De exuberancia y riesgos racionales a la espera del IPoM

42

La Tercera 2-IV-2013
“La combinación de un cuadro de abundante liquidez global con una fuerte integración a los mercados financieros externos limita fuertemente su capacidad de reacción a los desarrollos internos…”Francisco Rosende

(…) ha aparecido con alguna frecuencia dentro de la discusión económica la hipótesis de una cierta “exuberancia irracional” en las expectativas del sector privado con respecto a las perspectivas de crecimiento de la actividad, lo que podría ocasionar problemas en el futuro. Desde mi perspectiva, el comportamiento observado por la economía chilena refleja una reacción completamente racional y esperable a los estímulos que ha generado el entorno dentro del cual ésta se inserta, lo que por cierto no implica que éste no contenga riesgos que pudieran amenazar su desempeño futuro.(…)

El eventual retiro del estímulo monetario en las economías desarrolladas, junto con los costos asociados a una caída excesiva del tipo de cambio real, configuran dos riesgos importantes que enfrenta en la actualidad nuestra economía. En ese contexto, una mirada atenta a la salud del sistema financiero y a la evolución del endeudamiento privado global junto con una prudente gestión de las finanzas públicas son ingredientes esenciales de una respuesta adecuada al escenario descrito. (…)

El equilibrio es delicado y exige una evaluación cuidadosa de las opciones envueltas en las diferentes estrategias de política monetaria que se plantean en el contexto actual. En todo caso, en las condiciones actuales no se vislumbran desequilibrios macroeconómicos que pudieran requerir de ajustes inmediatos en la política monetaria, lo que a mi juicio lleva a desestimar la hipótesis de signos de “exuberancia” o de “irracionalidad” en la realidad que muestra actualmente la economía chilena.

En el plano de los riesgos internos, me parece importante destacar el insistente planteamiento que surge desde el ámbito político, en cuanto a que nuestra economía requeriría de una reforma tributaria “de verdad”. (…)

NOTA ORIGINAL EL MERCURIO

Déjanos tu opinión

Comments are closed.