La consagración del Ecuador al Sagrado Corazón de Jesús

0 79

 

Estimados radioyentes,

Junio es el mes del Sagrado Corazón. Una de las mejores formas de celebrarlo es entronizar un cuadro o una imagen del Sagrado Corazón en el hogar. Para incentivarlos a colocar sus familias bajo su protección, haremos en este programa un breve relato de la consagración del primer país al Sagrado Corazón, la que tuvo lugar en Quito, capital de Ecuador, el día 25 de marzo de 1874.

Pero veamos primero el contexto religioso y político que llevó al gran hombre de Estado católico que fue Don Gabriel García Moreno a promover dicha consagración.

A continuación un breve relato de la ceremonia escrito por el mayor historiador del evento, el sacerdote jesuita Severo Gomezjurado, seguido de la oración que fue rezada en la ocasión, recitados por un joven bloguero ecuatoriano:

En Chile, A finales del siglo XIX el padre Mateo Crawley-Boevey, de la Congregación de los Sagrados Corazones, ideó un movimiento de regeneración de las familias y de la sociedad a través de una cruzada moral, y para ello fundó la Obra de la Entronización del Sagrado Corazón en los Hogares en Chile. Posteriormente, abogó por esto en escuelas, colegios, fábricas, hospitales, oficinas públicas y privadas, incluso en las imprentas. Los obispos de Chile publicaron en abril de 1913 una carta pastoral colectiva recomendando la entronización y pidieron a Pío X que enriqueciera con indulgencias especiales dicha práctica. Pío X concedió esto a Chile y Benedicto XV extendió estas indulgencias a todo el mundo

La Armada fue consagrada al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María el día 13 de Agosto de 1989, en un acto litúrgico realizado en la iglesia naval de Las Salinas, por el entonces obispo castrense Mons. José Joaquín Matte Varas, en presencia del Alto Mando naval de la época encabezado por el Almirante José Toribio Merino Castro, a la sazón comandante en jefe de la Armada.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.
¡Done ahora!