¿Cómo se forjan y cómo se pierden las tradiciones de un país?

0 392

Estimado radioyente:

Uno de los aspectos más interesantes de la historia de la cultura de un país es el momento en que sus habitantes consiguen transformar las costumbres de todos los días en tradiciones.

La diferencia de una costumbre con una tradición, es el tiempo. Se podría decir, en cierto sentido, que la tradición es la costumbre perpetuada en el tiempo.

Así, por ejemplo, la costumbre de preparar la comida siguiendo determinadas recetas o técnicas da origen a las tradiciones culinarias típicas de una región o de una nación. Pero, a su vez, la costumbre tuvo un origen. ¿Quién habrá sido el primero que hizo una empanada? O ¿quién habrá preparado la primera ensalada “a la chilena”? o ¿En qué casa se habrá preparado la primera carbonada o la primera cazuela?

Ciertamente no hay respuesta para estas preguntas, pues ella se pierde en la noche de los tiempos, y si hoy esos platos típicos son tan famosos que nadie se hace esas preguntas es porque las respectivas recetas se han venido repitiendo en las cocinas de todas las familias chilenas de generación en generación.

Eso que pasa en materia gastronómica, también sucede en otras actividades humanas que hacen parte de la cultura de un pueblo. Por ejemplo, estas consideraciones pueden aplicarse, por analogía, a la tradición chilena de los rodeos, cuyo último Champion fue celebrado el 12 de abril pasado en la medialuna de Rancagua.

La zona central de Chile, fue inicialmente, y por siglos, una zona eminentemente rural y ganadera. Las faenas del campo, entre las cuales, la separación del ganado, se fueron haciendo una acción permanente y obligatoria. De lo esquivo de los novillos y de la destreza de los jinetes y de sus caballos de origen andaluz, fue naciendo poco a poco, un arte, un entretenimiento, un motivo de encuentro y de sociabilidad; así nació el Rodeo.

Poco a poco las monturas se fueron perfeccionando, las tejedoras de chamantos originarias de Doñihue se fueron haciendo famosas, los amplios sombreros y las blancas y ajustadas chaquetas de huaso fueron definiendo sus formas. Las espuelas fueron aumentando su radio y tintineando montadas en los zapatos del jinete. Las cuecas lo celebraban, con frases como “de las fiestas de los campos chilenos, el rodeo es lo mejor”.

Nacía el Rodeo chileno, era necesario dotarlo de reglas, de jurados, de veredictos, que marcarían para siempre esta tradición.

Sin embargo, las tradiciones se mantienen en el tiempo, en la medida en que las generaciones más jóvenes son capaces de apreciarlas, de respetarlas, de practicarlas y de perpetuarlas en el tiempo.

¿Cuántas tradiciones nacionales no se están perdiendo en nuestros propios días porque las generaciones nuevas, “no están ni ahí” con ellas?

Por todo lo expuesto es interesante constatar que la tradición del rodeo chileno goza de buena salud.

“La prensa nacional reaccionó con sorpresa y con loas para los flamantes campeones del rodeo chileno, Luis Ignacio Urrutia y Juan Ignacio Meza, quienes con apenas 18 y 21 años conquistaron este domingo el título en el 67° Campeonato Nacional en Rancagua.

“El Mercurio le entregó su portadilla de Deportes a los flamantes monarcas nacionales, quienes (…) sumaron 37 puntos buenos, superando en una dura lucha a [los jinetes de los criaderos] Santa Isabel y Vista Volcán.

“’La fuerza juvenil conquista el Champion’, dice la portada de la sección. Luego, en su reportaje es titulada con ‘Los novatos Urrutia y Meza se gradúan con los máximos honores en el Champion de Chile’”.

“La definición fue emotiva, estrecha y con suspenso hasta el final en las arenas de la Monumental de Rancagua”, (repleta con más de 15 mil espectadores) .

“Los nuevos monarcas entrenan habitualmente en Colina. Urrutia es un futuro estudiante del College UC, mientras que Meza ya está dedicado al rodeo en el campo”, reza la nota.

“La Tercera, en tanto, habla de ‘Una nueva generación de campeones’.

“Al principio, la mejor collera de la historia del rodeo chileno [formada por Juan Carlos Loaiza y Eduardo Tamayo] era el centro de la atención, pero al final de la competencia, todos miraban a Luis Ignacio Urrutia y Juan Ignacio Meza, los monarcas del 67° Campeonato Nacional de Rodeo”, comenta la noticia.

***

Al respecto de la importancia de las tradiciones en la vida y en el pensamiento de un país, en los mismos días en que se corría el Champion, un misivista, escribiendo sobre el tema, se refirió a la tradición como “una forma seductora de echar y tener raíces, una modalidad inteligente de saber situarse en el tiempo y de vislumbrar el futuro, una actitud de auto-reconocimiento para enfrentar el desafío nihilista, una huella y un patrimonio a entregar a las generaciones futuras a fin de que no salten desde el vacío”. Y lamentó: “Toda esa tarea titánica, que en la cultura política correspondería [al conjunto de la sociedad] asumir de manera moderna, ha sido abandonada durante décadas”.

Por lo anterior, cobra importancia que esta tradición nacional del rodeo se mantenga viva en el tiempo.

Sin embargo, las tradiciones no se pueden limitar a la mera repetición de costumbres en el tiempo, ellas alcanzan solidez cuando encuentran respaldo en los valores morales que las forjaron.

La familia, en esta materia, es, después de la Iglesia, la institución que por excelencia está llamada a formar las nuevas generaciones en la admiración a esos valores morales. Muchas veces esta tarea no es fácil de ser llevada adelante por los progenitores, que se sienten tempranamente como “pasados de moda” frente a nuevas costumbres y modos de ser.

De la fidelidad de los padres a su papel de formadores, y de la clara conciencia que estos tengan de la importancia de legar esas tradiciones que ellos mismos heredaron, dependerá el futuro de una nación.

Piense Ud., que si los criadores de caballos cuidan tanto que las nuevas crías desarrollen las mismas habilidades que sus progenitores, para que la raza no decaiga, ¡con cuánta mayor razón deben cuidar los padres de familia de que sus hijos respeten, valoren y aprecien las formas y modos de ser que se basan en virtudes morales, para que la familia no decaiga!

***

Muchas gracias por su audición y recuerde que nos puede seguir en www.accionfamilia.org.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.