Enfrentar la retracción de la inversión privada con un aumento del gasto público puede ser un error fatal

0 327

Menor crecimiento e impacto en políticas sociales

Las bajas proyecciones de la Dirección de Presupuestos deberían inducir a evitar que concepciones erróneas deterioren el desempeño de la economía.

La Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda dio a conocer nuevas restricciones para el gasto fiscal en nuestra economía por falta de crecimiento.

(…)  Más allá de las cifras específicas, las proyecciones de la Dirección de Presupuestos deberían inducirnos a evitar que concepciones económicas erróneas deterioren el desempeño de nuestra economía, pues ilustran cómo, si no se revierte el actual decaimiento -que fue refrendado ayer por el Banco Central con un nuevo recorte de tasas-, las políticas sociales van a enfrentar limitaciones serias, dada la total dependencia del gasto fiscal del crecimiento económico.

El error básico es suponer que el involucramiento estatal -a través de reglas, gestión, orientaciones, o recursos- puede sustituir la creatividad privada en libertad y competencia, sobre la base de derechos bien garantizados y estímulos correctos, para potenciar un proceso de crecimiento. Este depende fundamentalmente de los mejoramientos de productividad -no hay experiencias de crecimiento a tasas sobre 2,5% por año, en que esa mayor actividad no sea atribuible a aumentos de productividad- y éstos ocurren en sistemas libres, respetuosos de la propiedad privada, competitivos y donde la retribución en el mercado es el estímulo para innovar. Suponer que se puede potenciar el crecimiento con recursos aplicados desde Corfo a proyectos específicos, mientras se suben los impuestos, no va a proteger el crecimiento chileno.

Otro error es suponer que políticas de demanda -fundamentalmente a través de mayor gasto público- pueden ser capaces de sostener un cierto ritmo de crecimiento, a pesar de políticas estructurales inconducentes. Una ilustración interesante al respecto es lo ocurrido en Estados Unidos, luego de la crisis de 2008. El gasto público masivo junto a fuertes políticas de estímulo monetario no han sido capaces de evitar que luego de una caída de 10% bajo su tendencia, el PIB per cápita haya seguido alejándose de ésta, porque sólo ha crecido al 1,5% anual. Para muchos observadores esto representa la falla de un enfoque basado en gasto público como mecanismo reactivador, mientras la amenaza de mayores impuestos para financiar ese gasto genera la pérdida permanente de vitalidad de la economía.

El aumento de impuestos va a reducir el potencial de crecimiento en Chile. Aun más grave puede ser la burocratización de la educación en el país. Reglas fiscales y políticas de demanda sólo pueden ocultar por un tiempo una de las muchas consecuencias negativas de detener el crecimiento, que es limitar la capacidad del Estado para financiar políticas públicas deseables.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.