Fiesta de San José y día del Padre

0 408

Estimado radioyente:

Este viernes 19 de marzo el santoral católico lo consagra a celebrar la Fiesta de San José, padre adoptivo de Nuestro Señor Jesucristo y esposo castísimo de María Santísima.

Estos simples atributos: “padre adoptivo de un Dios hecho hombre” y “esposo de la Virgen Madre”, ya son suficientes para darnos una imagen de la grandeza a la cual fue llamado este Varón y a la virtud que alcanzó.

Para comprender mejor quién fue San José y por qué le debemos especial devoción daremos lectura  a una meditación escrita por el Profesor Plinio Corrêa de Oliveira en el año 1943, en la revista “O Legionario”,  pero que guarda entera actualidad.

 

Entre las figuras patriarcales del Antiguo Testamento, la personalidad de San José aparece majestuosa y no menos llena de misterios, cuya misión era reflejar sobre el mundo cristianizado como un gigantesco padrón de gloria y de mecenazgo con los óptimos frutos de la Redención.

 

Lo mismo podemos decir, en voz alta, para publicar sin temor que San José es el iris de la esperanza, con todas las virtudes cristianas, desde la blancura de la castidad, al violeta de la humildad, al rojo de la caridad.

Bajo este aspecto y así cubierto, es aclamado por todas las clases sociales como un modelo típico del Protector.

(…)

El padre de familia toma a Sao José como guía y consejero en el cumplimiento de la ardua misión del hogar, ya que es el “Gloria de la vida familiar” como reza la letanía consagrada a su nombre.

Cuánta virtud, qué bienestar no se practica y no se manifiesta en la vida doméstica cuando el ambiente del hogar cristiano está lleno de un ambiente de santidad y rectitud, de fidelidad y de amor.

¡Ah! Si los padres de familia de hoy conocieran el secreto de la vida verdaderamente cristiana, guiarían sus acciones con los ejemplos rectores de San José. La razón de tantos defectos y desórdenes en la familia, se debe, en buena medida, a que los padres no toman al Gran Patrono San José, como guía en la vida del hogar.

El trabajador en su trabajo diario, tan arduo y tan agitado, también debe tomarlo como el modelo original y bien acabado de su profesión, porque San José es el “trabajador ejemplar”-

La Santa Iglesia también se pone al amparo de su patrocinio, ya que el gran Pontífice de la Inmaculada Concepción , el Beato Papa Pío IX, de gloriosa memoria, lo proclamó Patrono Universal de la Iglesia Católica.

En los peligros más apremiantes que puede afrontar la Iglesia, la ayuda, el apoyo y la misericordia de San José se hacen sentir de modo admirable.”

(fin de citación)

Sin embargo, ya que este programa se consagra a la familia, queremos destacar especialmente el papel de Padre por excelencia de San José. Siendo padre adoptivo, él asumió todos los cuidados, toda la educación, toda la formación, del más perfecto de los Hijos. Un Hijo que era al mismo tiempo su Dios hecho carne.

Por ello mismo en muchos países católicos se celebra “el día del Padre” en el 19 de marzo.

Hay ciertas verdades que de tan altas y sobre naturales nos cuesta imaginarlas, pero cuya contemplación nos hace bien considerar. Esta es una de ellas.

Y de modo muy especial en momentos en que la idea del padre e incluso de la madre acaban de ser puestas en tela de juicio durante la discusión realizada en el Senado la semana pasada..

La Comisión de Constitución del Senado inició este jueves 11 de marzo, el debate de las indicaciones presentadas al proyecto de matrimonio, mal llamado “igualitario”. En la ocasión se acordó pedir un informe para analizar cómo se establecerá en la legislación el concepto de “progenitores”.

El senador Juan Ignacio Latorre de Revolución Democrática,  sostuvo que “los progenitores son aquellas personas respecto de las cuales se ha determinado la relación de filiación, es decir su madre y su padre, sus dos madres o sus dos o padres. Si la filiación fue determinada por dos padres, se llamará copaternidad y en el caso que haya sido por dos madres, comaternidad”.

El mismo senador planteó que “las leyes u otras disposiciones que hagan referencia a las experiencias padre y madre o bien, padre o madre u otras semejantes, se entenderán aplicables a todos los progenitores, sin distinción de sexo”.

En resumidas cuentas, Padre y madre ya no querrán decir nada; ni sexo, ni gestación; ni vínculo sanguíneo.

Serán conceptos vaciados de su significado natural. Con lo cual la propia familia, que no es sino la unión de un hombre y una mujer con el fin de la procreación, dejará de inmediato de existir.

¿Qué decir entonces de San José cuando se estudia en el Congreso una ley de este tipo, que no sólo desconoce lo que es un padre, sino que lo iguala a cualquier tipo de progenitor artificial, medicamente asistido y otras formas de violación de la ley natural y de la ley moral?

De ser aprobada esta iniquidad, desaparecerá la noción más elemental de un padre; con ella desaparecerá ipso facto la noción de familia y, en definitiva, las nociones de formación moral, disciplina y orden.

No extraña entonces que estemos sufriendo la subversión de todas las instituciones, cuando la más básica, que es la familia, está siendo sistemáticamente subvertida.

Que San José se apiade de Chile y de sus familias.

Si Ud. quisiera recibir una bonita imagen a su email, mándenos su dirección al correo froma@vtr.net que se la haremos llegar con gusto para que pueda ponerla en algún lugar de destaque de su hogar.

***

Gracias por su audición y recuerde que nos puede seguir, semana a semana en esta SU emisora o en nuestra página web Credo Chile

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.