¡No a la abstención, votemos este 26/4!

0 164

Francisco Javier Vargas Galindo. Analitica.com

Desde que en Chile se implementó la inscripción automática y el voto voluntario, la abstención ha sido la principal protagonista en los diversos procesos electorales hasta la fecha. En la elección de las municipales de 2012, la abstención alcanzó 57% y  2016: 66%; En la elección   Presidencial 2013, 58% y 2017, 50.98% de abstención.

En efecto,  en las municipales de 2012, las primeras elecciones con voto voluntario, un 57% del total de personas que estaban habilitadas para sufragar, no lo hicieron. Luego, vino la primera vuelta de las presidenciales de 2013, donde un total de 6.696.229.000 personas fueron a votar, registrándose una participación del 49,3% y una abstención del 50,6%. El escenario empeoró aún más para la segunda vuelta donde se enfrentó Michelle Bachelet y Evelyn Matthei, donde la abstención llegó al 58% del padrón.

Donde todos los peores pronósticos quedaron cortos, fue para las pasadas elecciones municipales de 2016, donde apenas el 34% de los electores ejerció su derecho a voto. Así, de un padrón de 14,1  1millones de personas, sólo votaron un tercio de los habilitados.

Si bien en las elecciones 2017, la cifra de abstención se redujo respecto a las últimas municipales, aún se mantiene la tendencia que se ha visto desde 2012, en donde menos de la mitad de los votantes habilitados ha concurrido a las urnas. Inquietante advertencia.

En este plebiscito  del 26/4, los chilenos deberán decidir con sus votos entre dos escenarios u opciones bien definidos:

1) Rechazar una nueva Constitución: a  fin de consolidar el  modelo ESM reformado, más justo, más solidario, implementar la Agenda Social y adecuar la Constitución vigente a la modernización del Estado,  o,

2) Aprobar nueva Constitución mediante una Convención Constituyente.: volver a un pasado fracasado, a un Modelo estatista, intervencionista, clientelita, autoritario, populista. Fin de la autonomía del Banco Central para evitar controlar la inflación; Estatización de los Fondos de Pensiones para apoderarse de los fondos acumulados para sus fines clientelitas. Son admiradores del Chavismo/Castrismo.

Frente al escenario 2), negativo e incierto,  debemos revertir  la peligrosa abstención, con una campaña por el RECHAZO, que las ideas  y la fuerza con que las transmita, sean motor suficiente para sacar de sus casas a los abstencionistas y desinformados para  estimular su participación e impulsar la movilización  y debate político en la actual  campaña por el plebiscito, que gane con un alto porcentaje, la opción RECHAZO,  enviando cuatro  mensajes irrebatibles a la  extrema izquierda(PC y FA) y a la ex Concertación:

1)  El Rechazo, ¡poner a las personas primero!;  se evitaría perder el tiempo en una nueva Constitución innecesaria y focalizar los esfuerzos tanto en implementar  la Agenda Social que la ciudadanía anhela y reclama, como abocarse a la modernización del Estado;

2)  El Rechazo confirmó la elección dic 2017, que el país no requiere una nueva Constitución, la de 2005, firmada por ex Pdte. Lagos,  es legítima, sólo bastaría reformarla conforme a los procedimientos constitucionales contemplados en la vigente Constitución,  para adecuarla a la Modernización del Estado, tan postergada por falta de voluntad política de los gobiernos de la ex Concertación y la NM.

3) El Rechazo ha ratificado los legítimos reclamos pacíficos  y terminar con los irritantes abusos, privilegios y corrupción, recuperando los deteriorados cimientos de ESM, la ética y el bien común, perfeccionándola, con una  economía y la política, más humanizada y cercana con las personas y  por ende,  mejorando la gobernabilidad del país.

4)  La extrema izquierda representada por el PC y FA, si no acatan la voluntad de la ciudadanía, deben quedar excluidos del sistema político por ser anti democráticos y violentistas.

Por las razones expuestas, estimados lectores, vayan a votar este 26/4, e inviten a los abstencionistas, defiendan  la Democracia, la Libertad, la Constitución vigente, con nuestros votos exijamos  más transparencia, control de la corrupción y terminar con el obsceno derroche de los recursos fiscales y  tener  un país más justo, más amistad cívica, humanitario, sobre todo, para los más necesitados, para una población de adultos mayores en ascenso y velar por el futuro de los hijos, los nietos.

No permitamos, por ningún motivo, la reelección de los actuales diputados y senadores, por su incapacidad  y su estúpida obstrucción en desmedro de las clases media y los más pobres .

¡NO A LA ABSTENCIÓN!, despierten y reaccionen, antes que sea demasiado tarde y  no tengan que  lamentar después, como ha sucedido con nuestros hermanos latinoamericanos. Rechacemos categóricamente  una izquierda retrograda que pretende destruir lo que se ha construido con tanto sacrificio.

https://www.analitica.com/opinion/no-a-la-abstencion-votemos-este-26-4/

Ayúdenos a llegar a miles de personas como usted.