo. Y de ese deporte una verdadera tradición nacional que se fue vistiendo de colores, de chamantos, de espuelas, de caballos corraleros, de jueces de rodeo y de toda una verdadera ceremonia que partiendo de los modestos rodeos vecinales de los fines de semana, fue subiendo de importancia, hasta llegar al champion de Rancagua, meta soñada por todos los jinetes chilenos.

Todo lo que sucede alrededor de este deporte pasó a ser tan característico del ser chileno, que el rodeo se extendió hasta los extremos del país. Desde Arica hasta Punta Arenas hay huasos locales que lo practican y medialunas donde se realizan.

En cierta forma, pretender acabar con el rodeo, equivale a arrancar algo de la expresión más profunda del alma nacional.

Es por esta razón que los recientes anuncios del alcalde comunista de Recoleta y del de Ñuñoa han producido una verdadera conmoción nacional.

Más aún, de acuerdo con información de prensa, el senador Guido Girardi junto con  la organización “Proanimal”  presentó esta semana una iniciativa que prohíbe “las actividades de esparcimiento basadas en el sufrimiento de otro ser vivo”.

“Así como ya no hay esclavos, también debemos cambiar algunas de nuestras tradiciones”, afirmó el senador del PPD

Para la animalista Patricia Cocas “el rodeo es un mal llamado deporte porque se trata de una actividad donde se ganan puntos según el lugar donde golpean al animal y eso no es más que maltrato”.

En sentido opuesto a las prohibiciones de Recoleta y Ñuñoa un agricultor escribió en un diario de la capital.

“Un alcalde comunista busca notoriedad prohibiendo el rodeo chileno en su comuna. (…) . Antes de iniciar su cruzada, el alcalde Jadue debió estudiar un poco más la naturaleza de su enemigo. El rodeo chileno (…) representa lo mejor de nuestras tradiciones, y además es una perfecta interacción entre jinete, caballo y novillo. Nadie maltrata a nadie. En los rodeos se dice en broma que el jinete quiere tanto a su caballo como a su propia mujer. En relación con los eventuales daños que se le producen al novillo, esto ha evolucionado, y para bien. Las normas son muy estrictas, y si el jinete castiga al animal, es inmediatamente sancionado”.

Y, advierte el agricultor Andrés Montero: “El rodeo chileno seguirá más vivo que nunca, y el intento de prohibirlo será respondido con una multitudinaria asistencia en los clasificatorios que se avecinan y con un lleno total en Rancagua 2017. Si el alcalde Jadue cambia de opinión y quiere asistir al Champion de Chile, le recomiendo comprar las entradas ahora, pues se agotarán en corto plazo”.

Similar opinión expresó a Acción Familia uno de los principales representantes del mundo del rodeo, Don Hernán Cruz Castillo, de la VIII Región. “El Rodeo es practicado por más de 35.000 corredores y da trabajo a cientos de miles de personas. Es el segundo deporte en convocatoria, después del futbol, y en las medialunas no existe violencia ni desmanes como en los estadios”.

“Nosotros estamos tranquilos pues pertenecemos a la Orden del Apóstol Santiago, que con su caballo aplastó a los herejes. El caballero se hace arriba del caballo”, concluyó.

Quien expresó estas consideraciones, obtuvo el premio de familia de corraleros, pues ya llevan varias generaciones en las medialunas, y nos dice que a su biniesto de tres meses “ya le quieren poner espuelas”.

***

En realidad, la propuesta comunal y legislativa obedece a una visión completamente anti cristiana de la creación de Dios. De acuerdo al mandato divino enseñado en el Genésis¸ los hombres están llamados a: “Llenar la tierra y someterla”. “Ejerzan dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.” Dice Dios en el Génesis.

Es natural que para un parlamentario que no parece creer en Dios y para un Alcalde que se declara comunista, estas enseñanzas no les importen.

Lo curioso es la palmaria contradicción en que ellos caen. Porque al mismo tiempo que el Senador Girardi quiere evitar que los novillos sean parados de modo brusco  en la quincha de la medialuna, no tiene ningún reparo en promover la matanza de los inocentes en el seno de sus madres a través del aborto.

Pareciera que las costillas de los novillos son más valiosas que la vida de un ser humano en el vientre de su madre.

¿Podrá Ud. conseguir una explicación a este absurdo?

Y, por su parte, el alcalde Jadue, pertenece al partido comunista, que acaba de enviar un saludo a al decrépito dictador Fidel Castro por sus 90 años. Para los secuaces de esa secta, que de acuerdo al Cardenal Ratzinger, constituye “la vergüenza de nuestro tiempo”, los 100 millones de víctimas ocasionadas por sus líderes no significa nada. Lo que sí importa, es que a los animales no los toquen.

Volveremos sobre el tema, en un próximo programa.

Muchas gracias por su audición. Y para concluir lo cerramos con una muy conocida canción del campo chileno. (de las fiestas del campo chileno, el rodeo es lo mejor…)

Gracias por su audición y hasta la próxima semana en esta SU emisora.

Recuerde que nos puede seguir en www.accionfamilia.org

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.