Mapudungún

0 115

Señor Director:

Se está proponiendo la enseñanza del idioma autóctono, sin comprender que se trata de una lengua moribunda que poquísimos hablan. Se puede recorrer La Araucanía por todos los rincones y es difícil encontrar a alguien que entienda unas cuantas palabras. Se nota el propósito de no parecer indígenas y ser tenidos por chilenos comunes y corrientes. La verdad es que desde el siglo XVIII son mestizos bastante asimilados al ser chileno.

En una encuesta realizada por el Centro de Estudios Públicos, en 2002, a 1.504 personas del pueblo araucano, el 86% estimó que no hablaba el mapudungún, el 80% reconoció ser cristiano, el 49% declaró desconocer costumbres o ritos propios y el 68% desconocía el wetripantu o año nuevo araucano. El 70% no participaba en ninguna ceremonia autóctona.

La deducción es contundente: la incorporación a la civilización es casi completa. Es el resultado de siglos de contacto y de una actitud favorable de los dominadores.

Entre mis papeles poseo una carta del señor Eduardo Díaz del Río, del año 2003, que vale la pena citar: “mi padre Eduardo Díaz Herrera, en su experiencia como alcalde de Toltén, intentó enseñar mapudungún a los niños campesinos de origen araucano, y ello fue rechazado por una reunión de padres, los cuales estimaron que el inglés, por ejemplo, les resultaba más útil para encarar la vida. Existía, además, un informe del Mineduc —período de Mariana Aylwin— en el cual se da por fracasada la costosa experiencia educacional bilingüe debido al rechazo de los padres, también de origen araucano.

Es curioso comprobar que no existe casi ningún estudio del mapudungún realizado por araucanos y han sido solo chilenos y extranjeros los que han elaborado tratados sobre la materia.

Debe hacerse notar, por otra parte, que el lenguaje autóctono solo sirve para expresar las cosas más corrientes, y que es inútil en las ideas más abstractas y elaboradas. Por lo demás, nuestro idioma se nutre cada día de nuevos vocablos provenientes de un mundo que avanza impetuoso en la ciencia, la técnica y el pensamiento.

No se entiende por qué se desea perder el tiempo y el esfuerzo y derrochar los fondos del Estado. Más urgente es intensificar el conocimiento del castellano y también el chino. El mundo no retrocede.

Sergio Villalobos R.
https://www.elmercurio.com/blogs/2019/05/15/69350/Mapudungun.aspx

Déjanos tu opinión

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.