Una crisis que se mantiene

0 48

Cartas – Miércoles 05 de agosto de 2020

Señor Director:

Resulta divertido leer la “puesta en escena” que hace el señor Horton en su carta del lunes sobre la situación de La Araucanía. Particularmente graciosas resultan sus invocaciones a respetar el Estado de Derecho, para evitar el “matonaje” de una población dominada por el “racismo” y la “xenofobia”. Graciosas serían si no fuera que ocultan una realidad dramática que se viene viviendo por décadas de abandono de nuestros conciudadanos en esa zona.

Para tragarnos las ruedas de molino que nos pretende endilgar el señor Horton, hay que acudir a ese viejo recurso del teatro con el cual él debe estar tan familiarizado, la “suspensión del escepticismo” (Suspension of disbelief). Como no estamos en un teatro pagando por creer que la señorita en el escenario es Blanca Nieves, el señor Horton y sus compañeros de ruta en esta cortina de humo que constituye el cuento del “racismo y la xenofobia” debiera tomar nota de que al menos algunos de los lectores de este diario percibimos de inmediato cuando alguien está construyendo la “posverdad”.

Eso es por ejemplo llamar “presos políticos” a delincuentes que han sido encarcelados por el Poder Judicial aplicando leyes penales comunes, invocar el Estado de Derecho para proteger solo a quienes toman violentamente una Municipalidad y la queman, y llamar “racistas y xenófobos” a la población de Traiguén, Collipulli, Victoria, Ercilla y Curacautín, que en la imaginación del señor Horton ahora estaría compuesta solo por la descendencia de inmigrantes españoles que se han mantenido genéticamente puros durante 500 años, o quizás descendientes de alemanes, croatas, libaneses, italianos y quién sabe qué más, todos ellos igualmente impolutos de ADN araucano.

Juan Francisco Gutiérrez I.

https://www.elmercurio.com/blogs/2020/08/05/80874/Una-crisis-que-se-mantiene.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.