El comando de la economía: una muestra de incapacidad e irresponsabilidad

0 237

Arenas al desnudo

“Insiste que pronto tocaremos fondo, olvidando que no había ninguna razón para llegar a ese fondo. Por eso, lo que se espera es menos autocomplacencia, menos gestos y más acciones concretas para salir del pantano donde nos encontramos.”   Blog de Andrés Benítez, Ingeniero comercial

Termina el peor año que recuerde nuestra economía en mucho tiempo. Se trata del peor desempeño en tres décadas, excluidos los años de las crisis asiática y subprime. Y las proyecciones no son buenas. Nadie sabe muy bien cuándo la cosa tocará fondo y cuándo el país retomará su crecimiento potencial.

Nada de esto parece inquietar demasiado al Gobierno ni al ministro Arenas. Ayer, en una entrevista en la revista Qué Pasa, el titular de Hacienda, al momento de hacer un balance del año, señala: “estamos creciendo”. Bueno, es cierto, pero eso es como contentarse cuando un hijo se saca un cuatro en una prueba, siendo que hasta hace poco se sacaba puros sietes. Eso es, en definitiva, pura autocomplacencia.

Ahora, para ser justos, Arenas dice que no está conforme, y que no va a descansar hasta lograr que el país recupere todo su potencial. El punto es que no saca nada con inventarle horas al día. Ése no es tema. El problema es su agenda. Mientras eso no cambie, entonces el país no volverá a ser un buen alumno en materia económica”.

Esto sucede por dos cosas. Primero, porque el ministro insiste en que gran parte del problema radica en la situación externa. Todos sabemos que eso no es cierto. Y si lo fuera, nada indica que la economía internacional esté mejor el 2015. Segundo, porque en el plano interno, donde está el verdadero desafío, no hay señal alguna de que algo vaya a cambiar. Por el contrario, ahora dice que el año terminará con el anuncio de la reforma laboral, que es lo mismo que echar bencina para apagar la hoguera.

Es curiosa la forma como el ministro evalúa sus reformas. Para él, la tributaria fue un éxito, porque terminó en un gran acuerdo y despejó las incertidumbres. En esto, en nada se hace cargo de la realidad, que muestra un desplome de la actividad, del consumo y la inversión. Pues bien, algo parecido sucederá con la laboral, aunque se aplique gradualmente, como le gusta decir, casi advirtiendo que la cosa no viene bien.

Todo aquello en nada ayudará a recuperar las confianzas, las que, reconoce, están muy resentidas, y quiere mejorar. El tema es que esto no es un concurso de amistad. Nadie espera que los ministros de Hacienda sean simpáticos. Por el contrario, pueden ser todo lo fríos y duros que quieran, pero a condición de que muestren resultados. Por eso, Arenas tiene que entender que las críticas a su labor no tienen que ver con su persona, sino con su desempeño.

Lo concreto es que si no cambia radicalmente su agenda, su período será recordado como el de peor gestión desde que volvimos a la democracia. Y ni siquiera sabemos si eso le importa demasiado. Sus proyecciones son malas, pero él se escuda en que la economía sigue creciendo y que el 2015 será un poco mejor. Insiste que pronto tocaremos fondo, olvidando que no había ninguna razón para llegar a ese fondo. Por eso, lo que se espera es menos autocomplacencia, menos gestos y más acciones concretas para salir del pantano donde nos encontramos. Si esto lo hace siendo simpático o pesado, da lo mismo. Lo clave es volver al ritmo que este país merece y requiere.

http://voces.latercera.com/2014/12/20/andres-benitez/arenas-al-desnudo/

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.