Existen alternativas mucho mejores que la reforma propuesta por Bachelet

0 243

Noticias Credo copiaTrasplante cardíaco a la reforma tributaria 

Jorge Claro: “Propongo aumentar el IVA del 19 al 20%, y la mayor recaudación obtenida por esta acción destinarla, en un 50%, a devolverle directamente a la cuenta RUT del jefe(a) del hogar el IVA que se estime pagan por sus consumos el 20% de las familias de menores ingresos…” Sábado 31 de mayo de 2014.

Esta columna no se referirá a los usos de la recaudación que se pretende obtener por la reforma ni a los ahorros que se podrían lograr de hacer una reingeniería a la gestión del Estado y de sus empresas. Esta se centrará, por lo tanto, en proponer posibles perfeccionamientos a la reforma tributaria propuesta.

Para explicarlo en una forma más didáctica, propongo un “transplante cardíaco” al proyecto, cambiando su corazón por uno nuevo -con menor riesgo de falla- para así generarle menores riesgos de sufrir graves problemas de salud al paciente en un futuro cercano.

Consiste en generar la recaudación requerida solo por los siguientes medios:

1. Bajar a la mitad la evasión del IVA, utilizando intensivamente la ley que obliga al 100% de las empresas a emitir facturas electrónicas por sus ventas dentro de los próximos dos años. Esta medida debe generar del orden de 1,8 puntos del producto, que lo pagarían quienes por años han cometido diversos delitos al evadir este impuesto.

2. Mantener todos los impuestos a los “males” o productos que generan externalidades negativas graves, como el alcohol y los cigarrillos y la contaminación vehicular (al igualar el impuesto al diésel con el de las gasolinas). Estos impuestos no generan una gran recaudación, pero al encarecer el precio de dichos males se intenta que los jóvenes no adquieran la adicción al alcohol y al tabaco, lo que les salvará -a muchos de ellos- la vida, y que, además, le ahorrará en el futuro ingentes recursos al Estado. Con el nuevo impuesto al diésel la idea es no discriminar en los impuestos a los vehículos motorizados. La suma de recaudaciones lograda por esta vía debiera ser del orden de 0,2 puntos del PIB.

3. Mantener los impuestos a la renta de las empresas, personas y el FUT tal como están. Esta medida evitaría una reducción del PIB -por menor ahorro e inversión- comparado con el que existiría de modificar estos impuestos como lo propone el proyecto. Esta opción permitiría una recaudación tributaria adicional de unos 0,3 puntos del PIB y tendría, además, un efecto en los ingresos de las familias de menores ingresos al evitar un desempleo importante en ese sector como consecuencia de la reforma. No obstante, el combate a la evasión del impuesto a la renta de las empresas y de los impuestos personales debe aumentarse con fuerza de modo de generar al menos 0,5 puntos del PIB. La idea es que en Chile se persiga a quienes evaden sus impuestos, en cualquiera de las múltiples formas de hacerlo.

La sugerencia de mantener el impuesto a la renta actual, en lugar de doblarlo en relación con lo que era unos pocos años atrás, se basa en sus graves efectos sobre el emprendimiento de nuevos proyectos, ya que miles de proyectos que resultaban rentables con un impuesto a la renta de 17%, ahora ya no lo serán con uno del 35%. Los emprendedores que los evalúen antes de hacerlos no los harán, y quienes no los evalúen, desistirán de ellos en un tiempo más o quebrarán. Así de simple. Y para entender esto se requiere, idealmente, haber evaluado o emprendido alguna vez un proyecto.

Adicional a lo anterior, propongo una medida que, probablemente, reduciría más la desigualdad existente en los ingresos que las propuestas en el proyecto, basadas en alzas de malos impuestos, y lo haría, además, con menores distorsiones. Consiste en aumentar el IVA del 19 al 20%, y la mayor recaudación obtenida por esta acción destinarla, en un 50%, a devolverle directamente a la cuenta RUT del jefe(a) del hogar el IVA que se estime pagan por sus consumos el 20% de las familias de menores ingresos (del orden de UF 1 mensual por familia), lo que convertiría al IVA en un impuesto progresivo que se paga “voluntariamente” al consumir bienes y servicios, y que no se paga al ahorrar. El 50% no utilizado en esta devolución recaudaría una cifra adicional del orden de 0,2 puntos del PIB.
La suma de las mayores recaudaciones tributarias propuestas alcanza aproximadamente a los mismos tres puntos del PIB de lo que se estima recaudar en el proyecto de reforma sin sus consecuencias no deseadas, incluso por casi todos los anteriores ministros de hacienda del país. Este nuevo corazón permitiría eliminar todos los demás impuestos que se contemplan en la reforma y mantener la recaudación de tres puntos del PIB, simplificando notablemente su aplicación. El Senado tiene ahora la responsabilidad de estudiar este trasplante tan beneficioso y casi indoloro para el paciente.

 Jorge Claro Mimica 

http://www.elmercurio.com/blogs/2014/05/31/22296/Trasplante-cardiaco-a-la-reforma-tributaria.aspx                 

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.