Parlamentarios y Constitución

0 117
La Tercera – 5 JUN 2020

Hace unos días, la presidenta del Senado causó sorpresa al plantear que “prefiero cometer un sacrilegio con la Constitución y ser destituida como senadora que pasar por una demanda urgente que tienen las madres y los padres”, en alusión al proyecto de ley -originado en una moción parlamentaria- que busca extender el postnatal en caso de que dicho permiso termine durante un estado de emergencia decretado por la autoridad. Dicha iniciativa, ya aprobada por la Cámara de Diputados, ha sido objeto de reserva de constitucionalidad por parte del Ejecutivo, por tratarse de una de las materias que la Carta Fundamental establece como de iniciativa exclusiva del Presidente de la República.

En el actual período legislativo ha sido manifiesta la proliferación de mociones inconstitucionales, un mecanismo que tal como reconoció un diputado DC y expresidente de la Cámara, se ha utilizado como forma de presionar al Ejecutivo. Subyace entonces a este predicamento la noción de que es válido ir en contra del ordenamiento constitucional si con ello se logran conseguir determinados objetivos políticos.

Tal forma de entender el trabajo parlamentario encierra graves consecuencias, pues con esta forma de actuar se vulnera el estado de derecho, principio según el cual tanto personas como instituciones debe ajustar su actuar a las reglas que la propia sociedad se ha dado. Si esto es mandatorio para cualquier ciudadano, lo es aún más para los estamentos del Estado. La Carta Fundamental es clara en cuanto a que los órganos del Estado deben someter su acción a la Constitución y a las normas dictadas conforme ella.

Los dichos de la presidenta del Senado -aun cuando busca impulsar una iniciativa que puede ser muy loable- no solo contravienen estos principios rectores, sino que además desnaturalizan su propia función, pues es labor de las presidencias del Senado y la Cámara ejercer un control de admisibilidad de los proyectos de ley presentados. Al validar la noción de que en último término solo importan los fines, se envía una señal de relativización del cumplimiento de la ley, lo que no prestigia la labor del Congreso.

https://www.latercera.com/opinion/noticia/parlamentarios-y-constitucion/YJ3WBJJ36FGQ5HVP3LIY7NOMUQ/

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.