Hitos y retrocesos del superciclo del cobre

0 201

Rafael Aldunate  Lunes 06 de Mayo de 2013

China no está más allá de los ciclos económicos y tiene enormes distorsiones internas, por cuanto la centralización de la política económica por el Estado le produce señales equívocas, como estudios de universidades norteamericanas sostienen, algo no mayormente divulgado, que los subsidios a varias de sus industrias han alcanzado a siderales montos de US$300.000 millones en la última década, sectores como el automotor han recibido subsidios equivalentes al 51% de sus utilidades y con una banca regional en barrancota, que pueden alterar de fondo su pujanza y precariedad de su aún sano equilibrio económico.

Y bien sabemos que China consume más del 40% de los principales commodities de minerales generados en el mundo, de petróleo a aluminio pasando por el cobre. Y explica el decidor 80% del incremento del consumo mundial de estas materias primas, con un alto grado de sofisticación en su extracción. Dependemos, en términos sencillos, de la emigración del campo a la cuidad en China y lo que conlleva como desarrollo urbano, sector intensivo en cobre…

El superciclo que se inició a fines del 2003 que subieron exponencialmente los impuestos o ingresos del Estado, donde estos se multiplicaron por 38 veces, desde US$370 millones a US$14.400millones sólo al 2007, perfilando otro país, otras expectativas y otras exigencias de la ciudadanía al erario nacional. Y una enormidad de leyes sociales se han aprobado, de por vida, con estos no tan permanentes excedentes… Ahora, hay una restricción real que con un atractivo precio de US$3,5 por libra el aporte al fisco será entre 35 y 40% menor que el mencionado 2007, por una alza de costos y baja de ley de minas dificilísimos de revertir.

En Codelco se han invertido en la última década US$22.000 millones y su producción se ha mantenido virtualmente estática, en 1,6 millones de toneladas. Asumiendo los costos más altos de su historia, y sus sindicatos velan primordialmente por sus intereses; por ello, los chilenos deberían ser más exigentes respecto del desempeño de Codelco “por ser de todos” y su gravitante incidencia, pero al ser del Estado hay una inexplicable actitud más blanda y laxa, cuando debería existir un exigente y efectivo modelo de mayor accountability, pero no… los ojos están más sesgadamente puestos en las empresas privadas y sus utilidades, olvidando que éstas tienen dueños que arriesgan su capital y un no menor nivel de endeudamiento, y que las utilidades son sólo un reflejo del premio de los consumidores a sus productos y servicios y que el Estado participa como socio pasivo —sin compromisos—, recibiendo desde los gravámenes de las contribuciones hasta el impuesto a la renta.

(…) Fue la falta de lucro lo que desmoronó la Unión Soviética con todos sus países satélites y oprimidos. Que sus colegas marxistas, algo mayores, les reconozcan cuántas decenas de millones de vida costó el socialismo en Rusia y China, en pleno tránsito de los tiempos modernos.

Si Codelco no genera utilidades a su real potencial (tiene más del 50% de las reservas conocidas de cobre), olvídense de un financiamiento de la educación integralmente; sólo el crecimiento económico genera los recursos, como los US$11.000 millones tributarios no cobre captados en el último quinquenio.

Por cuanto, el aporte del cobre al fisco se haya multiplicado por 12 veces (1.200%) en 20 años (con leyes de la administración Pinochet) y en importante medida la diferencia impositiva la aportan las grandes empresas del país.

(…)http://blogs.lasegunda.com/redaccion/2013/05/06/hitos-y-retrocesos-del-superci.asp

 

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.