Del 8 al 25 de marzo, un abismo de oposición

0 280

Fiesta de la Anuncación

Estimado radioyente:

Entre el 8 de marzo, día en que el feminismo internacional festeja sus postulados revolucionarios y el 25 de marzo, fecha en que la Iglesia Universal celebra la Anunciación del Ángel a María Santísima y la Encarnación del Verbo, hay apenas 17 días de distancia.

Sin embargo, entre una fecha y la otra existe un abismo inseparable, tanto en su significación cuanto en sus consecuencias.

Comencemos por escuchar lo que nos dicen las Sagradas Escrituras, de acuerdo a la narración de San Lucas sobre lo ocurrido el 25 de marzo.

(poner grabación para dar variedad)

De ese Sí de María al Ángel nos vino el Salvador, y con Él la redención del género humano. De ese SI se abrieron las puertas del cielo que desde el pecado original de nuestros primeros Padres estaban cerradas. Por ese SI ganamos la vida eterna.

Esa fue la respuesta de la humildad: «¡HE AQUÍ LA ESCLAVA DEL SEÑOR! ¡HÁGASE EN MÍ SEGÚN TU PALABRA!» Quiero decir, Ella aceptó la voluntad y los designios misteriosos de Dios.  ¡hágase! Y en ese instante, un misterio divino, del cual no tenemos idea, el Espíritu Santo allí, en el claustro de María, generó a Nuestro Señor Jesucristo […]

Con ese SI, Ella  abrió una puerta que nadie podrá cerrar.

 

En la Sagrada Escritura encontramos esta frase: “porque fueron débiles, yo les abrí una puerta que nadie podrá cerrar”. Esta puerta abierta para la flaqueza del hombre contemporáneo es el Corazón Inmaculado de María.

 

En efecto, nada puede darnos mayor confianza, esperanza más fundada, estímulo más seguro, que la convicción de que en todas nuestras miserias, en todas nuestras caídas, no tenemos sólo mirándonos con rigor de Juez, a la infinita Santidad de Dios, sino también al Corazón lleno de ternura, de compasión y de misericordia, de Nuestra Madre celeste.

 

Omnipotencia suplicante, Ella sabrá conseguir para nosotros todo cuanto nuestra flaqueza pide para la gran tarea de nuestro reerguimiento moral.

 

Con este Corazón, todos los terrores se disipan, todos los desánimos se desvanecen, todas las incertidumbres se despejan.

 

El Corazón Inmaculado de María es la Puerta del Cielo abierta de par en par para los hombres de nuestro tiempo, tan extremamente débiles. Y esta puerta “nadie la podrá cerrar”, ni el demonio, ni el mundo, ni la carne.

A decir verdad, no hay nada de bueno que no se haya desprendido de ese SI de la Virgen en la Anunciación.

Muchos países del mundo, entre los cuales Chile, consagran ese día al niño que está por nacer, pues todas las madres, en cierto sentido, participan de la misma espera y de la misma alegría de ver a su hijo ver la luz.

Todo eso y mucho más es lo que podríamos decir del 25 de marzo.

Se podría decir que es la Fiesta de la exaltación del género humano y de la familia. Pues Dios, haciéndose hombre, igual a todos, menos en el pecado, nos hizo cohermanos de Él.

Pero, al mismo tiempo es la fiesta de la Familia, pues Dios, pudiendo venir de mil modos diferentes a la Tierra quiso nacer en el seno de una familia y así consagrarla como la institución escogida por Él como la más perfecta para encarnarse.

***

Veamos ahora el significado que se le quiso dar a este 8 de marzo pasado.

Le dejamos la palabra a las mismas organizadoras de la fecha:

“Esta semana inició como “Súper Lunes Feminista” con la intervención en el  Metro de Santiago, de mujeres 24 agrupaciones feministas, entre las que se encontraba la Coordinadora 8M. En dicha acción las manifestantes que cambiaron los nombres de las estaciones por las demandas que están exigiendo, abordaron temas como condiciones laborales, situación de las personas privadas de libertad, migrantes, derecho al agua, derechos digitales e incluso pensiones, entre otros temas contingentes.

“Paridad”, “No más lesbo odio”, “Educación no sexista”, “Aborto libre y legal”, “Lucha antirracista” y “Ciudad feminista”, fueron algunos de los nombres que estamparon en 136 estaciones. (del Metro)

Nuriluz Hermosilla, vocera de la coordinadora Feminista 8M comentó a Diario y Radio Universidad de Chile, “La unión de las luchas por objetivos que son radicales, porque están apoyando un derecho a rebelión, apoyando un anticapitalismo. Entonces nuestra postura es radical, somos más de 300 organizaciones de base en todo el país y estamos haciendo esfuerzos por demostrar que estamos en la lucha”. explicó Hermosilla.

En este lenguaje no hay nada que tenga relación con los verdaderos aspectos de la mujer. Todo es “lucha”, “rebelión”, “anticapitalismo” y “derecho a matar al niño en gestación”.

Es la consecuencia de la rebelión al orden puesto por Dios en la Creación.

En resumidas cuentas, el “mensaje” que se instala en la percepción de los miles de personas que vieron esos carteles en las estaciones del Metro, es que la mujer no tiene un fin trascedente, sino el libre ejercicio de sus “derechos sexuales”, o sea, un llamado al  vagabundaje sexual donde “todo vale” y donde la mujer pierde toda su dignidad,  y el hombre no pasa de ser más que un proveedor de placeres o si no un potencial agresor sexual y el fruto de esas uniones un ser molesto que se debe destruir.

¿Podrá haber dos mensajes más contradictorios que el SÍ de la Santísima Virgen y el NO a la vida de este feminismo?

Es lo que desde hace muchos siglos ya nos decía el gran santo mariano, Luis María Grignion de Montfort: Una única enemistad Dios promovió y estableció, enemistad irreconciliable, que no sólo ha de durar, sino aumentar hasta el fin: la enemistad entre María, su digna Madre, y el demonio; entre los hijos y servidores de la Santísima Virgen y los hijos y secuaces de Lucifer; de modo que María es la más terrible enemiga que Dios armó contra el demonio (cf. Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, nº 52).

Esta enemistad se continúa manifestando aquí y ahora, y a cada de uno nos toca tomar posición. No existen medias posiciones ni terceros partidos.

Pidamos a Nuestra Señora que nos cubra con el manto de Su espíritu en esta línea y en estos términos: que Ella nos conceda una participación en su espíritu de rechazo al mal, la claridad y la coherencia de su espíritu. La virtud de la pureza es una gran coherencia del cuerpo y la coherencia una gran pureza del alma.

Pidamos esta gracia en el día de hoy para cada uno de nosotros y los miembros de nuestra familia.

***

Gracias por su audición y recuerde que nos puede seguir, semana a semana en esta SU emisora o en wwwCredoChile.cl

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.