Polémica sobre proyecto de eutanasia.

0 46

Señor Director:

 

Procedo a responder las observaciones críticas del señor Íñigo de la Maza a mi columna del miércoles 28 de abril.

1. Él se pregunta qué entenderían los griegos por “sagrado”. En lo que respecta al cuerpo humano, el asunto es claro: physis tótheion, el cuerpo (la naturaleza) es lo divino (P. Laín Entralgo, “La relación médico-enfermo”, 1983, p. 106).

2. Él sostiene que los griegos “permitían la eutanasia”. Luego relativiza un tanto su afirmación, al decir: “La cuestión, aparentemente, es discutida, y así como Hipócrates parece haber estado en contra, otros militaban a favor”. Hipócrates “no parece” haber estado en contra. El Juramento Hipocrático es explícito: “Jamás daré a nadie un medicamento mortal, por mucho que me lo soliciten”. ¿Quiénes estarían a favor? Él mismo no lo explicita, pero puede haber pensado en los espartanos que, así como practicaban la eugenesia (al lanzar a los recién nacidos defectuosos o no suficientemente robustos desde el Monte Taigeto) (C. Grimberg, Historia Universal, Tomo II, 1966, p. 94), pueden haber tenido una actitud semejante con los ancianos inservibles. Pero cuando uno se refiere a la Grecia Clásica, siempre piensa en Atenas y en su zona de influencia. Esparta fue un estado militar que para nada se preocupó de la cultura, hasta el punto de no haber producido ningún filósofo, ningún científico y ningún artista (op. cit., p. 96).

3. El señor De la Maza cuestiona la legitimidad de remitirse a los griegos para “argumentar (sobre) cuestiones actuales”. Pero ocurre que todo Occidente se ha alimentado por más de dos mil años de la filosofía, de la ciencia, de la literatura y del arte griegos. Los ejemplos son incontables. Solo dos: a) Martin Heidegger busca el fundamento de su revolucionaria obra “Ser y Tiempo” en los filósofos presocráticos; b) la actual discusión en el ámbito de la ética —dominada desde el siglo XVIII por la postura de Kant, basada en principios racionales y consensuados— ha vuelto a inspirarse en la ética de Aristóteles (A. Escribar, “Ética Narrativa”, 2013, pp. 77 ss.), orientada hacia principios universales y siempre válidos, como la antiquísima regla de oro (también griega), en su versión aristotélica y con la leve modificación de Paul Ricoeur (“El sí mismo como otro”, 1996): “Buscar una vida buena (vale decir, virtuosa) con el otro, para el otro y en el marco de instituciones justas”.

4. A la ironía implícita en su afirmación de que Aristóteles estaba de acuerdo con la esclavitud, no vale la pena referirse. También en Estados Unidos fue aceptada hasta 1865.

Dr. Otto Dörr

https://www.elmercurio.com/blogs/2021/04/30/87832/los-griegos-y-la-eutanasia.aspx

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.