Políticas sociales: el mal ejemplo griego

0 456

El Mercurio Editorial  Sábado 04 de mayo de 2013

En los primeros años de la década de 1970, Grecia mostraba cuentas fiscales ordenadas y buenas expectativas de crecimiento económico. Esto permitió al Presidente socialista Andreas Papandreu (1981-1989), con la consigna “En favor de los no privilegiados”, sentar las bases de una transformación del sistema de protección social que terminaría siendo un factor clave en la debacle de su economía.

En las siguientes décadas, ante la constante preocupación de un déficit insostenible, los gobiernos trataron infructuosamente de reformar el sistema. Pero una y otra vez la presión de grupos de interés impidió las necesarias transformaciones al esquema de protección social, de salud y al mercado laboral. Los parches al modelo no hicieron sino crear una sensación general de injusticia social, y las presiones políticas llevaron a implementar políticas en la dirección contraria: mientras los beneficios de las pensiones no contributivas aumentaron, las políticas para subir la edad de jubilación y desincentivar la jubilación anticipada fueron pospuestas. En salud, la oposición de los grupos de poder impidió la modernización del sistema. En el mercado laboral, el alto salario mínimo y los impuestos al empleo generaron altos niveles de desempleo e informalidad entre mujeres y jóvenes.

El resultado es conocido: los ajustes llegan por las buenas o las malas. Tras seis años de recesión y cuatro de austeridad (solo en 2012 se redujo en 6,4%), una tasa de desempleo actual superior al 27%, un déficit público que supera largamente su producto y la reducción del poder adquisitivo a la mitad, el país se ha visto obligado a cirugía mayor. Duros ejemplos de ella: reducción del salario mínimo en 16% para los mayores de 25 años y en 27% para los menores de 25, y el despido de 15.000 empleados públicos entre 2013 y 2014.

El Nuevo Mundo poco aprende del Viejo 

Las lecciones del Viejo Continente parecen no traspasarse a América Latina, donde hay señales inequívocas de que el camino no es el correcto. La evolución de las políticas de bonos y los cambios en las pensiones no contributivas en la región no son un buen augurio para su futuro.

El “bono de desarrollo humano” en Ecuador es quizá el mejor ejemplo de asistencialismo. (…) El sistema de pensiones, particularmente las no contributivas, es otro ejemplo de asistencialismo y populismo. (…)

En Chile, en un año electoral, la clase política debe evitar caer en un falso exitismo y tener el valor de canalizar las demandas sociales en políticas públicas sustentables, que no pongan en riesgo nuestro desarrollo futuro. Las recientes medidas para mejorar el sistema del seguro de cesantía, en favor del ahorro previsional, apuntan en la dirección correcta. Sin embargo, el asomo de políticas asistencialistas (bonos) permanentes hace pensar que el proceso no estará ausente de baches.

http://www.elmercurio.com/blogs/2013/05/04/11441/Politicas-sociales-el-mal-ejemplo-griego.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.