Encuesta UC Admiark 2018

0 132

 

Estimado radioyente:

Las encuestas nacionales nos sirven, con las debidas cautelas, a conocernos un poco mejor. Ellas nos indican muchas veces no sólo la situación actual del País, sino también las tendencias que se definen. En este sentido ellas nos muestran el presente y algo del futuro nacional.

Por este motivo es importante conocer los resultados de la última Encuesta Nacional Bicentenario 2018 que realiza todos los años la Universidad Católica junto con GfK Adimark, dada a conocer la semana pasada. Ella contiene 6 capítulos donde se abordan temas de sociedad, familia, religión, inmigración, Chile y sus vecinos; y alcances y límites de la libertad personal. Por medio de catorce preguntas, este último capítulo es la primera vez que ha sido medido.

Veamos entonces qué se ha dicho de los resultados entregados la semana pasada por la Encuesta Bicentenario.

 

Roberto Méndez, uno de los creadores de la Encuesta Bicentenario y profesor de la Escuela de Gobierno UC afirma que. “En el mundo entero hay una tendencia a gobiernos más autoritarios y que restringen las libertades, nuestra hipótesis era en qué medida las actitudes de los chilenos podían estar reflejando esta tendencia. Los datos de alguna manera eso confirman. Aparece con una fuerza bastante evidente una predisposición de las personas a sacrificar en parte las libertad individuales, personales o sociales como una manera de defenderse de eso mismo”.

 

El sondeo, que interrogó a 2.011 personas de todo Chile entre el 13 de julio y el 22 de agosto de este año, arrojó que un 78% de la muestra total considera aceptable que “Carabineros le pida su identificación en la vía pública”. El llamado control preventivo de identidad comenzó a regir en julio de 2016 tras una ardua discusión en el Congreso. La normativa habilita a los policías para solicitar la cédula de identidad a todas las personas mayores de 18 años. En esta misma sección de preguntas, un 22% de aquellos que tienen entre 18 años y 24 años está de acuerdo con que se prohíba el consumo de marihuana en mayores de edad.

Además, el 85% está muy de acuerdo en que “existan cámaras de vigilancia en lugares públicos”.

“Resulta muy sorprendente que la mayoría de la gente no tenga problemas en que la policía lo detenga para pedirle la documentación sin motivo alguno o que se impida que haya manifestaciones más extremas. Es una posición de desvaloración de las libertades individuales, que es lo que ha ocurrido en Europa y también en parte de Estados Unidos, en América Latina. Ciertas actitudes que uno podría relacionar con el miedo lleva a las personas a aceptar sacrificar las libertades personales en pos de mayor seguridad”, agrega Méndez.

El capítulo también arroja que un 90% señala que una “persona que quema o de alguna manera insulta la bandera chilena debiera ser multada o recibir una sanción”. Desagregado por edad, los grupos etarios se muestran en general parecidos en los niveles de aprobación. Los mayores de 55 años lideran el respaldo a que sean multados, con un 93%, y las personas de entre 25 y 34 años son el porcentaje más bajo, con un 84%. El grupo socioeconómico bajo alcanza un 90% de apoyo a la opción que se debe sancionar, mientras que la élite lo apoya en un 79%.

 

El estudio también arroja que se sigue “respetando” la libertad de culto. Un 83% considera que “una persona que quema o de alguna manera profana un símbolo religioso debiera ser multada o recibir una sanción”. Incluso un 67% de las personas que se consideran “ateas o de ninguna religión” cree que amerita sanción.

 

Respaldo a la objeción de conciencia

 

Por último, el 66% apoya que “un médico pueda invocar objeción de conciencia a la hora de realizar un aborto legal; es decir, negarse a hacer un aborto debido a sus convicciones personales”. Entre los grupos socioeconómicos el respaldo es parecido y entre los grupos de edad, las personas mayores de 55 años y aquellas que tienen entre 25 y 34 años son las que más respaldan la objeción de conciencia.

 

Respecto del aborto también se consultó: ¿Qué tan de acuerdo está con que una niña de entre 14 y 18 años pueda decidir por sí misma realizarse un aborto legal, sin que sea necesario el permiso de sus padres? El 72% respondió que muy en desacuerdo o en desacuerdo. El estrato bajo lidera el “desacuerdo” con un 75%, mientras que el alto con un 53%. En los jóvenes de entre 18 y 24 años hay división. Un 47% está en desacuerdo y un 37% muy de acuerdo o de acuerdo. Actualmente la ley contempla que una menor de entre 14 y 18 años deberá contar con la autorización de su representante legal, lo mismo para las menores de 14 años.

Asimismo, sobre ¿qué tan de acuerdo está con que un/a niño/a de entre 14 y 18 años pueda decidir por sí mismo cambiarse de sexo sin que sea necesario el permiso de sus padres? Un 69% respondió que está muy en desacuerdo o en desacuerdo. Esta pregunta tiene la misma tendencia que la anterior respecto de la negativa de parte de los grupos socioeconómicos medio y bajo. La nueva ley contempla que los menores de entre 14 y 18 años deberán tener la autorización de los padres.

 

“Los padres están comunicando una preocupación de las conductas de los niños, consumo de drogas, iniciación sexual, sorprendentemente restrictiva”, concluye Méndez.

 

Nuestra opinión al respecto.

Los datos entregados demuestran que al contrario de lo que se quiere dar a entender, nuestra sociedad aún tiene importantes valores basados en la Familia, en la religión y en el respeto a la moral que de ella emana.

Es interesante hacer notar también que estos resultados se dan en medio de una campaña de desprestigio a todo lo que sea católico. Sin embargo esa campaña parece no haber carcomido en la opinión nacional una importante adhesión a las virtudes católicas especialmente en lo que dice relación al comportamiento de los menores de edad, respeto por los templos y los símbolos nacionales.

Todo lo anterior nos da una señal positiva. Cuando la familia no se deja llevar por la propaganda, sino que asume sus responsabilidades independientemente de lo que dice la propaganda, quiere decir que aún existen restos de principios morales importantes.

No hay duda que ellos conviven con muchos otros que les son opuestos, pero lo que nos interesa destacar en este comentario es que, al contrario de las apariencias, la familia, el derecho a nacer y la religión católica son muy respetadas entre la población chilena.

Cuanto a la aceptación de los controles de seguridad pública, como la de aceptar que  Carabineros requiera la cédula a cualquier individuo en la vía pública, no pensamos que sea una “desvalorización de las libertades públicas”, como afirma el comentarista Méndez. Al contrario, ella es una opinión que toma en consideración que no existe libertad individual cuando no hay seguridad pública, y que para que haya seguridad es necesario que los Carabineros ejerzan la represión del crimen. Nada más lógico y verdadero.

Lo anterior no es para dormirse en los laureles, sino al contrario, para animar a perseverar a quienes así piensan y se comportan, y para mostrar a aquellos que creen haber ganado la partida de la amoralidad y del ateísmo, que están lejos de ello.

Gracias por su audición y recuerde que nos puede seguir en esta SU emisora, semana a semana o en nuestra página https://accionfamilia.org.

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.