Denuncian violentos infiltrados en tomas de colegios

0 313

Ya ha ocurrido en los liceos Chileno Alemán, Confederación Suiza y Carmela Carvajal. También hubo intentos en el Liceo de Aplicación y el Darío Salas. Fuentes policiales advierten que se trataría de grupos universitarios que buscan tener el “control político” de las ocupaciones.       por Martín Romero E.            

Sábado, 15 de junio de 2013

Apuñalado frente al Confederación Suiza: “Los alumnos protegieron a mi agresor”

“Físicamente usted me puede ver bien, pero sicológicamente estoy destrozado. No duermo bien ni logro (…)

Después que le enterró el puñal, dice, “el tipo retrocedió y empezó a arrancar con una actitud y un lenguaje físico que se notaba que estaba muy asustado. Pero se sintió protegido… derechamente los alumnos del liceo lo protegieron”.

-Los alumnos del plantel niegan que algún alumno del liceo hubiera participado en los hechos.
– Pero los alumnos protegieron a mi agresor… No perdí la conciencia y vi cómo el tipo se protegió con los alumnos del colegio e ingresó inmediatamente al liceo luego del cuchillazo. (…)
El muchacho irrumpe en la conversación y señala que “claramente quienes estaban encapuchados, que eran alrededor de 10 personas, fueron todos escondidos y ayudados por un grupito de alumnos del liceo. Esos encapuchados estaban con armamento preparado, porque rompieron las patas de las sillas del colegio para hacer punzones”.

Como ex alumno se muestra dolido, “porque era un pequeño grupo, la mayor parte no está en eso. De hecho, había otros estudiantes del colegio que rechazaron la entrada de estos delincuentes”.

“Gracias, don Andrés”.

La frase -proveniente de directivos y profesores- se repite durante buena parte de la tarde del miércoles en los pasillos del Liceo Industrial Chileno Alemán, el mismo liceo de Ñuñoa que en las últimas semanas ha vivido dos desalojos, enfrentamientos a golpes entre apoderados y alumnos, agresiones a profesores y daños por más de $40 millones.

Don Andrés es uno de los auxiliares del establecimiento, quien ha estado estos últimos días dedicado a pintar y sacar de las paredes y puertas todos los rayados que dejaron las sucesivas tomas que escolares han realizado en el recinto. Cuenta que ha pintado casi todo el colegio, el que estaba “empapelado” con consignas de todo tipo, entre las que destacaban las “A” de anarquistas, y la sigla “A.C.A.B.”, acrónimo de la frase inglesa de All Cops Are Bastard (todos los policías son unos bastardos).

Y señala que quienes trabajan en el lugar, incluyendo profesores y hasta autoridades, estaban impresionados por el nivel de violencia y destrucción de la última toma. Pero lo que más les preocupa es la gran cantidad de personas ajenas al colegio que participaron en la ocupación.

“Desde un principio nos dimos cuenta de que había gente externa adentro y lo hemos comprobado. Este año ya llevamos tres desalojos. En el primero (marzo) de 21 detenidos, 4 eran estudiantes del colegio. En el segundo, de 14 detenidos sólo 7 eran nuestros y la última vez de 11 que se llevaron, apenas tres eran del liceo”, cuenta el director del plantel, Héctor Carrillo. En total, resume, de 46 detenidos “apenas 14 eran alumnos del colegio… ni la mitad”. (…)

“Andan armados y dispuestos a todo” Pero estos episodios de “infiltración” de grupos externos a los liceos en las tomas secundarias no son aislados.

El lunes pasado hubo otro.

Esta vez en el Liceo Confederación Suiza (de Santiago), cuando un grupo de estudiantes se tomó el plantel. A las pocas horas un grupo de encapuchados encendió barricadas a metros de la entrada del establecimiento. Tras dimes y diretes con los comerciantes del sector, un vecino terminó apuñalado y otros amenazados con un arma de fuego.

Los agresores se refugiaron en el liceo, donde Carabineros capturó a tres personas: dos eran alumnos de 19 años y estudian en institutos profesionales (Los Alpes y Los Leones), mientras que un tercero tiene sólo 16 y tampoco pertenece al liceo.

Al día siguiente la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, alertó sobre el fenómeno, detallando que la noche del lunes “grupos extraños” intentaron entrar a la toma del Liceo de Aplicación, siendo expulsados por los propios alumnos y que otro grupo también intentó tomarse el Liceo Darío Salas. Incluso habló de grupos “que andan armados y dispuestos a todo”.

La seguidilla de infiltrados en liceos no para allí. La madrugada del miércoles, unas 50 personas se tomaron de forma “express” el Liceo Carmela Carvajal (de Providencia).

Según la directora del plantel, Marcela Ahumada, todos eran “externos a la comunidad (…) ya que en su mayoría eran varones”. En menos de 30 minutos, sacaron sillas de las salas para colocarlas en la reja de entrada, rompieron un vidrio de la biblioteca, y dejaron rayados y carteles, “con palabras ofensivas hacia nuestra comunidad educativa”, dijo.

“Van a los colegios en grupos de entre 4 y 7 alumnos”

Fuentes policiales explican que por un lado están los hechos de violencia que se pueden producir en una ocupación: “Generalmente son hechos aislados y pueden ser protagonizados por universitarios o ex alumnos de colegios en toma”. Pero otra cosa es cuando estos grupos buscan el control o la “dirección política” que se le quiere imprimir a la toma. Y agregan que esta última situación es la que se observa ahora con mayor nitidez al interior de los colegios movilizados.

“Se trata de grupos de estudiantes (externos) que van a conversar con los alumnos de los establecimientos para manipularlos y para que estén bajo ‘su mando’. En el centro de Santiago, por ejemplo, quienes más realizan este tipo de acciones son estudiantes de la USACh, quienes buscan influir en las peticiones de los secundarios, quieren mover masas y hacer presión”, detallan.

En otros sectores de Santiago -como Macul y Grecia- “trabajan grupos ligados a la Universidad de Chile o la UMCE”, que tienen campus en la zona. Eso sí, no operan en cualquier lugar, ya que “no se van a meter a los colegios particulares ni a colegios que no ‘hagan ruido'”.

Explican que “sabemos que pertenecen a varios grupos políticos que trabajan al interior de las universidades, generalmente de izquierda radical. Tienen un modus operandi específico: siempre van a los colegios en grupos de entre 4 y 7 alumnos, se contactan con los Centros de Estudiantes y dan charlas en los auditórium para captar más gente”.

Asimismo, según la fuente, estos universitarios aconsejan cómo llevar adelante la toma y qué decir frente a los medios. Pero el “control político” se extendería también a las marchas. “Muchas veces delante de las columnas de los liceos emblemáticos hay universitarios organizando la caminata, diciéndoles por dónde se tienen que ir y qué hay que gritar”. (…)

Los vetados del Instituto Nacional

Una de las tomas más emblemáticas es la del Instituto Nacional.

El rector del plantel, Jorge Toro, admite estar preocupado porque “hay gente ajena que no le tiene cariño a la institución y hacen daño y destrozos muy cuantiosos. El problema es que nadie controla eso y no hay responsables. Esto se lo planteamos a los alumnos cuando se inició la toma”. (…) “Ellos no querían trabajar en la toma y protagonizaron destrozos y peleas aquí dentro. Por eso, no se les permite el ingreso”, dice el vicepresidente del Centro de Alumnos, Francisco Saba.

http://www.lasegunda.com/Noticias/Nacional/2013/06/856040/denuncian-violentos-infiltrados-en-tomas-de-colegios

 

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.