Repensando la eliminación del FUT

0 237

Diciembre 21 , 2013

En septiembre pasado, en el contexto de la Ley 20.285, que permite a cualquier chileno acceder a información relevante en cualquier órgano de la Administración del Estado, junto al ex director de Servicio de Impuestos Internos (SII), Ricardo Escobar, solicitamos información desagregada de impuestos. En particular, nos interesaba conocer información desagregada del tramo más alto de las declaraciones de las personas en el global complementario, es decir, de los 24.000 contribuyentes que declaran en ese tramo, y además, la evolución que ha experimentado el Fondo de Utilidades Tributables (FUT) de las empresas.

El motivo de esta solicitud es evidente.  El programa de la Nueva Mayoría contempla una modificación sustancial al modo que deberán pagar impuestos las personas, que hoy se realiza sobre una base retirada, y proponen reemplazarlo por un sistema de tributación a las personas sobre base devengada, casi inexistente en el mundo entero.  En breve, eso es lo que hace la eliminación del FUT, gravar a las personas sobre base devengada. Sin embargo, es necesario que en esta materia tan sensible exista un grado de consenso más amplio. Es de la mayor importancia, por lo tanto, tener un sesudo debate y análisis profundo de la propuesta tributaria, y para ello esperamos contribuir con un documento más detallado el próximo año.  Por ahora, una breve motivación.

En primer lugar es necesario despejar un primer gran mito.  Es común escuchar entre analistas, e incluso algunos que se definen como expertos, la frase de que “en Chile las empresas no pagan impuestos, pues el impuesto de primera categoría de las empresas es un crédito para las personas, una especie de préstamo”.   Como en cualquier parte en el mundo entero, las empresas pagan impuestos sobre las utilidades en base devengada.  El SII tiene reconocida competencia para fiscalizar.  Las empresas pagan el 20% de impuestos de primera categoría, que es exactamente lo mismo que el “impuesto corporativo” en otros países.  Nadie se escapa, todos sobre base devengada de las utilidades.  La propuesta de la Nueva Mayoría propone incrementar este impuesto corporativo a las empresas desde el actual 20% al 25% en 4 años.  En general, no cuestiono esta parte de la propuesta tributaria.

El problema, a mi juicio, viene en la segunda parte: la eliminación del FUT y el pago de impuestos de las personas sobre base devengada.  EL FUT es un registro de las utilidades pasadas y de los impuestos corporativos pagados en el tiempo.  Su propósito es corregir el pago de impuesto de las personas.  Si una persona recibe dividendos a cuenta de las utilidades ya tributadas en la empresa, en primer lugar esa persona debe declarar el dividendo bruto, incorporando el impuesto pagado, para ver en qué tramo le corresponde pagar, y luego se acredita lo ya pagado por la empresa.  Ello evita la llamada doble tributación a los dividendos, que es sabido distorsiona el balance ahorro-inversión en un país.  Aquí despejamos un segundo mito.  No se trata de que el FUT sea un instrumento de otros tiempos, para ahorro de las empresas en los ochenta, cuando había dificultades para financiarse. Es la única manera de evitar la doble tributación a los dividendos, permitiendo el impuesto a las empresas sobre base devengada y a las personas sobre base retirada.  Se dice también que el sistema  permite abusos y evasión.  Estoy de acuerdo.  Ése es el tema de fondo que es necesario abordar.  Ni el sillón de don Otto, ni el FUT son los responsables de los pecados de las infieles o de los evasores.  ¿Cómo lo viene haciendo el SII para cerrar las rendijas de la evasión a través del FUT?  Cada vez mejor.  El año 2006 el FUT alcanzaba un 62% del PIB de ese año.  Es decir, las utilidades acumuladas que pagaron impuestos en las empresas y no han sido retiradas, alcanzaban ese bajo porcentaje porque en parte contribuyentes inescrupulosos se encargan de “vaciarlo” con triquiñuelas.  Sin embargo, el año 2012 el FUT alcanza el 104% del PIB.  Cada vez mejor, cada vez se cierra más la rendija de los abusos.  Ése es el camino.  No tirar el sillón de don Otto por la ventana.

Patricio Arrau, Decano de la Facultad de Administración Universidad Santo Tomás  Columna publicada en la sección de Negocios de La Tercera del 21-XII-2013

http://blog.latercera.com/blog/murodenegocios/entry/repensando_la_eliminaci%C3%B3n_del_fut

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.