Dónde va Vicente, va la gente

0 208

Estimado radioyente:

En un reciente estudio publicado en la revista Current Biology se afirma que los niños de dos años muestran una clara tendencia de seguir a la multitud. Afirma el estudio que esta sensibilidad no es exclusiva de los humanos que todavía no tienen uso de razón, ya que los chimpancés también son propensos a imitar hábitos “si todos los demás los hacen”.

“Creo que poca gente esperaba encontrar que los niños de solo 2 años de edad ya están influenciados por la mayoría”, afirmó Daniel Haun, investigador de los Institutos Max Planck de Antropología Evolutiva y Psicolingüística. Los resultados de este estudio prueban que los seres humanos y los chimpancés comparten las mismas estrategias de aprendizaje social.

Haun concluye que “la tendencia a adquirir las conductas de la mayoría se ha planteado como clave para la transmisión de estrategias de comportamiento seguras, confiables y productivas”.

***

Esta experiencia nos revela algo ya sabido y que repercute en el comportamiento de grandes y pequeños. “Donde va Vicente, va la gente”.

Ud. me preguntará ¿a qué viene recordar este dicho tan conocido?

Precisamente a mostrar que muchas de las acciones de los gobiernos, en el caso concreto del nuestro, también son influidas por esta misma verdad sociológica.

Por ejemplo la reciente ley de Identidad de Género aprobada por el Presidente Piñera. Tanto él, como los parlamentarios que lo apoyaron, consideraron que la ideología de género es algo ya aceptado por la opinión mundial moderna y que no incorporarla a nuestra legislación es quedar fuera del carro de la modernidad.

Por otra parte, incluso quienes no son partidarios de esa ideología absurda, muchas veces quedan intimidados de oponerse seriamente a ella, pensando que son apoyadas por la mayoría.

“Donde va Vicente, va la gente”.

Por esta razón nos pareció oportuno mostrar que ni Vicente ni la gente, están apoyando la ideología de género. Al menos en su mayoría.

Pasemos a las noticias:

El próximo mes de enero asumirá el nuevo Gobierno de Brasil, el país mayor y con más población del Continente. El nuevo Jefe de Estado, Jair Bolsonaro, ya designó a Ricardo Vélez Rodríguez, filósofo colombiano, para ser el nuevo ministro de educación y para reorientar los rumbos del ministerio, ya que Bolsonaro criticó durante la campaña electoral la forma como se imparte la educación sexual y apoyó el proyecto de ley “una escuela sin política”.

“Soy contrario a la educación de género”, declaró el ministro designado, y expresó que su tarea será “poner el sistema de enseñanza básica y fundamental al servicio de las personas y no como opción burocrática sobre los intereses de los ciudadanos, para perpetuar una casta que se encuadró en el poder”.

Aseguró además que no estaba de acuerdo con la llamada educación de género y que el gobierno no debería tener un papel en este tipo de educación. “En materia de educación es necesario partir del respeto a las tradiciones nacionales. Gran parte de la población es conservadora y yo soy contrario a la educación de género. En Canadá fue aprobada, por ejemplo, pero está siendo revisada por los parlamentos. No creo que las políticas implantadas de arriba para abajo son la solución, me parece una invasión del espacio privado por las familias”, aseguró el personero.

Pasemos ahora a nuestra Madre Patria, España. En las importantes elecciones celebradas la semana pasada en Andalucía, la gran sorpresa fue el triunfo alcanzado por un partido que hasta hace poco no era conocido, de nombre “VOX”, quien pasó de no tener representantes en el Parlamento de ese región autonómica, a ser la fuerza política sin cuyo apoyo no es posible formar gobierno.

Con posterioridad al triunfo electoral, el Partido informa que “ha recibido 2.300 afiliaciones nuevas en los últimos cinco días, hasta alcanzar los 20.500 miembros”, lo que hizo colapsar el sistema informático de afiliación, por lo que tuvieron que cerrar la aplicación en Internet para poder ampliar la capacidad. Desde el partido achacan este incremento al “éxito electoral de VOX del pasado domingo en Andalucía”.

Bueno, y ¿qué dice este partido que se tornó tan popular sobre el tema de la violencia e ideología de género? En su página web  informa que: “El abordaje del problema ha de hacerse analizando, sin prejuicios ideológicos, las causas reales de la violencia, no incrementando la inversión pública sin obtener resultados.

Agrega que: “La intromisión en los centros educativos de una ideología que criminaliza al varón acusándolo de maltratador por su sexo y que olvida otras violencias, lejos de facilitar el respeto entre los sexos, dificulta las relaciones de los menores, invisibiliza otras víctimas de violencia y crea nuevas situaciones de injusticia”.

En conclusión, afirman,  “desde VOX nos comprometemos a derogar la Ley Orgánica Integral contra la Violencia de Género sustituyéndola por una Ley contra la Violencia Intrafamiliar que incluya a todas las personas en situación de vulnerabilidad, porque la violencia no tiene género y todas las víctimas nos preocupan”. Agregan que quieren “elaborar una ley a favor de la custodia compartida como norma por ser lo más beneficioso para el menor y la sociedad”, así como “establecer servicios de mediación que faciliten las relaciones de los implicados en rupturas familiares con menores a su cargo por el bien superior de estos últimos”.

En resumidas, el más puro sentido común, fuera de las ideologías de género.

***

Para no cansarlo, pasemos a un último ejemplo, todavía  más concluyente: los Estados Unidos. El diario inglés The Guardian informa que el Presidente de ese país, no sólo combate la ideología de género al interior de sus fronteras sino también “quiere eliminar la palabra “género” de los documentos de la ONU”

“Diplomáticos estadounidenses están presionando para eliminar de los documentos internacionales el lenguaje inclusivo con las personas transgénero”, afirma el diario.

Y prosigue: “En reuniones recientes del Tercer Comité de la ONU, que trata temas relacionados con derechos ‘sociales, humanitarios y culturales’, diplomáticos estadounidenses han estado presionando por una revisión de las declaraciones de políticas de la Asamblea General de la ONU con el objetivo de eliminar lo que el Gobierno del Presidente Trump considera un lenguaje confuso y políticamente correcto que refleja lo que en su opinión es una ideología consistente en tratar el género como una elección individual en lugar de un hecho biológico inmutable.

Por ejemplo,  en un borrador sobre el tráfico de mujeres y niñas introducido por Alemania y Filipinas a principios de este mes, EEUU quiere eliminar frases como “violencia de género”, que serían reemplazadas por “violencia contra las mujeres”.

El mes pasado, el Departamento de Estado  modificó la página web sobre temas transgénero en los pasaportes, mudando su título de “cambio en la designación de género” a “cambio del indicador sexual”. Este cambio se enmarca en la campaña contra la palabra “género”, concluye The Guardian.

Por su vez, el diario  The New York Times publicó que el Gobierno había redactado una estrategia política para redefinir el concepto de género y limitarlo únicamente a hombre o mujer y convertirlo en inmutable desde el nacimiento.

Quedemos por aquí. En resumidas cuentas, los dos países más grandes de América del Norte y del Sur, Estados Unidos y Brasil, están rechazando decididamente la ideología de género, lo mismo ocurrió con una nueva corriente política en España la semana pasada.

Pero algunos todavía creen que esa ideología de género es querida por la mayoría de las personas, y actúan igual como los niños de dos años y los chimpancés:

Donde va Vicente va la gente.

***

Gracias por su audición y recuerde que nos puede seguir en wwwaccionfamilia.org o en esta su emisora a la misma hora, semana a semana.

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.