El fenómeno de la masa, el Combate Naval de Iquique y el coronavirus

0 140

 

Estimado radioyente:

Ud. diría que las noticias que le vamos a leer, sacadas de la misma prensa y que fueron proyectadas a lo largo de todo el país por canales de TV,  no pueden haber ocurrido sólo hace exactamente tres meses atrás:

“El Monumento a los Héroes de Iquique que se ubica en la Plaza Sotomayor en Valparaíso fue atacado durante la jornada de este sábado 22 de febrero,  cerca de las 20:00.

“Durante la tarde se generaron manifestaciones en las cercanías de la plaza y un grupo entre 100 a 150 personas hizo ingreso al monumento, ubicado a solo pasos de la 1ª Zona Naval de Chile.

“Se debe señalar que el monumento, además de rendir honor a los héroes, guarda una sólida bóveda bajo tierra que encierra en nichos los restos de Prat, Condell, Serrano, Aldea, además de otros jefes y oficiales.

Otra noticia informaba que en la ciudad de Temuco,

“Una estatua consagrada al héroe fue destruida en la plaza Teodoro Schmidt, por Avenida Caupolicán, los manifestantes lograron derribar la estatua de Arturo Prat, la cual la trasladaron sobre una barricada, junto a semáforos que también derribaron”.

Similar atentado sufrió otra estatua del Capitán Arturo Prat en la ciudad de Concepción.

Todo eso ocurrió, delante de nuestros ojos, hace apenas unos pocos meses atrás.

***

Esta semana, que se cumplen 104 años del combate Naval de Iquique pareciera que esos atentados nunca hubieran tenido lugar. Veamos ahora las noticias más recientes publicadas en un importante matutino de Santiago, consagrado al aniversario del Combate Naval del 21 de mayo.

Macarena Ponce de León, directora del Museo de Historia Natural y autora de varios títulos sobre nuestro pasado, declara en relación a la fecha del 21 de mayo: “Chile perdió la primera batalla naval, pero ganó la guerra al alzar a Prat como un símbolo nacional de fidelidad a la patria. La marina tuvo su primer héroe, muy rápidamente se transformó en un estandarte de la virtud militar, y, desde el combate, personificó en su propia figura valores cívicos universales (…) un joven marino de tempranas proezas, educado en el Instituto Nacional,  abogado, servidor del Estado; un héroe republicano  en su propia historia y en la historia de la construcción nacional, justo cuando Chile se embarcaba en una contienda exterior en plena crisis interna”.

Por su parte, Rafael Mellafe, miembro de la Academia de Historia Militar opina al respecto de Arturo Prat: “Es un héroe de verdad. Hoy estamos tan acostumbrados a ver Capitán América, Iron Man o Superman, pero son héroes de papel, de comics; Arturo Prat es un héroe de carne y hueso. Sigue siendo un personaje que trasciende a la sociedad chilena por distintos frentes. Genera unión y entre los diversos bandos políticos, su figura resulta como un símbolo”.

A su vez, el profesor y Doctor en Historia, Francisco Javier González, destaca en su comentario sobre Prat: “El mismo reconocía como una de sus virtudes: ser consecuente. En carta a su mujer le señalaba: “No cuento entre mis defectos la inconsecuencia”.

Guillermo Parvex, Periodista y autor de varios libros, entre los cuales servicio secreto chileno en la guerra del pacífico” afirma que: “Su sublime muerte en el Combate Naval de Iquique no fue una casualidad, sino que la culminación de una vida marcada por el sentimiento del deber. A 141 años de su muerte AP sigue uniendo a los chilenos, porque dejó su impronta, que cada vez en más valorada, más aún en tiempos en que escasean los líderes con sólidos valores morales, que demuestren con hechos su amor por Chile”.

***

Quien leyó y vio los atentados que transcribimos en la primera parte de nuestro programa radial y lee estos comentarios publicados el domingo pasado, diría que se trata de dos países distintos o de dos personajes diferentes.

Sin embargo, no es así. Se trata del mismo Arturo Prat cuyas estatuas eran quemadas hace pocos meses en nuestro mismo País y casi se diría frente a nuestras propias vistas y que hoy se elogia como el símbolo de la nación.

¿Cómo entender que nosotros mismo tengamos la impresión de que eso nunca ocurrió, o que si ello ocurrió, fue hace demasiado tiempo atrás?

La contradicción de sentimientos, que, por así decir sentimos en la piel, nos ayuda a describir una situación que pocas veces se puede diagnosticar con tanta claridad. Es el fenómeno del poder de la masa y de los medios de comunicación masivos.

Ayer, en medio de la violencia desatada y del descontrol generalizado, esos hechos nos fueron mostrados diariamente, como frutos de un “estallido social” ocurrido por un malestar comprimido por 30 años de opresión e injusticias.

De tanto proyectarlos y de tanto repetir que era una manifestación comprensible de personas que sufrían una situación de injusticia, muchos terminaron pensando que algo de verdad había en eso, y que los atentados a las estatuas de Prat se justificaban en cuanto él representaba a unas Fuerzas Armadas corrompidas.

Hoy en que el fenómeno del “estallido social” desapareció literalmente de las calles, nos parece un absurdo que hubiera ocurrido esto.

¿Por qué ayer parecía tener lógica, y hoy los mismos hechos parecen ser tan absurdos?

Precisamente por el factor “masa”. Ayer la “masa”, o al menos como ella era presentados por los medios de comunicación, parecía anhelar la destrucción de todo lo que representaba Arturo Prat; hoy, desaparecida la masa de las calles del País y formada otra masa de confinados preocupados con el contagio del coronavirus, los mismo que se dejaron engañar por sus apariencias, hoy creen que eso nunca debiera haber ocurrido.

La masa de hoy tiene otras características, ella se muestra preocupada por la salud y se muestra enmascarada. Ella ha llegado a producir una suerte de “moda” de mascarillas, ya las hay simplemente blancas, con motivos alegres o con firmas de tiendas finas, con doble elástico o sólo uno.

Y como siempre, los que se dejaron arrastrar por la masa de ayer, ya están listos para embarcarse en la de hoy. Sin análisis, sin convicciones propias, en una palabra como mera masa.

Para concluir estas consideraciones le comentamos la definición de masa y de su funcionamiento que dio el Papa Pio XII, en su Mensaje de navidad de 1944. Sus conceptos son más que actuales:

1.- “El pueblo vive y se mueve con vida propia; la masa es de por sí inerte y no puede ser movida sino desde fuera.”

2.- “El pueblo vive de la plenitud de vida de los hombres que lo componen, cada uno de los cuales –en su propio puesto y a su manera, – es una persona consciente de sus propias responsabilidades y convicciones.

“La masa, por el contrario, espera el impulso del exterior, fácil juguete en las manos de cualquiera que sepa manejar sus instintos o sus impresiones, pronta para seguir alternadamente hoy esta bandera, mañana aquella otra.”

3.- “De la exuberancia de vida de un verdadero pueblo, la vida se esparce, abundante y rica, por el Estado y por todos sus órganos, infundiendo en ellos, con vigor incesantemente renovado, la conciencia de su propia responsabilidad, el verdadero sentido del bien común.

“Sin embargo, de la fuerza elemental de la masa, manejada y aprovechada con habilidad, puede servirse también el Estado: en las manos ambiciosas de uno solo o de muchos, agrupados artificialmente por tendencias egoístas, el propio Estado –con la ayuda de la masa, reducida a simple máquina– puede imponer su capricho a la parte mejor del verdadero pueblo; el interés común queda así golpeado gravemente durante largo tiempo, y la herida es con frecuencia muy difícil de curar”.

¿No le parece actual?

***

Gracias por su compañía y recuerde que nos puede seguir semanalmente en esta SU emisora.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.
¡Done ahora!