Farcs y violencia en la Araucana

37

Estimado radioyente:

Para nadie constituyen un secreto las vinculaciones de los grupos terroristas que actúan en la Araucanía con el movimiento de los guerrilleros de las FARCs en Colombia.

Tales vinculaciones han sido más que probadas, tanto por la Fiscalía colombiana cuanto por la chilena. Adiestramiento, viajes, intercambio de manuales operativos y otros vínculos probables, que aún no se conocen, demuestran que el tema de los actos subversivos del sur debe ser analizado con cuidado.

Por esa razón el Plan de Impulso para la Araucanía puede tener importantes consecuencias tanto para desarmar esa guerrilla cuanto para potenciarla. En ese sentido llamó la atención al público el aparecimiento la semana pasada en Santiago del ex presidente Colombiano, Juan Manuel Santos, para dar unas charlas a los Ministros del Interior y de Desarrollo social,  Andrés Chadwick y Alfredo Moreno.

El destaque del visitante así como la importancia de los anfitriones muestra de que no fue sólo un viaje de turismo, sino muy principalmente una especie de asesoría para un plan de pacificación de la Araucanía.

Sin embargo, las credenciales del ex presidente Santos para dar consejos están bien comprometidas. Porque, si bien él fue galardoneado con el premio Nobel de la Paz por ocasión de la firma de los acuerdos de Paz con las FARCs, tal proceso fue rechazado en plebiscito por la mayoría de los colombianos.

Las razones del rechazo son simples de entender, según el comentarista colombiano y Director de la Sociedad Colombiana Tradición y Acción, Eugenio Trujillo Villegas  en artículo difundido mundialmente, bajo el título de: Regreso a las armas

Damos la palabra al Sr. Trujillo:

“Aunque resulte frustrante, el regreso a las armas parece ser el más claro desenlace de los recientes acontecimientos del proceso de paz adelantado en Colombia por el Gobierno del ex-presidente Juan Manuel Santos.

“En este conflicto han estado involucrados los casi 50 millones de colombianos y la guerrilla marxista de las FARC, integrada por menos de 10.000 subversivos. Y claro, también una reducida élite intelectual y política, oculta a los ojos del mundo, que ha presentado falsamente a la minoría marxista y terrorista de las FARC como un verdadero ejército de benefactores del progreso y de la defensa de los derechos humanos.

”Pasaron seis años desde que comenzaron las negociaciones en el 2012, con el aplauso incondicional de las más altas autoridades civiles y religiosas del mundo.  Sin embargo, los resultados concretos de lo que se consiguió hasta el día de hoy son paupérrimos.

”Los principales protagonistas de esta farsa, aplaudidos y adulados por el mundo como si hubiesen sido los grandes gestores de la pacificación de Colombia, poco a poco se van quitando la máscara de mentiras y falsedades. Como era inevitable, comienza a aflorar la realidad de uno de los más grandes engaños de nuestro tiempo. Es de esperar que una vez el mundo conozca toda la verdad de los hechos y sus gravísimas consecuencias, ese aplauso mediático se convierta en censura, en descrédito y en humillación para sus fautores.

“Un primer resultado obtenido fue la espantosa confirmación de que las FARC son el cartel de drogas más grande de Occidente, y que las negociaciones de paz constituyeron una gigantesca operación de lavado de dineros ilegales producidos por el narcotráfico, la minería clandestina, el secuestro y la extorsión. Además, durante todo este proceso el ex-presidente Santos ordenó a las Fuerzas Armadas de Colombia cesar todas las operaciones militares y policiales contra el narcotráfico, contra los cultivos ilegales de coca, y contra los laboratorios de producción de la misma, casi todos ellos monopolizados por las FARC y sus organizaciones satélites. Y, como consecuencia lógica, también se suspendieron las operaciones militares y policiales contra los terroristas, que son los mismos productores de cocaína.

“Como resultado de esta desastrosa política de Estado, Colombia pasó de cultivar 50.000 hectáreas de coca en el 2012, a más de 200.000 en la actualidad, según ha denunciado en forma reiterada e irrefutable el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

“Otro de los resultados inauditos del Proceso, fue la más absoluta impunidad para todos los crímenes de lesa humanidad cometidos por la guerrilla de las FARC.   La mayoría de los terroristas de esta organización que estaban en las cárceles fueron liberados incondicionalmente, y deberán presentarse ante una caricatura de tribunal de “justicia alternativa”, que sin duda les perdonará sus crímenes. Es la llamada Justicia Especial para la Paz -JEP -, que se convirtió en una rueda suelta en el engranaje de la justicia colombiana, y que ya puso en práctica un escandaloso sistema de indultos, perdones y excarcelaciones de guerrilleros.

“Como complemento de esta aberración jurídica, la Corte Constitucional acaba de legislar en una cuestionada y absurda sentencia, que ¡ya no son delitos en Colombia todos los crímenes de abuso sexual cometidos durante el conflicto armado, incluidos la violación de niños y la práctica obligatoria del aborto a niñas menores de edad embarazadas por causa de la misma violación! Según esa sentencia de la Corte, son conductas conexas con el delito de rebelión y por lo tanto no se consideran crímenes.

“Adicionalmente, desde el pasado 20 de julio, cinco terroristas de las FARC ocupan escaños en el Senado que se les concedieron gratuitamente, y otros cinco en la Cámara de Representantes, para un total de 10 congresistas de su recién creado partido político.   Y esto sin haber tenido necesidad de conseguir un solo voto en las elecciones.

“Otro de los tantos aspectos fallidos del proceso de paz, consistía en que los combatientes de la guerrilla depondrían las armas y se concentrarían en unas zonas especiales, previamente escogidas por el Gobierno, bajo la supervisión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Pues bien, según declaraciones del Sr Jean Arnault, jefe de esa misión en Colombia, la mayoría de los siete mil guerrilleros que se habían asentado en esos lugares ha ido desapareciendo, sin que se sepa nada de ellos. Además, unos 20 de los comandantes han regresado a la clandestinidad, lo cual no quiere decir otra cosa sino que han vuelto a sus actividades terroristas, empuñando sus nuevas y relucientes armas contra el Estado y contra la sociedad colombiana, creando organizaciones disidentes, que se cuidan de no usar más el nombre de las FARC. Evidentemente, todos ellos regresaron también a la actividad ilegal que financia la guerra, es decir, al cultivo, procesamiento y venta de cocaína.

“En medio de esta confusión, la pregunta inevitable es la siguiente: ¿al menos terminó la guerra? Y la respuesta es NO. Lejos de terminar, se multiplicó por todas partes. Los que la promueven ya no dicen ser de las FARC, sino de supuestas disidencias, que continúan dedicadas a la guerra, al terrorismo y al crimen.   ¿Y dónde están las armas de las FARC? Algunas, sin duda fueron entregadas a la ONU, que al parecer hará con ellas un monumento. Pero muchas armas, que tanto pueden ser las mismas que entregaron o las nuevas que consiguieron en su reemplazo, están en manos de las mismas organizaciones criminales de las FARC que han continuado la lucha armada. Los frentes de lucha se multiplican y las amenazas contra el Estado cada día son mayores. Hay regiones enteras de Colombia donde ahora son ellos los que mandan y son la autoridad  suprema, como acontece en casi toda la costa pacífica, o en la región del Catatumbo, al norte de Colombia, junto a la extensa frontera con Venezuela.

“Es claro que los obsesionados con la claudicación para obtener la paz, seguirán defendiendo las bondades de este proceso. Pero aquellos que todavía conservan algo de sentido común, y que agredidos por la realidad analizan lo que está pasando en Colombia, llegarán, tarde o temprano y muy por el contrario, a la conclusión inevitable de que para salvar a Colombia será necesario reversar el Acuerdo de paz, dando cumplimiento al resultado del plebiscito del 2 de octubre de 2016.”

 

Hasta aquí el Sr. Trujillo.

 

Concluimos nosotros que cuando leímos el Plan Impulso de la Araucanía nos vinieron a la memoria los acuerdos de Paz de Santos en Colombia. Su reciente venida al País nos confirma en estas sospechas.

 

Parece importante que antes de inspirarnos en los Acuerdos de Paz de Colombia o de copiarlos conozcamos mejor los resultados que ellos han alcanzado, pues nada peor que repetir lo que ya ha sido un fracaso.

 

De la prudencia en las medidas a tomar depende la seguridad de muchas familias. Quizá también de la suya que nos oye, pues el terrorismo es como la maleza, crece rápido, se expande por todos lados  y su extracción es difícil y lenta. Cuidemos la tranquilidad de nuestras familias.

 

Gracias por su audición y recuerde que nos puede seguir en www.accionfamilia.org o en esta su emisora, semana a semana.

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.