Aborto y Farcs

0 268

El importante diario español “El País” de Madrid publicó esta semana una noticia verdaderamente estremecedora. Se la transmitimos, en toda su crudeza, pues ella nos da luces sobre aspectos que muchas vece pasan desapercibidos para el lector común:

“La policía española ha detenido este domingo en Madrid a un hombre vinculado a las FARC, Albeidis Arboleda Buitrago, apodado El Médico, acusado de practicar presuntamente entre 150 y 500 abortos forzados a guerrilleras, algunas de ellas violadas por otros miembros de la organización. Sobre El Médico pesaba una orden de busca y captura de Interpol por delitos de ‘tortura agravada y aborto sin consentimiento’.

“No todas las guerrilleras de las FARC embarazadas consintieron que se les practicara un aborto, pese a la orden de la guerrilla de fusilar a aquellas que se opusieran. Según la investigación de la fiscalía colombiana, algunas mujeres fueron asesinadas, de acuerdo con la declaración aportada por otras mujeres combatientes desmovilizadas.

“Estos testimonios desvelan, según el director nacional de Seccionales y de Seguridad Ciudadana, Luis González León, que Héctor Albeidis Arboleda, El Médico, utilizó los cadáveres de las víctimas para estudios anatómicos. “

“Más allá de las pesquisas sobre El Médico, la fiscalía colombiana investiga también la responsabilidad de los altos mandos de la guerrilla, que ordenaron los abortos forzados bajo la amenaza de fusilamiento.

“Sin embargo, la cifra (de abortos) podría llegar a los 500, según explica el director nacional de Seccionales y de Seguridad Ciudadana, Luis González León, encargado del caso. ‘Hasta ahora tenemos la declaración de 39 víctimas, 150 casos comprobados y en investigación muchos otros, lo que podría aumentar a por lo menos 500 abortos ilegales’.

“Las víctimas de El Médico, entre las que había más de 50 menores de edad, fueron obligadas a abortar ‘hasta con siete y ocho meses de embarazo’,(). Las mujeres habían sufrido violaciones por parte de miembros de la organización.

“Según la investigación, Arboleda Buitrago, de 40 años, estudió Medicina en Cuba y se vinculó con las FARC con el propósito de ayudar en el cumplimiento de la política que consistía en que todas las guerrilleras que resultaran embarazadas debían abortar. Según una directiva de las FARC, se podía castigar con el fusilamiento a las guerrilleras que se negaran a que se les practicara una interrupción del embarazo.

“Medio centenar de las víctimas de El Médico eran, precisamente, niñas indígenas de la comunidad Zabaleta del Chocó, que fueron reclutadas de manera forzosa.

“En seis cuadernos, cada uno con 300 folios, está documentado el proceso contra El Médico, que podría enfrentarse a una pena de 40 años de prisión por los delitos de aborto forzado, homicidio, actos crueles e inhumanos, tortura, concierto para delinquir, reclutamiento forzado y abuso sexual”.

***

Hasta aquí la noticia publicada este pasado lunes 14 de diciembre.

Seguramente Ud. querrá saber qué pasó con este Dr. Muerte, asesino despiadado de inocentes no nacidos y de muchas de sus madres.

Bueno, en mismo diario informa en el día siguiente que el sujeto fue detenido y juzgado por el juez.

¿Sabe Ud. cuál fue la condenación por todos estos delitos?

Oiga Ud. lo que dice el mismo diario:

“El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha dejado este lunes en libertad a Héctor Albeidis Arboleda Buitrago, El Médico, el excombatiente de las FARC detenido el domingo en Madrid por practicar (…) abortos forzados a guerrilleras, algunas de ellas violadas por otros miembros de la organización. (El juez)  Velasco ha descartado decretar la prisión preventiva al considerar que los hechos de los que se le acusa podrían estar prescritos y porque el detenido padece una enfermedad degenerativa grave.”

Hasta aquí la noticia. Ella nos parece tan característica de ciertas mentalidades que no será tiempo perdido analizarla en sus aspectos más protuberantes.

En primer lugar, la promiscuidad sexual y el abuso sexual de menores practicado en el campo de los guerrilleros. La mujer es tratada como un objeto, casi se diría como una esclava al servicio de los caprichos de los terroristas.

La criatura que se gesta en el vientre de la mujer, abusada o no, tampoco tiene ningún derecho, el fruto de sus entrañas debe ser eliminado para evitar la dificultad que significa para el resto de la banda el cuidado de un recién nacido.

La madre que se opone a que lo aborten es fríamente asesinada, el cuerpo de la víctima sirve al “Medico” para estudios de anatomía.

Se diría que es difícil encontrar mayor sadismo y crueldad que las practicadas por este médico formado en Cuba.

Sin embargo delante de esta suma abominación, el juez lo deja en libertad por presunta prescripción de los delitos y por padecer una “enfermedad degenerativa”.

Es decir, el juez se conmueve con la enfermedad del asesino y permanece completamente  insensible con las centenas o millares de víctimas que este criminal  cometió a lo largo de varios años con pobres madres y niños en gestación.

La insensibilidad delante de las verdaderas víctimas,  la pena delante del victimario,  la tolerancia delante de la promiscuidad y el abuso sexual de menores y la negación total de la dignidad de la mujer, forman una misma mentalidad que es difícil de encontrar tan explícita como en estos dos casos, pero que existe difundida de modo quizá no tan evidente en muchas personas y corrientes de pensamiento.

En general los abortistas, en todos los lugares, pretenden justificar su posición argumentando los “derechos de la mujer”, sin embargo cuando llega la hora de sancionar a quien promueve la promiscuidad sexual,  la dignidad de las mujeres violadas y el derecho de nacer de los seres en gestación, se olvidan de sus argumentos y dejan impunes a los autores de todos estos delitos.

Mientras tanto, el Gobierno de Colombia se apronta a firmar un acuerdo de paz con los promotores de estos crímenes, sin que haya para ellos ningún castigo ni sanción proporcionada a sus delitos.

***

¿Cree Ud. estimado radioyente que pueda haber forma más torcida de entender los derechos humanos?

***

Gracias por su audición, lo esperamos esta próxima semana en esta misma su emisora, y recuerde que nos puede seguir en www.accionfamilia.org.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.