“Nuestra Señora fue siempre la luz de mi vida”

0 258

Plinio Correa de Oliveira

 

Reproducimos aquí extractos del testamento del Prof. Plinio Corrêa de Oliveira, redactados el 10 de enero de 1978, en la ciudad de São Paulo:

2
Madre del Buen Consejo de Genazzano

De tal manera que todas las personas, instituciones y doctrinas que amé durante mi vida y actualmente amo, sólo las amé o amo porque eran o son según la Santa Iglesia. Igualmente, jamás combatí instituciones, personas o doctrinas, sino y en la medida en que eran opuestas a la Santa Iglesia Católica.

Agradezco de la misma forma a Nuestra Señora —siéndome imposible encontrar palabras suficientes para hacerlo— la gracia de haber leído y difundido el «Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen», de San Luis María Grignion de Montfort, y de haberme consagrado a Ella como esclavo perpetuo. Nuestra Señora fue siempre la luz de mi vida, y de su clemencia espero que sea Ella mi luz y mi auxilio hasta el último momento de mi existencia”.

Más adelante, refiriéndose a los miembros de las TFPs, agrega:“Son tales los vínculos de alma que tengo con cada uno que me es imposible mencionar aquí especialmente a alguno para expresarle mi afecto. Pido a la Santísima Virgen que bendiga a todos y a cada uno. Después de la muerte, espero rezar por todos junto a Ella, ayudándolos así de modo mucho más eficaz que en la vida terrena.

A los que me dieron motivos de queja, los perdono con toda mi alma…

En cualquier caso, pido entrañablemente de rodillas, a todos y cada uno, que sean sumamente devotos de Nuestra Señora durante toda la vida.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.