Suprema de EE.UU. falla en contra de pareja gay

32

Un fuerte revés sufrió ayer la comunidad LGBT en Estados Unidos después que la Corte Suprema falló a favor de un pastelero que se negó a realizar la torta de matrimonio de una pareja gay tras alegar motivos religiosos. Se trata del primer caso sobre derechos homosexuales que alcanza al máximo tribunal desde 2015.

Charlie Craig y David Mullins, ambos de Colorado, acordaron en 2012 los preparativos de su matrimonio para el que encargarían un pastel de bodas en Masterpiece Cakeshop, una pequeña pastelería en los suburbios de Denver. La pareja acudió al local en julio de ese año, acompañados de la madre de Craig y un libro de ideas para el pastel de sus sueños, para una recepción especial en Denver para cuando ellos llegaran de regreso de Massachusetts, donde debían viajar para casarse porque en Colorado las bodas gay no estaban permitidas.

Sin embargo, para su sorpresa, el pedido fue rechazado por el pastelero, Jack Phillips, quien les explicó que no haría la torta para un matrimonio entre personas del mismo sexo debido a su religión. “En cuanto nos sentamos con el dueño, preguntó para quién era la torta y al decir que era para nosotros, nos dijo inmediatamente que no iba a hacer una torta para una pareja gay”, contó Mullins al presentar su caso.

En diciembre pasado la Corte Suprema admitió el caso y ayer finalmente le dio la razón al pastelero. Según el máximo tribunal, para Phillips, “crear una torta de bodas para una pareja del mismo sexo sería el equivalente a participar en una celebración contraria a sus creencias más profundas”.

El fallo (de 7 contra 2) fue redactado por el juez Anthony M. Kennedy, el mismo magistrado que en 2015 legalizó el matrimonio entre gays y lesbianas en todo el país. “El panadero, en su calidad de propietario de un negocio al servicio del público, podría tener su derecho al libre ejercicio de la religión limitado por las leyes generalmente aplicables”, añadió Kennedy. Los dos jueces que votaron en minoría fueron Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor.

“Lo que importa es que Phillips niega a una pareja homosexual un bien o un servicio que ofrecería a una pareja heterosexual”, escribió Ginsburg.

La pareja señaló que fueron humillados por la negativa del pastelero por lo que presentaron entonces una queja ante la Comisión de Derechos Civiles de Colorado, ya que la ley estatal prohibe la discriminación basada en la orientación sexual. La Comisión decidió que el pastelero violó la ley contra la discriminación estatal, lo que fue ratificado por la Corte de Apelaciones de Colorado. Pero ayer la Corte Suprema señaló que las instancias judiciales anteriores deberían haber garantizado la “neutralidad religiosa” en su decisión y que hubo “elementos de una hostilidad clara e inadmisible hacia las creencias religiosas sinceras que motivaron su objeción”, por lo que habrían violado la protección a la libertad de expresión y libre ejercicio de la religión que establece la Primera Enmienda de la Constitución. El pastelero es cristiano.

El fallo del Tribunal Supremo generó protestas y dejó abierta la posibilidad de que nuevos casos planteen los mismos cuestionamientos. Según el diario Washington Post, floristas, fotógrafos y panaderos presentaron casos parecidos al de Phillips, los que en su momento fueron rechazados por los tribunales invocando las leyes antidiscriminación.

Tras el dictamen, el fiscal federal Jeff Sessions dijo estar “encantado” con el fallo de la Corte Suprema.

 

Fuente:

Suprema de EE.UU. falla en contra de pareja gay

Déjanos tu opinión

Cargando Comentarios de Facebook...

Leave A Reply

Your email address will not be published.